Opinión Política
ENTREVISTA

Evitemos el desgaste interno: Clemente Castañeda

Castañeda Hoeflich propone privilegiar el acuerdo político para definir quién será el candidato de MC a la gubernatura. “Sería una muestra de madurez política de todos los aspirantes”. Advierte que no basta ser popular para ser el abanderado, y aclara que su aspiración no es un capricho personal. “Yo siempre he trabajado para el equipo”.

 

Por Julio César Hernández

-Clemente, primer acto: Aparece una encuesta en la que apareces como uno de los cinco prospectos con los que Movimiento Ciudadano puede ganar la gubernatura en el 2024.

-Es una extraordinaria noticia que Movimiento Ciudadano tenga una baraja muy amplia para competir por la gubernatura y darle continuidad al proyecto que empezó Enrique Alfaro en el 2018. Me da muchísimo gusto que Movimiento Ciudadano tenga como marca la simpatía mayoritaria de las y los jaliscienses, y poder compartir esta posibilidad, a mí en lo personal, con personas a quienes aprecio y respeto mucho como es el caso de Pablo Lemus, Salvador Zamora, Verónica Delgadillo y Alberto Esquer, los cuatro compañeros y amigos, los cuatro con muchas capacidades para asumir esta responsabilidad, si es que les toca.

Segundo acto: En una entrevista, a Dante Delgado le preguntan si Clemente Castañeda está preparado para no ser candidato a la gubernatura. ¿Clemente Castañeda está preparado para ser candidato a gobernador?

DESTAPE. Rechaza que eso haya sido lo que hizo Dante Delgado al decir que era “hombre de estado para Jalisco”.

-Yo estoy preparado para ser y no ser candidato a gobernador. Siempre he sostenido que la política es una actividad colectiva y un trabajo de equipo, y yo siempre ha jugado para el equipo, y en este caso mi equipo es Movimiento Ciudadano. Agradezco mucho las palabras de Dante Delgado.

Es una persona que respeto mucho y lo considero, hoy por hoy, el político más importante y más preparado que tiene México, lo digo con absoluta convicción; y sus palabras hacia mi persona me llenan de orgullo. Pero no lo consideré yo, como algunos medios de comunicación lo interpretaron, un ‘destape’ para mi persona; simplemente son palabras fraternas de un compañero de batalla.

-La siguiente pregunta del segundo acto: Dante Delgado dijo que Clemente es ‘un hombre de estado para Jalisco’. ¿Clemente se siente un hombre de estado para Jalisco?

-Cuando menos soy un hombre que ha tratado, al paso de estos años, de actuar con mucha responsabilidad y con altura de miras. Si a eso se refiere con un hombre de estado, digamos que aspiro a serlo. ¿Y qué significa eso? Pues entender que las decisiones que se toman van más allá de la mera coyuntura; son decisiones que trascienden, por mucho, los encargos y los cargos. Y he estado durante todo este tiempo en mi formación, no sólo académica sino política, tratando de entender qué es lo que le conviene a México y a Jalisco para impulsar, eventualmente, una transformación.

-Tercer acto: Clemente Castañeda se reúne con directivos de la CANACO y revela que quiere ser gobernador. ¿Qué te llevó a hacer esta declaración ante un sector de la iniciativa privada, que tiene también su significado?

-Déjame hacer un preámbulo. Primeramente, yo diría: estamos, lamentablemente, muy adelantados en los tiempos políticos de la sucesión estatal. Soy de los que piensan que todo esto debería de aguantarse, y cerca a finales del año entrar de lleno a un proceso formal de precampañas y eventual designación de candidatas y candidatos, pero suceden una serie de cosas que no se pueden obviar. La primera, es el propio presidente de la República quien ha adelantado los tiempos de la sucesión en el país. Claro, con la perversa intención de que se hable de la sucesión y no de los problemas de México.

“Segundo, también en Jalisco hay muchos episodios que han obligado a distintos actores y actoras, con absoluta legitimidad y libertad, a plantear sus aspiraciones personales y eso, por supuesto, que crea un ambiente político distinto. Tercero, viene una encuesta en un medio de comunicación local de mucho prestigio y con mucha constancia metodológica, que de alguna forma plantea cuál es la realidad en que está Movimiento Ciudadano. Y frente a todos estos elementos, pues uno no puede sustraerse ni le toca a uno marcar los tiempos de la discusión pública, de tal suerte que en la primera vez, después de que había ocurrido todo0 esto, que me preguntan de mis aspiraciones, pues lo digo con absoluta claridad y franqueza.

“No escogí yo el escenario para que me lo preguntaran, simplemente fue una mera coincidencia que todo se diera en la Cámara de Comercio. Y a partir de ahí, lo he declarado con transparencia y con apertura siempre que me preguntan si quiero ser gobernador. He dicho: ¡Claro que sí me encantaría ser gobernador de Jalisco!

“Pero también he dicho: No estoy en campaña, no son los tiempos formales y soy, sobre todo, un jugador de un equipo político. Si mi eventual postulación, candidatura, sirve para cohesionar el proyecto de Movimiento Ciudadano, ahí estaré. Si Movimiento Ciudadano decide que me tengo que retirar a mi casa a ser padre de familia de tiempo completo, también encantado de la vida”.

-Es cierto que el presidente adelantó los tiempos de la sucesión, pero ¿no crees que el detonante para adelantar la sucesión en Jalisco fue el conflicto de Pablo Lemus en contra de Manuel Romo, Alberto Esquer y Clemente Castañeda?

-Yo no le atribuyo a esa diferencia, que por cierto quedó afortunadamente en el pasado, el adelanto de los tiempos. La realidad es que el adelanto es producto del resto de circunstancias que pasan en la vida pública, sólo a eso.

“Yo nunca he dejado de manifestar mi opinión, entre paréntesis, de cuál es mi posición respecto a la Universidad de Guadalajara, el grupo político que la controla, y la voy a sostener hoy como senador de la República y la sostendría siempre, incluso siendo gobernador del Estado. La universidad de Guadalajara es una institución fundamental para el desarrollo de la vida pública de Jalisco, pero debe concentrarse en sus funciones sustantivas; es decir, en la investigación, en la docencia y en la extensión, no en la política partidista, no en la lucha por el poder público, esa es la cancha de los partidos políticos, de las y los candidatos independientes. Y si el grupo político que controla la Universidad tiene alguna aspiración de carácter electoral, pues que sean consistentes y congruentes y dejen la Universidad, no la utilicen para esos fines, y se pongan a hacer política en el terreno abierto como lo hacemos nosotros”.

-En política no hay coincidencias, y la sucesión de hechos a raíz de ese conflicto se registran a partir de aquella declaración de que ‘Movimiento Ciudadano conmigo gana y con los demás pierden’, de Pablo Lemus.

-Más allá de la declaración del presidente Lemus, lo que hay, hoy por hoy, es una realidad a la vista de todos. ¿Cuál es esa realidad? Movimiento Ciudadano tiene varias cartas competitivas. Desde luego reconozco que el más competitivo hoy de nuestros candidatos es Pablo Lemus, y me da mucho gusto porque ha hecho un excelente trabajo y es un activo importante de Movimiento Ciudadano. Pero muy cerca está Salvador Zamora, un compañero de mil batallas, con quien me une una profunda amistad, y que también es muestra de su extraordinario trabajo como presidente municipal. Y, bueno, el resto de quienes aparecimos en esa encuesta, tenemos condiciones de competencia electoral.

“¿Qué quiero decir con esto? Que nada está resuelto al interior de Movimiento Ciudadano; que tener opciones, siempre es un aliciente para construir un proyecto político como el que aspiramos a construir en Movimiento Ciudadano Jalisco”.

-¿Tú alguna vez te sentaste a confabular con Manuel Romo, Alberto Esquer y Salvador Zamora para tratar de bajar de la contienda por la candidatura a Pablo Lemus, como él lo denunció públicamente?

-No. Jamás me he juntado para confabular en contra de alguien, y mucho menos lo haría en contra de un alcalde de Movimiento Ciudadano. Incluso, lo platico en la confianza, ¡je! Cuando pablo Lemus y yo intercambiamos puntos de vista en el contexto de este conflicto le dije, y hoy lo reitero públicamente: Si hubiera habido un embate contra ti en los mismos términos, hubiera salido a defenderte porque eso significa actuar en congruencia y cuidar el proyecto político. Nadie tiene derecho a denostar a compañeras y compañeros, trátese de quien se trate”.

-Muy claro ha quedado, y lo dijo el gobernador en el marco de este conflicto, y lo has dicho tú y lo ha dicho Esquer, que lo importante es continuar con el proyecto político. De entre los cinco aspirantes, ¿te sientes el heredero para continuar este proyecto por ser integrante de lo que llamo Grupo Compacto, ahora que ya no forman parte de él Ismael del Toro y Alberto Uribe?

– No, de ninguna manera me siento heredero. Es más, lo he declarado públicamente: El movimiento no le pertenece a nadie, nos pertenece a todos; y en este sentido, no se puede heredar. Soy fundador del proyecto, eso sí, ahí están los registros de la historia, no es algo que yo me quiera adjudicar. Ahí empecé mi carrera política partidista y me honra mucho formar parte de los orígenes de este proyecto, pero yo creo que los hombres y las mujeres que se han puesto como opción para ser candidatas o candidatos de Movimiento Ciudadano y darle continuidad al proyecto político, tienen los mismos méritos y el mismo derecho que tiene un servidor.

SUCESIÓN. Considera que la carrera por la sucesión debe aguantar- se más tiempo.

“La política da esas oportunidades, y creo que todas y todos lo han hecho extraordinariamente bien, cada quien con sus matices, cada quien con su estilo personal, pero de mi parte hay una identificación con todas y todos genuina; incluso, diría de coincidencia y amistad”.

-¿Consideras que con cualquiera de los cinco se garantiza la continuidad del proyecto?

-Si. Yo creo que cualquiera de los cinco le podemos dar continuidad al proyecto, entendiendo como continuidad darle seguimiento a las cosas positivas que tiene el proyecto; corregir aquellas cosas que no han salido tan bien. Yo creo en un proyecto político cuando tienes aspiraciones de trascender en la autocrítica y en la corrección. Eso es algo que creo que estos cinco personajes, me incluyo en ellos, tenemos capacidad de hacer. Veo mucha madurez, mucha sensatez, sobre todo mucho conocimiento de causa de los problemas y retos que enfrenta Jalisco.

-¿Qué trataron en aquella reunión en Casa Jalisco con el gobernador tú, Alberto y Pablo?

-El señor gobernador… corrijo: Enrique Alfaro, en su calidad, no lo dijo él lo digo yo, de líder político de este proyecto, nos invita a desayunar para decirnos las cosas que él ve en el marco de la sucesión, justamente porque se comenzó a ventilar las intenciones políticas de algunos de los actores, concretamente de los que estábamos en esa mesa. El mensaje que yo registré es el de fortalecer el diálogo y la comunicación interna. Los proyectos políticos se conflictúan cuando la comunicación interna no existe; es decir, cuando no somos claros en nuestras posiciones, en la manera en que nos queremos relacionar con los otros.

“Creo que esa reunión fue positiva en estos términos, porque de alguna forma cerramos filas en torno al proyecto de Enrique y en torno a construir un proceso sucesorio ordenado, con comunicación, con transparencia y con madurez, como lo esperan las y los jaliscienses”.

-Después de como se han dado las cosas, en redes sociales, en medios de comunicación, en las columnas, en los corrillos políticos, se menciona que Clemente Castañeda es el elegido para ser el candidato de Movimiento Ciudadano. ¿Qué opinas?

-No lo creo así, lo digo con toda honestidad. Me congratulo en positivo del recibimiento que he tenido de muchos de los opinadores públicos, incluidos mis compañeros que también han levantado la mano, y eso me alienta a seguir trabajando. Pero para esa decisión falta mucho, y aunque yo tengo un lugar en el movimiento, para ser candidato, eventualmente, necesito hacer mucho más.

“Me queda muy claro que será una competencia abierta, difícil, y yo tengo que seguir trabajando si quiero ganarme la confianza de mis compañeras y compañeros, porque para mí el tema central es construir una candidatura con el consenso de todas y de todos. Ser candidato por capricho personal, por aspiración individual, no es justificable, y ese es mi reto: construir en consenso, por más diferencias que podamos tener al interior. Si logro hacer eso, entonces sí podré considerarme candidato, pero mientras eso no se logre, seguimos trabajando con mucha apertura y transparencia”.

-Recordabas que en 2009 iniciabas tu carrera política partidista, y de entonces a ahora has registrado una carrera meteórica: diputado local y coordinador de la bancada; diputado federal y coordinador de la fracción; senador y vicecoordinador del grupo y hoy coordinador, y nada menos que presidente nacional de Movimiento Ciudadano. ¿Eso sería una ventaja a tu favor para ser candidato?

-Yo me siento muy afortunado de la carrera que he logrado construir con el apoyo de mis compañeras y compañeros de Movimiento Ciudadano; creo que es una buena carta de presentación para poder entrar a la contienda por la gubernatura, pero no es suficiente. Será suficiente, repito, cuando logre convencer a todas y todos que yo puedo encabezar este proyecto.

“No creo en la meritocracia pura, creo en la actividad política permanente, en la construcción de consensos, de acuerdos, y eso es lo que eventualmente puede definir la contienda interna y la gubernatura de Jalisco. Pero todas y todos tienen sus méritos y tienen su historia”.

-¿Qué tan determinante será la popularidad para definir al candidato de Movimiento Ciudadano?

-Yo creo que en una contienda interna, eventual, todos los factores cuentan. Cuenta la popularidad, pero cuenta también la presencia territorial, la eficacia de la propia estructura partidista. Cuenta muchísimo el contenido del discurso, el programa de trabajo, la visión que se tiene sobre el estado, la interlocución que hay con los distintos miembros de la sociedad civil organizada, la empatía con ciertos temas que son de interés público… ¡todo!

“Subrayo: todo cuenta. Un solo aspecto no es suficiente para lograr una candidatura o para, incluso, ganar una contienda, de tal suerte que, por eso, creo que a este proceso le faltan muchas cosas, porque lo que hay que hacer es una valoración integral de los perfiles”.

-Hablabas de la Universidad de Guadalajara y del Grupo Universidad. Si llegas a ser gobernador, ¿te sentarías a platicar con el líder el grupo, Raúl Padilla López?

-Yo creo que la obligación de cualquier gobernante es tener lazos y puentes de comunicación con todas las actoras y actores relevantes. Y en ese sentido, por supuesto que el grupo de la Universidad, con sus distintos liderazgos, formales e informales, deben de tener un puente de comunicación con el gobierno del Estado.

“Yo en lo particular he sido un político que ha construido su carrera con base en el diálogo con todas y todos, no tengo absolutamente ni prejuicios ni vetos sobre ningún personaje de la vida pública. Creo que la política es justamente la posibilidad de construir en la diferencia. No hay manera de construir en la diferencia si no es a partir del diálogo”.

-Para este proceso se habla de que haya un bloque opositor en contra de Morena. Ustedes han sostenido que no se suman a ese bloque. Aquí es diferente porque son gobierno. ¿Cómo manejar esto?

-Movimiento Ciudadano ya tomó una decisión desde el 2021 siendo yo dirigente nacional, y lo que aplica para todos los órdenes y todos los niveles de desempeño público: fue contender solos en la elección del 2021 y hasta donde vamos, contender solos en la elección del 2024, tanto en la elección federal como en la elección local.

“Yo soy de los que siguen pensando que Movimiento Ciudadano tiene que hacer un esfuerzo por construir una alternativa distinta a las de los del bloque opositor, distinta a lo que se denomina cuarta transformación, que de transformación no tiene nada. Yo creo que a México y a Jalisco le hace bien una fuerza socialdemócrata como la de Movimiento Ciudadano. Y también, justo lo que nos dicen las encuestas y los números, contrarios a lo que algunos han querido argumentar, es que por un lado el gobierno de Enrique Alfaro y el propio gobernador está bien calificado.

“Y que Movimiento Ciudadano, por sí solo, tiene condiciones de volver a ganar la gubernatura y la mayoría en Jalisco”.

-Si modificaran su postura y se sumaran al bloque opositor, ¿cómo manejarían esta situación en Jalisco?

-No veo en el horizonte esta posibilidad, de tal suerte que sería ocioso elaborar al respecto. No, yo más bien creo que lo que debemos hacer es seguir fortaleciendo el proyecto interno, salir muy bien cohesionados de todo nuestro proceso de decisión interna y que, incluso, me atrevería a apostarle a algo que no lo he dicho públicamente:

“Yo le apuesto a que Movimiento Ciudadano no tenga ni siquiera un proceso interno de selección de candidata o candidato a la gubernatura. Que privilegiemos el acuerdo político, el consenso. Y que la construcción de acuerdos para enfrentar el 2024, sería el más alentador síntoma de madurez política de todas y todos los actores. Si logramos eso, habremos dado un gran paso; y si no, pues que venga la contienda interna”.

-¿Estás pidiendo un candidato de unidad de Movimiento Ciudadano a la gubernatura?

-Estoy diciendo que voy a poner toda mi vocación y mi experiencia, mi inteligencia, mi sentido de corresponsabilidad, para lograr un acuerdo político que nos evite un desgaste en la confrontación interna, y espero lograrlo. Creo que ese es uno de los aportes que yo puedo hacer en este proceso de construcción.

“La política no es solamente la confrontación de proyectos o de aspiraciones legítimas, también la política, en su parte sustantiva, es la construcción de acuerdos fundamentales de convivencia y de proyección política”.

 

Post relacionados

Alianza 2024: ¿Les alcanzará para ganar Jalisco?

Opinión Política

Alfonso Ramírez: “Por convicción, no con un ‘manotazo’, la unidad en Morena”

Opinión Política

“La mujer sabe cumplir su palabra”

Opinión Política

Dejar un comentario