Opinión Política
ENTREVISTA

Fabiola Loya: Compromiso social, trabajo y rumbo

La subsecretaria de Derechos Humanos apuesta por el trabajo colectivo para lograr el éxito; destacó que la lealtad es posible en política y que significa estar en las buenas y en las malas con el proyecto político en el que viene caminando desde hace 20 años; y confiesa estar lista y preparada para cuando se defina la candidatura de MC a la alcaldía de Zapopan. “Ahí está mi trayectoria y mi historia”, dijo.

 

Por Julio César Hernández

Fabiola Loya Hernández es una mujer convencida de que la lealtad y el trabajo colectivo son factores imprescindibles para lograr el éxito y consolidar los objetivos trazados. Y bajo estas dos líneas se ha conducido durante su vida en la política y la administración pública a lo largo ya de 20 años, que iniciaron en la primera campaña del hoy gobernador Enrique Alfaro Ramírez en 2003 en Tlajomulco, cuando aspiró a ser, por primera vez, presidente municipal.

En este tenor, Loya Hernández destaca que el trabajo colectivo es una de las fórmulas que han permitido al proyecto político iniciado en 2009 en Tlajomulco, ya en las filas del partido Movimiento Ciudadano y cuando Alfaro Ramírez logró llegar a la alcaldía, obtener logros que se sumaron hasta llegar al gobierno del Estado en 2018.

Para ella, la lealtad está íntimamente ligada a las convicciones, y en este sentido significa “estar en un proyecto en las buenas y en las malas”. Un proyecto político en el que dice creer firmemente porque coloca al ciudadano al centro y sus causas al frente.

Hoy subsecretaria de Derechos Humanos del gobierno del Estado, adscrita a la secretaría general de Gobierno, Fabiola Loya tiene ya un largo recorrido al lado de este grupo al que ha estado ligada desde hace dos décadas, cuando después de participar en aquel intento por llevar a Enrique Alfaro a la alcaldía de Tlajomulco, fue coordinadora de estructura territorial en 2009 cuando ya se ganó la elección en este municipio. Obtenido este triunfo y ya en el gobierno, fungió como directora general de Atención Ciudadana; en 2012 fue coordinadora de campaña en la zona metropolitana cuando Alfaro contendió por la gubernatura; luego fue diputada local (2012-2015); posteriormente, en 2015, fue coordinadora de campaña de Pablo Lemus en el Distrito 6. Obtenido el triunfo por la presidencia municipal, se convirtió en regidora y coordinadora de la bancada edilicia en el Cabildo 2015-2018. Luego fue diputada federal, vicecoordinadora y posteriormente cerró el trienio como coordinadora de la bancada de Movimiento Ciudadano en San Lázaro; para finalmente convertirse en integrante del gabinete del Ejecutivo estatal como subsecretaria.

-¿Cómo ha sido tu trabajo en la subsecretaría de Derechos Humanos?

-Ha sido gratificante, ha sido el espacio donde he venido a consolidar toda una trayectoria, una experiencia al haber pasado desde el ámbito municipal, estatal y federal; desde legisladora hasta regidora. Ha sido el área donde vine a ponerle todo el capital intelectual que tiene tu persona, porque es un área muy sensible.

“Es gratificante, pero es un área que tiene diferentes aristas. He contado con el apoyo e instrucciones del gobernador para poder hacer lo que toca en esta materia de derechos humanos en Jalisco. Por supuesto, también con todas las facilidades y el apoyo institucional del maestro (Enrique) Ibarra, secretario general, a quien está adscrita esta subsecretaría que solamente, como despacho, hacía la parte de atender las recomendaciones y quejas, pero que todavía faltaba darle el paraguas que necesitaba. “¿Y cuál es ese paraguas? La sensibilización y la capacitación a las y los funcionarios, a los servidores públicos, que estamos obligados a estar capacitados y sensibilizados a atender el primero constitucional que tiene que ver con el respeto y la garantía de la vida digna.

“He logrado hacer, con esa experiencia y conocimiento, una subsecretaría que hace efectiva lo que dice el reglamento: regir la política pública con un enfoque de derechos humanos”.

-¿Qué logros has obtenido?

-Primero, en lo cuantitativo, la subsecretaría ha logrado, al 2023, un incremento del 33% en su presupuesto, y eso demuestra que hay un interés, un compromiso del gobierno de Jalisco en que sea una fortalecida área para que pueda realmente atravesar las diferentes dependencias con trabajo y proyectos en favor de la sociedad. Segundo, el gobierno del Estado, con respecto al 2022, hoy tiene un 16% más en su presupuesto total en acciones directas en derechos humanos. El presupuesto anteriormente tenía 33 mil millones de pesos en acciones directas, y hoy tiene casi 42 mil millones de pesos en áreas tan sensibles como es la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas y la Comisión Estatal de Víctimas.

“Hoy la primera tiene un aumento del 54% y la segunda del 66% con respecto al 2022. Sabemos que en nuestro país la problemática prevalece y las fronteras no se cierran, pues en Jalisco no se puede poner una franja; sin embargo, estamos trabajando no sólo en la acción y la reacción, sino también estamos dejando las bases para la prevención. O sea, que en todas las dependencias estamos trabajando en la sensibilización y capacitación en este fenómeno de la desaparición; buscar todas las herramientas para que atraviesen todas las acciones de las dependencias y evitemos este fenómeno.

“También tenemos áreas de los grupos históricamente vulnerables como los jóvenes en riesgo, personas con alguna discapacidad que son las áreas de inclusión; el área de atención a las personas migrantes; la Comisión Estatal Indígena; y el Sistema de Protección a Niñas, Niños y Adolescentes, donde trabajamos de la mano con las organizaciones de la sociedad civil.

“Tenemos las becas por la interculturalidad para jóvenes de comunidades indígenas, que es una beca de 10 mil pesos, de las que en el 2022 entregamos el cien por ciento de los recursos a mil 500 jóvenes. En el área de inclusión hay un programa dirigido ahora a quienes cuidan a las personas con discapacidad. Otro programa, Familias sin Fronteras, que es reunir a paisanos que se fueron con sus familias que se quedaron aquí y tienen años sin verse. Y acciones desde el área de juventud, a través de los polígonos de riesgo, como de inseguridad, para que reorienten su camino y no reincidan.

“Hoy trabajamos en dejar una política pública estatal con enfoque en derechos humanos para que sea el piso, y no el techo, para la continuidad”.

SUBSECRETARIA. Al frente de la subsecretaría de Derechos Humanos, el trabajo ha sido arduo, pero fructífero.

-Fabiola, tu nombre se menciona entre las y los prospectos a la candidatura a la presidencia municipal de Zapopan por el partido Movimiento Ciudadano. ¿Esto está en tus planes?

-Primero que nada, no me quiero saltar las reglas del juego, y en su momento haremos lo conducente para eso. Pero si me preguntas dónde está mi corazón y mi trabajo, hecho que hoy estoy orgullosa de realizar por todas y todos las y los jaliscienses. Por supuesto que en el momento que se llegue, pondré de manifiesto mis intenciones. Pero mi trabajo ahí está por muchos años en Zapopan. Ya veremos en ese momento, pero ‘si el río suena, es que agua lleva’.

-Pero hay proyectos y objetivos que tienes, y quizás una de las estaciones en tu carrera política será gobernar Zapopan.

-Ahorita estoy concentrada en mis funciones, pero sí, esa es la primera estación en el siguiente período que se avecina, es la estación donde yo quiero estar.

-¿Por qué Zapopan?

-Porque es un municipio, primero, que he trabajado durante muchos años; es el municipio, después de los otros dos que conocí muy bien, Tlaquepaque y Tlajomulco, que como diputada local me di a la tarea de recorrer, en aquel momento, y una de las problemáticas que siempre vi y que ha sido una de nuestras banderas, es el combate a la desigualdad. Este municipio es el que más refleja esa desigualdad que todavía hay en nuestro país. Es, paradójicamente, un municipio muy rico, que tiene mucho potencial económico, pero es un municipio que todavía tiene zonas en las que hay que trabajar muy duro para alcanzar la igualdad.

“Tiene todavía muchas zonas en el distrito 4, en el 13 ahora, en el 10, que antes se pensaba que era un distrito eminentemente de nivel alto, hoy ya no. Entonces, sí creo que es un municipio donde hay mucho por hacer, aunque Movimiento Ciudadano ha hecho buenos gobiernos. Pero sí creo que puedo implementar toda mi trayectoria, todo mi conocimiento, esta experiencia. Y hoy, en esta prueba del ácido en la subsecretaría de Derechos Humanos, creo que podemos estar innovando en la forma de hacer gobierno.

“Nuestras causas dentro de nuestro proyecto siempre han estado apegadas a los derechos humanos. Y hoy, por el conocimiento que teng de ellos, creo que puedo ofrecer mucho para este combate a la desigualdad en Zapopan”.

-¿No adviertes un riesgo de que luego de casi nueve años de gobierno de Movimiento Ciudadano, puede haber cansancio de la ciudadanía de gobiernos emecistas, que haya un desgaste?

-Es una pregunta muy interesante. El ejercicio del poder desgasta, no podemos evitarlo o darle la vuelta. Y te la doy por buena que la ciudadanía, cada vez más despierta, busca más la alternancia. Pero también hay que decirlo: los números ahí están. Movimiento Ciudadano ha sido una marca fuerte durante muchos años, y nuestro ejemplo ha sido Tlajomulco que va en el quinto gobierno de Movimiento Ciudadano, y la gente lo ha refrendado en cada periodo electoral.

“¿Qué sí creo? Que en todo periodo, que cada tres años, tenemos que ser innovadores, creativos y muy apegados a la realidad de lo que estamos viviendo. Sí creo que en todo proyecto debe de haber una reevaluación y qué se necesita para estar encabezando proyectos municipales, estatal, las legislaturas federal y estatal. Ahí se debe de haber este replanteamiento.

“Y si me lo preguntas, estoy lista para hacerme este replanteamiento que me hago todos los días: ¿Dónde estoy? En donde trato de hacer mi “check list” diario de qué sí y qué no; qué funciona y qué no; y tener un plan muy claro, porque la política es efímera en sí. Pero si realmente utilizamos la política como instrumento en el que tenemos las firmes convicciones, que es donde se puede transformar o cambiar historias de territorios y sus habitantes.

“Yo creo en esa fórmula de estarnos replantearnos, y quienes entendemos el camino sinuoso que emprendimos dentro de la política, sabemos que se hizo para servir. Entonces, busco estar en el momento y en el lugar adecuado para cuando se tomen las decisiones, y poner en la mesa toda mi trayectoria y lo que he construido en este proyecto que se ha trabajado de manera colectiva y con la gente.

“Ahí hay causas y proyectos muy definidos, y sí creo que las personas podemos hacer la diferencia”.

-¿Estás con los dedos cruzados para que la candidatura en Zapopan se decida en cuestión de género?

-Estoy lista y preparada. Creo que a lo largo de mi trayectoria, estoy convencida de que he trabajado para tener todo lo que se necesita para encabezar un proyecto: trabajo, conocimiento, experiencia. Lealtad a un proyecto, que eso es muy importante, y congruencia.

“En mi andar por estas cinco palabras, hay un trabajo que hice por la agenda de género y me siento muy orgullosa, pero que no hice sola, fue un trabajo de la sociedad civil y de diferentes mujeres desde todas las trincheras para que se diera por fin la paridad no sólo en nuestro estado sino en el país.

“Yo soy de las personas que nunca le dejo nada a la suerte. No estoy con los dedos cruzados, no estoy haciendo ‘changuitos’, como se dice por ahí. Yo le estoy apostando a estas cualidades que te acabo de mencionar, para tener el intercambio que se necesita para la toma de decisiones en el momento adecuado.

MUJERES. Fabiola Loya está convencida de que las mujeres tienen un papel preponderante en la cosa pública.

“Yo creo que la paridad llegó para quedarse. Si queremos hacer efectivos los derechos de todas y de todos, no se puede hacer sin las mujeres. Ahí vamos a estar las mujeres, estoy segura. Ya estamos en el Congreso del Estado con 24 diputadas, y en el Congreso federal con más de 250 mujeres, más de la mitad”.

“El país ya está preparado para recibir a aquellas mujeres con una trayectoria. Yo creo que lo que ya necesita el país, nuestro estado y nuestra ciudad, es que se voltee a ver perfiles que tengan que ofrecerle a la sociedad, que haya un compromiso y que se vea reflejado en los ejercicios de gobierno.

“Ahí está ya el andamiaje jurídico, a veces tambaleando como el Plan B, pero creo que las mujeres ya estamos listas y preparadas para ocupar los espacios en la toma de decisiones. En mi caso, yo estoy preparada ya sea hombre o mujer. Yo creo que estas cualidades mencionadas tienen sustento. Ahí está la historia y la historia no se equivoca. Yo estoy lista para ponerla al servicio de este proyecto que trabaja en lo colectivo y, por supuesto, al servicio de Movimiento Ciudadano”.

-¿Y Zapopan estará preparado para que lo gobierno una mujer por un periodo constitucional de tres años?

-Quizás esa es la alternancia que necesita, ¿no?

-¿Crees…?

-¡Yo creo que sí…!

¿Por qué?

-Porque yo creo que las mujeres hemos demostrado que asumimos un papel preponderante dentro de la cosa pública, y yo creo que las mujeres, hoy por hoy, se sienten en el pulso y el ánimo social. Las mujeres están abiertas a apoyar a las propias mujeres. La historia nos ha dicho que las mujeres son las que ganan las elecciones en tierra; es decir, las mujeres son las que mueven a las familias a participar activamente; las mujeres son las que han decidido el futuro de nuestro país y que han dado el voto de confianza durante sexenios a hombres. Hoy las mujeres en tierra, las madres de familia, la abuela, la jefa de familia, las hijas, las jóvenes, están involucradas en la vida pública porque como las desigualdades se agudizan más en las mujeres, somos las que utilizamos todos los recursos para combatir para combatir esas desigualdades. Y hoy por hoy, mujeres de todas las edades están inmersas, despiertas y listas para que llegue una mujer a gobernar Zapopan.

-¿Ya quedó atrás aquello de que la enemiga de una mujer es otra mujer?

-Eso es un mito ya. En este milenio, en este año, a las mujeres se les han agudizado las desigualdades y las violencias. Creo que las mujeres estamos más unidas y fuertes que nunca. ¿A qué le voy a apostar? No sólo al ser mujer, sino al tener las capacidades, la sensibilidad, el conocimiento, la experiencia, y que se haga notar para que las mujeres puedan decidir.

-Hablabas de lealtad a un proyecto. ¿Qué es para ti la lealtad?

Estar en un proyecto en las buenas y en las malas. Yo soy leal a mi marido y estoy con él en las buenas y en las malas. Yo estoy en un proyecto, y estoy en las buenas y en las malas. ¡Eso es lealtad! Y contribuir para que cuando en las malas, saber qué hacemos para revertirlo y que se vuelvan buenas.

Creo que la lealtad tiene que ver con las convicciones, con creer. Yo creo en este proyecto, yo creo firmemente en este proyecto. Aquí nací políticamente y aquí sigo y aquí me voy a morir. Es un proyecto que siempre nos ha tocado y he sido privilegiada por eso también, que siempre nos ha costado las cuesta arriba.

“No nació de la nada, nació de circunstancias de ver las desigualdades, de diferencias de ideologías políticas muy fuertes; nació con banderas muy bien cimentadas, con poner siempre al ciudadano en el centro y sus causas al frente. Y lo hemos hecho a toda costa. Y en cada espacio en el que tu servidora ha estado, siempre he buscado contribuir para este proyecto. ¡Esa es la lealtad! A veces nos toca estar en las buenas y a veces en las malas, pero sabemos que estamos contribuyendo para que este proyecto prevalezca y sigan esas banderas al frente, independientemente de las personas que las enarbolen o las abracen. Pero que quienes lo hagan, realmente las lleven a cabo, porque para eso se hizo el poder”.

-¿Estás convencida de que es posible la lealtad en política?

-De mi parte, sí. He estado bajo la prueba del ácido, y creo que sí, totalmente. Debería de existir, debe de existir. Habemos muchos ejemplos de eso y hay muchos en otros espacios. Aquí la lealtad va íntimamente vinculada a las convicciones. Tú eres leal a esas convicciones, y mientras aquí existan esas convicciones y las mantengas bien firmes, la lealtad ahí va a estar. Pero se necesita creer…”.

-¿Has considerado el escenario en donde Fabiola puede no ser?

-En política siempre está latente esa situación. Ya la pasé en el 2021, pero siempre hay caminos. Lo voy a decir en una frase muy coloquial: esto no es para quien le guste, sino para quien le entiende. La política hay que entenderla como una herramienta para poder llegar a transformar, y creo firmemente que yo puedo ser útil a la cosa pública, a la gente. También creo que es una carrera de largo aliento, y que las obsesiones y las pasiones se tienen que dejar de lado sin perder el objetivo muy claro, y el amor por lo que uno hace, que se demuestre día a día.

-¿Entonces lo del 2021 no te desanimó?

-Por supuesto que no, al contrario. Creo que siempre veo en una crisis toda una oportunidad. Y es cuestión de enfoques. Soy una mujer resiliente, me considero una mujer visionaria. Lo declaré: esto es de perseverancia, de cocción lenta, de buscar el momento y el lugar adecuado, pero sin dejar de trabajar siempre por y para la gente desde el espacio en el que uno esté.

“Yo creo que lo que más habla de las personas es lo que viene dejando atrás en el camino. Y yo, con mucha satisfacción, lo que he dejado atrás tiene que ver con cambiar vidas, cambios sustanciales en la vida pública. Ahí está mi trayectoria para que esté bajo la lupa, bajo escrutinio. Yo no tengo problema. Yo sí creo que ahí hay muchas posibilidades cuando está el no y cuando está el sí. Estamos trabajando para el cómo sí”.

-En resumen: ¿Fabiola Loya levanta la mano y dice estar lista para lo que venga con rumbo al 2024, concretamente en Zapopan?

-¡Tú lo dijiste…!

-¿Lo reafirmas?

-¡Reafirmado…!

 

Post relacionados

“La mujer sabe cumplir su palabra”

Opinión Política

Clara Cárdenas: “Mi trabajo ha sido al ras del suelo, sin poses”

Opinión Política

“El reto, consolidar la confianza ciudadana”

Opinión Política

Dejar un comentario