Opinión Política
ANÁLISIS

“Nada abonaron a la democracia procesos de partidos”

Para Juan Jesús Ramírez, académico de la UdeG, Morena y el Frente Opositor actuaron fuera de toda norma y lo realizado por ambos solo fueron “filtros” de partidos para algo que aún no está regulado.

 

Por Mario Díaz

Después de más de dos años cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador dio inicio a la pugna interna de sus “corcholatas” (Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard, Adán Augusto López, como los principales y en un segundo y tercer término en importancia Ricardo Monreal, Gerardo Fernández Noroña (PT), y Manuel Velasco (PVEM), y tras las series de encuestas que se levantaron en donde salió victoriosa la ex jefa de Gobierno de la Ciudad de México, en calidad de coordinadora de los comités para la defensa de la Cuarta Transformación, y luego de que también el Frente Amplio por México integrado por el PAN, PRD y PRI, realizaron una serie de encuentros y encuestas para ver quién encabezaría este movimiento, donde salió ganadora la senadora Bertha Xóchitl Gálvez Ruiz, un análisis por parte del Dr. Juan Jesús Ramírez Ramírez, coordinador de la licenciatura de Estudios Políticos y de Gobierno del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), destaca que todo esto no le abonó en casi nada a verdaderos procesos democráticos.

En entrevista para Opinión Política, sobre esta posible aportación democrática en los procesos internos, tanto en MORENA como en los partidos que conformaron el Frente Opositor, su respuesta es contundente:

“Me parece que es justo todo lo contrario. Me parece, si no es un ataque directo, es un escenario que pone en entredicho a nuestras instituciones democráticas, porque justo ambos procesos se realizan por fuera de toda norma. Cuando apenas este pasado lunes 11 de septiembre, con la sesionó del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) dio apenas inició formalmente el proceso electoral de 2023-2024, y recién en los próximos días cada partido, cada coalición, cada alianza podrá presentar procedimientos para que haya contiendas o precampañas en estos procesos internos y a partir de ahí llegar a los candidatos.

“Lo que ha ocurrido hasta ahora más allá de que formalmente le pusieron otros nombres, hablaban de coordinaciones tanto de la cuarta transformación como del frente opositor, me parece que solo habla del cinismo y de la tranquilidad con la cual se pueden brincar las reglas electorales sin que haya mayores consecuencias. Habrá que ver qué antecedentes puede sentar el INE, aunque no tiene mucho margen de acción porque propiamente, e insisto en este sentido formal, nadie se anunciaba como candidato o aspirante, sino que solo hablaban de la coordinación de ciertos proyectos, aunque a todas luces se sabía hacia dónde iban”.

– Siendo de la clase política mexicana, no les costó mucho trabajo encontrar la manera de brincarse las normas para mantenerse más tiempo en exposición mediática, ellos son el poder.

– Por eso me parece sumamente peligroso esta facilidad y habilidad de nuestra clase política para eludir las normas y buscar sacar ventaja de estos huecos o vacíos legales.

 

– Fueron capaces de armar toda una estrategia para una pre-pre campaña bajo otro nombre, toda una simulación con el agregado de que ni el INE ni el Tribunal Electoral podrán conocer y sancionar muy poco.

– Al parecer no les importó los años que se han llevado para la consolidación de un organismo constitucional autónomo como es el INE, y no es de ninguna manera criticable o reprochable que los partidos quieran tener mecanismos internos de selección de candidaturas, lo que es reprochable es la forma en la que ocurre; de por sí ya ha habido debates sobre la duración excesiva de las campañas y lo que han hecho de forma ficticia, cínica, fue extenderlo por más tiempo.

“Apenas está empezando el proceso electoral y resulta que ya llevamos más de un año en esto, de alguna manera esto contribuye a crear cierta distracción sobre los problemas más apremiantes del país, porque centran la atención en quién pudiera ser la eventual presidente, en lugar de estar pensando en los problemas que adolece el país día a día, que es un efecto colateral de esta duración exacerbada de este proceso electoral anticipado”.

 

– Otro punto que al parecer podrán librar estos dos procesos es el del gasto que anunciaron se haría con el que verdaderamente gastaron.

Vuelvo al calificativo de cínicos, pues lo que se tiene que evaluar es que si bien el INE no tiene facultades de regular sobre algo que no está legalmente establecido, lo que sí está establecido es que los partidos políticos tienen asignados presupuestos anuales y estos en años no electorales son considerablemente menores más allá de que haya elecciones o no.

El INE sí tienen esta responsabilidad de fiscalizar, es donde sí podría intervenir el Instituto Nacional Electoral, precisamente en la fiscalización de cómo y de dónde provinieron esos recursos que se utilizaron para la promoción de los llamados y llamadas posibles coordinadores de estos proyectos.

“Más allá de lo escandaloso que pueda resultar la cifra de cuánto se gastó realmente, también evidencia esta opacidad con la cual los partidos políticos pueden infligir la norma o esforzarse en encontrar mecanismos que les permitan darle la vuelta tanto a la normatividad como a las posibles consecuencias, aparentando acciones buenas, legítimas, que superficialmente apuntan a la integración a la invitación a que la ciudadanía en general participe, pero a través de mecanismos no institucionalizados y en donde incluso los propios hoy ex aspirantes no tienen mecanismos para defenderse”.

 

– Es el caso de Marcelo Ebrard…

– Ebrard tiene un problema muy grande, porque su impugnación primero recaerá en su mismo partido. ¿Qué va a impugnar? no puede decir que ha quedado fuera de la competencia electoral porque en segundo lugar ni siquiera había empezado oficialmente el proceso electoral, ¿contra quién impugnara contra el Tribunal Electoral? Cuando lo que estaba en juego no era una candidatura sino esa figura que llamaron coordinación de un proyecto, algo muy abstracto que no se puede sancionar por el Tribunal Electoral, porque esa figura no existe oficialmente. ¡Vaya! hasta simbólicamente se entregó un bastón de mando. Esto es lo peligroso que todo queda en el terreno de personajes, liderazgos con una gran capacidad de concentración de poder, que al final no hay forma de regular de cómo ejecutan o administran ese poder y todo queda opaco, discrecional.

“Algo que pudo ser un mecanismo de participación y de inclusión, lo convirtieron en algo muy extraño y fuera de norma que, sin más, anticipó mucho los tiempos electorales y que va en contra de esos discursos de austeridad, y que, por el contrario, genera más derroche; que también va en contra de ese respeto a la ciudadanía, sus espacios y los saturan de más información, contaminación visual, auditiva en un momento que no era prudente porque insisto no había ningún proceso electoral”.

 

– ¿Qué tan regulado está la selección de candidatos de los partidos? Viene también el proceso electoral en Jalisco.

– La cuestión de selección de candidaturas en este país es algo en lo que se ha avanzado muy poco, respecto a otros países. En esta idea amplia de sistema electoral que tenemos en México, uno de los aspectos que se ha abordado muy poco es la selección interna de candidaturas, aunque esto que llamamos sistema electoral no es solamente cómo se asignan los escaños y las regidurías, sino que también se integra el cómo se vota, cómo se presentan las candidaturas y cómo se seleccionan.

“Los partidos políticos en México tienen mucha libertad para definir si lo hacen a través de votación directa, asambleas, negociaciones, pues no hay una legislación muy rígida al respecto y, por el contrario, existe una discusión teórica muy intensa. Por decir un punto, si uno observa las investigaciones que hay en América Latina, las conclusiones un tanto irónicas a las que se llega es que los partidos políticos que históricamente han priorizado mecanismos democráticos de selección de candidaturas, a la hora de la contienda constitucional no son los que obtienen mejores resultados.

“Esto evidencia que los mecanismos previos internos llevan a la fragmentación del partido, a la división, y generan potenciales rencillas internas difíciles de resolver. Aquí no sé si lo que estaba pensando el presidente de la República al lanzar esto de manera tan anticipada fuera dar tiempo a que estas heridas cicatrizaran y generar la unidad, pero el resultado fue totalmente lo contrario, ahora tiene que de manera anticipada hay un resquebrajamiento, lo cual pudiera resultar que la no descabellada la posibilidad de que del propio seno del partido oficialista haya no una candidatura sino dos, aunque sea por partidos diferentes”.

 

– Era lo que evitaba el llamado dedazo que practicaron muchos presidentes, al final los no considerados se ponían a la orden del destapado. En el proceso de Morena algo les salió mal.

– Bueno no es un dedazo como tal o lo es, pero no con aquel viejo estilo, en aquel momento era muy importante manejar la incertidumbre de que no se supiera quién iba a ser, precisamente para evitar esta fragmentación, me parece que esa parte tan importante del dedazo que era mantener al partido unido, esta vez no ocurrió, les fallaron los cálculos, no sé si se le restó importancia.

“Algo que le dio solidez al entonces hegemónico PRI era precisamente la unidad que se generaba a partir de la incertidumbre de quién sería el siguiente, sustentada en que el personaje que lo sucedía no era precisamente el más afín. Hoy la sucesora parece ser que se confirma, es y siempre fue la que el presidente señalaba como su favorita de manera directa o indirecta y rompe con esta incertidumbre, pues de manera anticipada a poco menos de un año de la jornada electoral se generan muchas dudas en muchos de los actores de si se van a mantener o no.

 

– ¿Pudieron haber dado más certeza y credibilidad a los dos procesos con una consulta ciudadana normada por el INE? La aplicaron para la revocación de mandato.

– Así es, y es parte del cinismo de nuestra clase política, tanto que se pugnó en su momento por los mecanismos llamados de democracia directa y participativa; por otro lado, tanto que se criticó el procedimiento de las encuestas como mecanismo de selección de la dirigencia de Morena y ahora se recurre no a una sino a cinco encuestas para señalar al nuevo coordinador. Lo mismo para el Frente Opositor que ni siquiera concluyeron su proceso de encuestas.

CINISMO. Juan Jesús Ramírez calificó de cínica la conducta de los partidos políticos en sus procesos internos.

La historia de las “corcholatas”

La primera vez que Andrés Manuel López Obrador, se refirió a las corcholatas fue el 12 de julio de 2021 cuando en una gira por Villahermosa, Tamaulipas, señaló: “Soy el destapador y mi corcholata favorita será la del pueblo”.

Pero esta frase no es del líder moral de Morena, sino que se le atribuye a Leandro Rovirosa Wade, quien, en 1976 como titular de Recursos Hidráulicos en la administración de Luis Echeverría, tenía todo el conocimiento de quién sería el suceso presidencial.

Estando de visita Raúl Castro en representación de Fidel al informe de gobierno, el entonces secretario de Hacienda, José López Portillo, le comentó al visitante de Cuba refiriéndose a Rovirosa como el “destapador”, a lo que Leandro reviró y sentenció: “y ésta es mi corcholata favorita”, en clara alusión a quien a la postre sería presidente de México.

 

Post relacionados

AMLO quiere retroceder 25 años la transparencia

Opinión Política

Urge un nuevo Pacto Fiscal

Opinión Política

Un año sin Raúl: Cambio de 180º en la UdeG

Opinión Política

Dejar un comentario