Opinión Política
OPINIÓN

Faltaron votos… hasta ahora

Por José Antonio Elvira de la Torre

Prof. del Departamento de Estudios Políticos del CUCSH de la UdeG

Como se planteó en la anterior colaboración, en el Senado de la República no se aprobó la modificación del artículo transitorio de la Constitución para mantener la participación del Ejército en tareas de seguridad pública, aunque no de manera definitiva, dado que la iniciativa no fue votada sino retirada del Pleno para regresarla al análisis en las Comisiones unidas de Puntos Legislativos y de Estudios Legislativos, y deberá presentarse en máximo diez días. En una sesión donde estuvieron 127 de los 128 Senadores de la República, la mayoría calificada se lograba con 85 legisladores en favor de la propuesta, por lo cual los 76 senadores del partido mayoritario y sus aliados (PVEM, PT y PES) no podrían evitar que el dictamen se rechazara.

La estrategia de retirar de la votación la iniciativa, permite la posibilidad de que en las comisiones mencionadas se realicen ajustes a la propuesta, incluso algunas planteadas por integrantes de otras fracciones parlamentarias como, por ejemplo, someter a una serie de controles la presencia militar (aunque no queda clara la efectividad de esta medida), así como establecer apoyos a policías locales, sino también que las negociaciones/presiones que desde el gobierno federal se han observado para con legisladores de oposición se mantengan y arrecien en los próximos días, abriendo una ventana que haga posible su aprobación. Si creemos en algunas versiones extraoficiales manejadas por diversos periodistas y columnistas, el número de votos necesarios estuvo cerca de lograrse, por lo que no puede descartarse de que en los siguientes días, más de algún integrante del Senado cambie su posición sobre el tema.

Por otra parte, los mesurados posicionamientos tanto de los dirigentes del PAN y PRD, como de sus líderes en el Senado respecto de la coalición opositora, permiten pensar que existe aún la posibilidad de que subsista un acuerdo legislativo y también electoral con el PRI. Si bien aún no es posible establecer los alcances y efectos que tendría hasta que no se determine el futuro del dirigente nacional de éste último partido, la cooperación en la Cámara de Diputados parece rota.

Si prevaleciera el acuerdo entre la Presidencia de la República y la dirigencia nacional del PRI, así como de sus fracciones en la Cámara de Diputados y se expande al menos con ocho de los senadores de este partido, se fortalece la posibilidad de un escenario en que: 1. Se apruebe la modificación constitucional sobre la intervención militar en tareas de seguridad pública, al lograr mayoría calificada también en la Cámara alta (ya que dos Senadores por el PAN parecen haber mostrado su respaldo a la iniciativa, uno incluso abandonando su militancia, y otra no presentándose a la sesión donde se votaría), y 2. Sea  factible realizar una reforma político electoral que se oriente de manera particular a la sustitución del organismo electoral actual y la designación de nuevos integrantes de su órgano rector, ampliando la hasta ahora no determinante influencia de MORENA en esta materia.

 

Post relacionados

Sequía, cortes y apagones. Las elecciones y la realidad nos alcanzan

Opinión Política

Dos años: significado y trascendencia

Opinión Política

Rediseñar las ciudades

Opinión Política

Dejar un comentario