Opinión Política
ANÁLISIS

Jalisco, en la ruta de Adán Augusto para el 2024

El secretario de Gobernación ha incrementado su presencia y simpatías en Jalisco, donde se disputan su aprecio los dos principales aspirantes de Morena a la gubernatura: Carlos Lomelí y “Chema” Martínez. López Hernández ha dejado ver y sentir que la política interior se maneja en  Bucareli, desde donde se “aprietan” o “aflojan” las “tuercas” de la política en el país.

 

Por Julio César Hernández

Después del presidente López Obrador, si alguien sabe para qué es el poder y cómo ejercerlo, ese es el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, quien sin aún confesarlo personalmente en público es un de los cuatro aspirantes de Morena a la candidatura a la presidencia de la República.

De hecho, fue el propio Andrés Manuel quien lo subió a la carrera por la sucesión cuando se autodenominó como el “destapador” de sus entonces tres “corcholatas”: Marcelo Ebrard Casaubón, Claudia Sheinbaum Pardo y López Hernández, a quienes meses más tarde prefirió llamarlos “hermanos”.

Inicialmente se consideró que Adán Augusto había sido incluido en la lista de aspirantes -a la que se incluyó él mismo el senador Ricardo Monreal Ávila-, como un gesto de afecto del presidente de la República por la larga y vieja amistad que los une desde que eran jovencitos y por la tradición de la vieja política de que el secretario de Gobernación, como responsable de la política interior en el país, era un prospecto natural a la candidatura presidencial.

Además de lo anterior, y partir de su “destape”, se comenzaron a manejar diversas versiones de la inclusión de López Hernández en la lista de presidenciables, pero dos de ellas se difundieron en los corrillos políticos con más fuerza:

  1. Que su tarea era sumar, acumular el mayor número de simpatías y apoyos, para llegado el momento declinar en su aspiración y sumarse a la precandidatura de Sheinbaum Pardo, y que ese apoyo se trasladaría automáticamente a la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México. El objetivo de esta jugada era restarle apoyo y simpatías al secretario de Relaciones exteriores, Marcelo Ebrard, considerado el principal adversario de Sheinbaum.
  2. Que proveniente de Tabasco como gobernador, al asumir la secretaría de Gobernación era necesario que como su titular se diera a conocer en todo lo ancho y largo del país para eventualmente ocupar, llegado el momento y si fuera necesario, la presidencia de la República de manera interina, en caso de que López Obrador decidiera retirarse por un tiempo para realizar campaña en todo el país a favor de su candidata o candidato para el 2024.

Con el paso del tiempo ambas versiones han sido descartadas, y advierten que es todo lo contrario: el secretario de Gobernación va firme y en serio en busca de la candidatura de Morena a la presidencia de la República, y que para ello, en sus recorridos por el país, ha operado con su equipo para sumar simpatizantes y apoyos y que el número de éstos cada vez va en aumento en todo el territorio nacional.

Lo anterior se advierte, incluso, en las encuestas que diversas firmas han aplicado en los meses recientes, y en las que se observa y confirma un crecimiento de López Hernández en la preferencia ciudadana. Va de menos a más.

“CRÉANME ES UNA DEMOCRACIA DORADA NADA QUE HA DISFRUTADO A LO LARGO DE LOS AÑOS DE JUGOSOS EMOLUMENTOS, DE SEGURO DE GASTOS MÉDICOS, DE CELULARES, DE PAGO DE COCINEROS DIDÁCTICOS, VIAJES POR TODO EL MUNDO PUES ESTO YA SE ACABÓ SE RUMORA POR AHÍ QUE EL SEÑOR CÓRDOVA SE VA A LLEVAR COMO 12 MILLONES de pesos por supuesto bono de retiro”. 

Adán Augusto López/ Secretario de gobernación. 

EL PODER TRAS EL PODER

Adán Augusto López es de esos políticos de la vieja guardia que sabe también cómo se debe de operar en los cargos públicos que se ostentan. Lo hizo como gobernador de Tabasco haciendo sentir quién mandaba en la entidad, y ahora lo hace como secretario de Gobernación, utilizando la mano derecha o la mano izquierda, según sea necesario.

Cuentan que en Jalisco ha aplicado ambas.

Desde que llegó a Bucareli, López Hernández dejó en claro, a propios y extraños, que desde ahí se manejaría la política interior en el país, y que después del presidente de la República el poder estaba ahí. Al más puro estilo de la vieja política, ha dejado en claro que para la solución de los problemas políticos en el país, se debe de pasar por la Secretaría de Gobernación, y que los representantes de los otros dos poderes -Legislativo y Judicial-, también tienen que tocar la puerta de su despacho.

Y si no es así, entonces “no se anda por las ramas” y es el quien acude a dónde hay que acudir y ante quien debe de acudir para que nadie se salga del “redil” o lograr una buena negociación para el gobierno de la 4T, aún con aquellos que son de la oposición.

Lo hemos visto en el pleno de la Cámara de Diputados y en el pleno de la Cámara de Senadores. Lo hemos atestiguado en los estados, a los que ha tenido que visitar si de encontrarse con el respectivo gobernador se trata o, incluso, con los Congresos estatales. En Jalisco, ambas cosas las hemos atestiguado. Se ha convertido en un visitante frecuente de Casa Jalisco, donde le han abierto las puertas sin restricción alguna, o en el mismo Congreso del Estado, de donde ha salido bastante bien librado.

Lo mismo se ha registrado en otros estados gobernados por la oposición, como en el emecista de Nuevo León; el priista del Estado de México; o el panismo de Querétaro o Yucatán.

DIÁLOGO. Adán Augusto López es visitante frecuente del gobernador Enrique Alfaro.

JALISCO, EN SU RUTA AL 2024

En su calidad de secretario de Gobernación, es que Adán Augusto López ha recorrido el país, visitado estados donde era poco o nada conocido, ha dado la nota en los periódicos de circulación nacional y demás medios de comunicación, con enfrentamientos estratégicos con gobernadores como los emecistas Enrique Alfaro y Samuel García, quienes hoy lo consideran uno de los mejores colaboradores del presidente López Obrador y con quien se han entendido muy bien, aunque no sabemos cuántas veces y con que fuerza les ha tenido que “apretar las tuercas”.

En este sentido, es que López Hernández les ha ganado en presencia e imagen en Jalisco a sus competidores morenistas por la candidatura presidencial. Por un lado, sus ya recurrentes visitas a la entidad, y, por el otro, el hecho de que dos de sus principales seguidores sean nada menos que quienes se disputan la candidatura al gobierno del estado: Carlos Lomelí Bolaños y José María “Chema” Martínez, quienes debido a sus cargos y actuaciones son quienes acaparan más espacios en los medios de comunicación, y no pierden la oportunidad de referirse a su “corcholata” favorita.

Incluso, parece que Lomelí y “Chema” no sólo se disputan la candidatura de Morena a la gubernatura sino también el aprecio de Adán Augusto, pues cada ocasión que está en Jalisco hay una competencia entre ambos por demostrar quién estuvo más cerca de él, a quién saludo más efusivamente, que tan apretado fue el abrazo o el saludo de mano, a quién le dio hasta una palmadita en la espalda con más camaradería, o hasta quién le sirvió de chofer.

Es cierto que los promotores más vistos de Marcelo Ebrard en Jalisco son la diputada Claudia Delgadillo y el regidor Alberto Uribe Camacho, y por el lado de Claudia Sheinbaum está la regidora Candelaria Ochoa, pero no tienen la exposición mediática que tienen Carlos Lomelí y “Chema” Martínez.

Hoy por hoy, de los cuatro aspirantes a la candidatura presidencial, el nombre que más se escucha en Jalisco durante los últimos meses es el de Adán Augusto López Hernández.

LA PRUDENCIA POLÍTICA, SU CUALIDAD

Hay que destacar que de esos cuatro aspirantes presidenciales, el secretario de Gobernación es el más cauto, el más prudente, en eso de manifestar sus aspiraciones políticas. Hasta el momento, se ha abstenido de confesar públicamente sus deseos de ser candidato de Morena a la presidencia de la República, aunque actúa como aspirante. No oculta ese manejo que tiene. Y cuando le preguntan si desea serlo, responde que no son los tiempos y que hay que esperar a que esos tiempos lleguen.

Pero no necesita confesarlo públicamente cuando es evidente que si camina como pato, grazna como pato y tiene patas de pato, es porque es un pato.

¿Cuándo confesará púbicamente su aspiración? Él lo ha dicho: cuando lleguen los tiempos. ¿Y cuándo llegarán esos tiempos? Cuando formalmente se de el “banderazo” de salida desde Palacio Nacional. Y mientras esos tiempos llegan, Adán Augusto López Hernández continuará desempeñándose como secretario de Gobernación, con todas las ventajas que eso nada.

 

Post relacionados

Prohibido prohibir

Opinión Política

Al Frente Amplio le crecen los “enanos”

Opinión Política

Urge un nuevo Pacto Fiscal

Opinión Política

Dejar un comentario