Opinión Política
REPORTAJE

LÍNEA 4: por fin luz al final del túnel

Muchas veces “cantada”, por fin parece que esta nueva línea del Tren Ligero con destino a Tlajomulco pronto será realidad, siempre y cuando se concrete la aportación de los recursos federales que el presidente López Obrador prometió al gobernador Enrique Alfaro.

 

Por Mario Díaz

Da la impresión que el presidente Andrés Manuel López Obrador le tiene tomada la medida al gobernador Enrique Alfaro Ramírez, pues un compromiso asumido prácticamente al inicio de ambas administraciones, hoy parece que está cerca de traducirse en el apoyo económico que se requería de la Federación para convertir en realidad un sueño largamente acariciado: la construcción de la Línea 4 del Tren Ligero con destino a Tlajomulco.

La promesa de “abrir la llave” de los recursos financieros para esta importante obra vial se asume días previos a que se lleve a cabo la consulta popular de la Revocación de Mandato, lo que se presta a diversas interpretaciones en diversos sectores del estado.

Sin embargo, sea o no parte de las negociaciones políticas el apoyo a la consulta ciudadana, lo que es un hecho es que el gobierno federal recortó de entrada cuatro mil millones de pesos de todo el proyecto original para esta vialidad. El presupuesto inicial era de 13 mil millones de pesos, quedando finalmente en nueve mil millones de pesos, lo que significó modificaciones al proyecto que sacrifican varios pasos a desnivel que se contemplaron, como el de Las Juntas, a la altura de la calle Cardenal y Gobernador Curiel; el propuesto para Artesanos, en Lomas del Cuatro; también en Periférico Sur; en La Paz, en la delegación de Toluquilla; en Adolf Horn; en avenida de Los Altos, en el fraccionamiento Las Luces.

Otros pasos a desnivel que se borraron de un plumazo fue el de Concepción del Valle; el de la calle Constitución; el proyectado en avenida Mariano Escobedo y calle La Higuera, y finalmente el de la cabecera municipal de Tlajomulco, quedando en pie sólo en el cruce con Periférico y Adolf Horn.

Como posible fecha de inicio de obras se tiene el 15 de mayo, y según las previsiones tendrán una duración de 22 meses para concluir esta obra de 20.8 kilómetros de extensión que comprenden las nueve estaciones.

 

Resolver lo que empezó mal

Fuera de tientes políticos, para el Maestro Yeriel Salcedo Torres, experto en Ciudad y Espacio Público Sustentable, así como en Derechos Humanos y Paz, por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, el que se haya anunciado la promesa de que habrá una línea de transporte público masivo, más allá de que pueda ser tren ligero o BRT, es una buena noticia para la ciudad.

“En la Zona Metropolitana deberíamos tener varias líneas de transporte masivo por las avenidas o en las zonas donde existe un crecimiento exponencial en el número de personas con necesidad de transporte público o por los corredores de movilidad masiva como Lázaro Cárdenas, López Mateos, Guadalupe, Colón; tener este tipo de sistema de transporte público beneficia a la ciudad”.

Recordó que hace varias años, cuando fue la primera línea con un sistema BRT (autobús de tránsito rápido, en inglés Bus Rapid Transit) que va sobre la Calzada Independencia, había un proyecto de tener este tipo de sistemas en otras avenidas para llegar a tener seis corredores con esta alternativa de movilidad, rutas que irían sobre López Mateos, Avenida Revolución, 8 de Julio, Avenida Guadalupe, avenidas troncales para que los usuarios se pudieran mover de forma eficiente y segura, pero que lamentablemente para la ciudad todo quedó en proyecto.

“El caso de la Línea Cuatro del Tren Ligero es el poder abordar lo que empezó de mala manera; es decir, se planeó una ciudad hacia el sur de la ciudad, Santa Fe, con mucha vivienda, atracción de personas para allá, pero los servicios como el transporte, al parecer y lo que se ve, no fue planeado en absoluto, y ahora es tiempo de resolver esta situación”.

El no haber planeado un servicio de transporte público eficiente que cubriera de manera eficaz todas estas zonas urbanizadas, dieron paso a la aparición de una solución que al tiempo se está convirtiendo en otro problema: los mototaxis.

“Ante la necesidad de la poca oferta que había de servicio de transporte público, nacieron los mototaxis que primero fueron bicitaxis, ahí en Santa Fe. Sigue existiendo una problemática fuerte y esperamos que este sistema bien implementado, bien hecho, pueda alivianar o mejorar las condiciones de movilidad de las personas de esa parte de la ciudad”.

Recalcó que es importante que con la puesta en marcha de esta Línea 4 del Tren Ligero, se debe de considerar una integración plena con las otras líneas del Tren Ligero, así como con los sistemas BRT, y considerar una mejor planeación con las rutas alimentadoras de otros sistemas e, incluso, pensar en el uso de las bicicletas para que no quede a medias y sin conseguir el impacto que se requiere en la población.

 

MACROBÚS. Un proyecto que quedó trunco en el AMG.

Zonas dormitorios

Fueron decisiones políticas las que dejaron fuera de la Línea 3 a Tlajomulco de Zúñiga, toda vez que en aquellos tiempos era el único municipio gobernado por Movimiento Ciudadano y el resto estaba administrado por alcaldes emanados del Revolucionario Institucional, como el gobierno del Estado y el Gobierno Federal. Pese a que la lógica en densidad poblacional indicaba que la prioridad era Tlajomulco, la decisión política fue Zapopan, Guadalajara y San Pedro Tlaquepaque.

Para Salcedo Torres, la proyección de la ciudad debería de ir más allá de partidos políticos y basarse en necesidades y problemáticas de las personas, de la gente que vive y tiene sus actividades en la ciudad.

“El primer planteamiento de la Línea 3 salía de avenida Patria, conectaba la Línea 1 y luego un ramal que iba hasta Tlajomulco; entonces, ahorita como está la Línea 3 más la Línea 4, creo que ya se está abordando una problemática de la ciudad.

“El punto es que tenemos que decidir y tomar decisiones de acuerdo a las problemáticas más allá de partidos políticos, de colores de partidos y partiendo de las necesidades de las problemáticas de las personas”.

El catedrático del ITESO expone que pese a la buena noticia de la construcción de la Línea 4, sigue quedando pendiente asuntos de la Línea Tres que se tienen que cubrir como es su extensión hacia Tesistán, que debido a la densidad poblacional y sus actividades debió de ser considerado para extender su ruta a estas zonas habitacionales consideradas como dormitorios de Guadalajara, lo mismo en el sentido hacia Tonalá que se ha densificado la población rumbo a la salida para la Ciudad de México, y que el sistema BRT no consideró llegar hasta estos puntos.

“Desde hace varios años se ha puesto sobre la mesa, la extensión de la Línea 1 para todo lo que es el Camino Real a Colima, para poder desahogar y dar alternativas a las personas que viven de ese lado de la ciudad, y que la única forma que tienen de acceder al gran atractor de viajes que es la zona centro de Guadalajara, es Colón, 8 de Julio y López Mateos. A simple vista se ve que estas tres alternativas son insuficientes por el gran número de vehículos motorizados, esto empeora en las horas de máximo movimiento en donde López Mateos, Federalismo, Colón, 8 de Julio siempre están muy saturadas”.

“El número del parque vehicular crece diario, pero las vialidades no crecen ni se ensanchan, tenemos que tomar en serio el cómo las personas tengan una opción para que dejen su vehículo, que tengan un transporte público seguro, asequible y eficiente que los lleve a los destinos que cada uno va.

“Un sistema de transporte masivo mueve más personas que un vehículo particular, pero también se tiene que considerar a la bicicleta que además no contamina; está también la cuestión de poder caminar. Todo esto es lo que se tiene que ir viendo porque las vialidades que tenemos no van a crecer y el parque vehicular crece todos los días con cuatrocientos vehículos diarios que entran a la ciudad, coches nuevos que se van sumando a los que ya saturan las vialidades, más échale los que vienen de otros estados, los que no tienen placas”.

CAMBIOS. El proyecto original será modificado.

Pésimo servicio

El Maestro en Ciudad y Espacio Público Sustentable, Yeriel Salcedo, confirma que el uso de los vehículos particulares para la jornada diaria se da, en un gran porcentaje y entre otros factores, por la calidad de servicio de transporte público que se tiene en la metrópoli.

“Si tenemos un servicio que no está respondiendo a las necesidades, a las problemáticas como los de la gente que vive en Santa Fe, al ver que un transporte público es ineficiente, es inasequible, de repente el costo los hace considerar que sale “más barato” tener un coche que moverte en el transporte público, porque tienes transbordar hasta cuatro veces. Hay estudios de calidad de origen-destino en donde hay personas que para llegar a su destino tienen que transbordar hasta cuatro veces, son ocho camiones en un día y por el costo y se considera que sale más barato un vehículo particular.

“En teoría es más cómodo, sales de tu casa y está afuera tu coche al que te subes y te deja en el estacionamiento de tu trabajo, pero se tiene que ver los impactos en cuanto a contaminación del aire, los siniestros, el congestionamiento, el estrés que genera todo esto. Se tiene que exigir a los gobiernos que construyan más sistemas de transporte masivo, con una planeación bien hecha para que en realidad sea una opción dejar el coche y utilizar el transporte público, porque será más rápido, barato, con mayor cobertura”.

De acuerdo a sus estudios, en ciertas zonas de la metrópoli las estaciones o paradas de camiones más cercanas se encuentran a un kilómetro de distancia, esto también orilla a utilizar un vehículo o incluso a comprar una motocicleta que, según sus datos, está creciendo su uso muy rápido.

“Al final es como un término medio, es un vehículo motorizado, más asequible por el precio, pero que también ha traído un montón de problemas de contaminación y de siniestros viales; actualmente es uno de los medios de transporte con una incidencia de siniestros muy alta, aunque todavía no se visibilizado mucho esta situación, pero sólo basta ver los medios de comunicación y puedes darte cuenta que sale un siniestrado casi todos los días”.

Aclara que con un sistema masivo de movilidad eficiente puede llegar a desinhibir el uso tanto de los coches particulares como de las motocicletas, de ahí que considera que el gobierno tiene que seguir con estos esfuerzos como la Línea 4, pero al mismo tiempo tiene que seguir fortaleciendo las acciones para que siga creciendo esta opción, la gente debe percibir que es un sistema de gran beneficio porque, de lo contrario, tendrá una connotación negativa.

 

El búho, transporte nocturno

Otro de los problemas a los que se enfrenta el servicio de transporte público sobre el vehículo particular, aquí en Guadalajara es que no tienes alternativas de bajo costo para movilizarte en la noche, cuando en la mayoría de las rutas el último camión que está en circulación sale de su base a las nueve de la noche, dejando a los usuarios solo con el servicio de taxis o de aplicaciones digitales como única opción de movilidad.

“En muchas ciudades del mundo el transporte público no deja de operar toda la noche; por ejemplo Montreal, donde baja la frecuencia por el número de personas que tienes de día que de noche, pero el servicio continúa. Aquí con el búho fue una muy buena opción para mucha gente que tiene que trabajar de noche o también para gente que va a divertirse y prefiere dejar el coche y poder consumir bebidas, incluso si vas al teatro o al cine en la noche sales en la noche y ya no hay servicio, estas rutas nocturnas, que no fueron todas, acercaba a la gente a su destino y de ahí el costo de un taxi era menor para llegar a su destino”.

Para el especialista del ITESO, en una metrópoli como la de Guadalajara en donde se incluye Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá y Tlajomulco, es imperante que existan opciones de movilidad; considera que el gobierno debería de tener todo un proyecto, incluso independiente a las líneas que hay ahorita, en donde se estén considerando todas estas necesidades y oportunidades.

“Las personas que trabajamos en este tema no es que estemos en contra del uso del coche, sino que estamos a favor de racionarlo, hay momentos en que sí se tiene que utilizar el coche, porque tenemos que cargar material, llevar personas, porque hay horarios y las distancias son muy complicadas. Pero es que el gobierno tenga opciones que puedan tener una cobertura más amplia en cuestión de horarios, de poder hacer cualquier actividad y saber que tendrás un servicio de transporte público.

EXPERTO. Yariel Salcedo, experto y académico.

“Tener la garantía de que si estás a la una de la madrugada en una reunión, puedes tomar un camión que te dejer cerca de tu casa, o hasta hacer estos viajes intermodales, saber que puedes tomar el transporte público y cerca de tu destino puedes tomar algún servicio de taxi, y al final todo esto abarata el viaje»

Se tiene que pensar en la posibilidad de que también puedas subir tu bicicleta al transporte público, y llegando a tu destino terminas el tramo en tu bicicleta, la intermodalidad se tiene que seguir fomentando para tener una verdadera opción de dejar el coche en su uso diario”.

Para el maestro e investigador, es el gobierno quien tiene que hacer esta planeación, de replantear y proponer, pero de acuerdo a las necesidades de las personas y también a lo más conveniente desde la cuestión ambiental, que es algo que no se puede dejar de un lado, también desde la comodidad y confort de las personas y de la asequibilidad.

 

Servicio público

Sobre la idea de que la movilidad sea un servicio público o de empresarios, es tajante al señalar:

“Al final es un tema para abordarlo a fondo, pero el transporte público tiene que ser un servicio público. Si lo vemos como un negocio será más complejo porque a las personas les será más difícil de acceder a él, aunque ahorita el gobierno con todo este sistema de apoyos y subsidios muy focalizados con Mi Pasaje, ayuda. Pero tenemos que encontrar un momento en que el transporte público sea asequible a las personas, hay gente que sí puede pagar todos esos transbordos, pero muchas que no, esto se complica más y es más difícil para estas personas si se ve a la movilidad como un negocio”.

“Si al final se ve este sistema de transporte público como un negocio, vamos a dejar a un montón de gente afuera de este servicio. Tenemos que empezar a buscar soluciones, sabemos que casi todo el transporte público está concesionado a particulares y buscan que sea redituable para ellos, tenemos que encontrar un punto medio para que las personas puedan acceder a este sistema independientemente del negocio o los intereses de alguien más”.

Finalmente destaca que todo esto se debe estar considerando dentro de los proyectos de la Línea 4 del Tren Ligero, en donde tanto las estaciones, destino y origen son decisiones que se tienen que tomar bajo la visión de beneficiar a la población, al usuario, y no tomando cuestiones bajo la óptica de los intereses políticos.

Post relacionados

Morena: exigen elección y consulta a la base

Opinión Política

A 50 años del escándalo Watergate

Opinión Política

Qucho llega a PALCCO con su inigualable estilo y sarcástico humor

Opinión Política

Dejar un comentario