Opinión Política
REPORTAJE

La “mano izquierda” de Frangie

El presidente municipal de Zapopan, en el arranque de su gobierno, parece “cosechar” lo sembrado durante casi seis años como Jefe de Gabinete. Y sin duda tendrá un papel clave en el avance y consolidación como políticos del grupo de empresarios que decidieron buscar el poder bajo el “cobijo” de Movimiento Ciudadano.

 

Por Julio César Hernández

Cuando se creía que Zapopan se convertiría en un terreno de disputa política paralelo al de Guadalajara con miras al 2024, entre gobierno y oposición, apenas iniciada la actual administración, lo que ha destacado en los primeros seis meses es la “mano izquierda” del presidente municipal Juan José Frangie Saade.

Sin hacer aspavientos y con discreción, Frangie Saade arrancó su trienio con un objetivo muy claro que no ha ocultado: reelegirse al frente del Ayuntamiento zapopano.

Para ello, ha tomado un camino que si bien ha generado opiniones encontradas entre propios y extraños, como es el trabajar prácticamente del hoy munícipe de la capital, Jesús Pablo Lemus Navarro. Para Frangie, este paso es el adecuado cuando menos en el arranque y quizás todavía a mediano plazo, para posteriormente seguir su propia ruta y llegar a su meta. Y es que, por supuesto, no puede transcurrir gobernando bajo la sombra de quien lo antecedió en el cargo, han advertido algunos analistas.

Juan José Frangie llegó a la presidencia municipal de Zapopan con un camino bastante andado como jefe de gabinete durante casi seis años, siendo el operador y quien concretó, tras bambalinas, muchos de los proyectos que hoy son realidad a lo largo y ancho de la ex Villa Maicera en el primer gobierno de Movimiento Ciudadano. Incluso, esta experiencia genera amplias expectativas entre los zapopanos al apostar que ya no es un novato ni empieza de cero.

Si bien Guadalajara es la capital del Estado y tiene sus propias complejidades para ser gobernada, Zapopan no es cosa menor cuando hablamos del municipio con más habitantes y con un escenario de muchos claroscuros, con zonas de alta contradicción social donde por un lado están quienes menos tienen y por el otro quienes mucho tienen, aunque ambas partes comparten problemas comunes como el abasto de agua, la recolección de basura, la contaminación y hasta el alumbrado público.

Y, precisamente, estos son los problemas que ahora debe de resolver Juan José Frangie.

 

Grupo Coparmex

Al igual que Lemus Navarro, Frangie Saade forma parte del grupo de empresarios que decidieron dar el paso tentador del sector privado al sector público, y lo hizo como parte del Grupo Coparmex que se decidió a hacer política partidista y que, sin duda alguna, inició con el pie derecho al hacerlo desde el poder mismo.

Ahora, a ese grupo de empresarios-políticos se han sumado figuras como la del ex presidente de la Concamin, Manuel Herrera Vega; el ex coordinador del Consejo de Cámaras Industriales, Mauro Garza Marín; y dos personajes más que de sus empresas pasaron a las urnas para llegar al cargo que hoy ocupan como diputados federales: Sergio Barrera y Horacio Rodríguez. Todos ellos en las filas de Movimiento Ciudadano, donde parece que están decididos a continuar con una carrera política y a la que le han apostado para el 2024. Es posible que de los resultados que arroje esa próxima elección, dependerá su futuro en el servicio público.

Hay que decir que la llegada de estos empresarios a la política ha sido exitosa y de manera vertiginosa, pues supieron estar en el lugar y el momento adecuado, cuando tras el desgaste en el poder de partidos hoy llamados tradicionales como el PRI y el PAN, apareció una nueva oferta política fresca como fue Movimiento Ciudadano al que se acercaron y los “arropó” de manera inmediata, dándoles oportunidad de contender por cargos de elección popular que lograron ganar.

En éste tenor, Juan José Frangie será pieza clave en el andamiaje construido para que este grupo de hombres de empresa transite en la política y, si es posible, se sumen más, sabedores de que el terreno que les ofrece MC es aún fértil y que desde ahí pueden catapultarse a diversos cargos de elección popular o de gabinete, como fue su propio caso.

Frangie fue clave para que Lemus transitara con éxito en dos ocasiones al frente del Ayuntamiento de Zapopan. De hecho, se le considera como el ejecutor de muchas de las acciones que se ponían sobre la mesa de trabajo en Palacio Municipal, lo que permitió que dicha administración obtuviera muchas “estrellitas” en la frente y se logrará no sólo la reelección sino el triunfo de MC en 2021.

Por supuesto, el objetivo inmediato que tienen como corriente dentro de su partido es llevar al munícipe de Guadalajara, Lemus Navarro, a la candidatura al gobierno del Estado en relevo de Enrique Alfaro Ramírez.

COSECHA. El trabajo como Jefe de Gabinete le dio experiencia.

La “mano izquierda”

Si algo ha llamado la atención en este incipiente gobierno municipal de Zapopan, es la calma, la tranquilidad, con que ha transcurrido la relación de Juan José Frangie con la oposición, cuando se creía que ésta sería algo así como el “soldadito de batalla” que haría “sudar” en más de una ocasión al munícipe zapopano. Pero no.

Las voces de Alberto Uribe Camacho y de Pedro Kumamoto Aguilar, quienes fueron sus adversarios en las elecciones por los partidos Morena y Futuro Jalisco, apenas si se han escuchado, y no precisamente como oposición, sin que esperar que actuaran al grado de los “opositodos”. Tampoco se ha notado la presencia como regidor de oposición de un morenista que durante la campaña fue un activo y crítico opositor en redes sociales, como Alejandro Puerto.

¿Cuál es la fórmula de Frangie para mantener una buena relación con la fracción opositora en el Cabildo zapopano? ¿El diálogo? ¿Ceder para llegar a acuerdos? ¿Compartir? Indudablemente que estará aplicando el mismo método que le dio resultados como Jefe de Gabinete, pues entonces también enfrentó a una oposición “sielnciosa” que prácticamente pasó “de noche”.

Incluso, aún y en tiempos electorales, los regidores de oposición de aquellas administraciones evitaron “contaminar” su trabajo en el Ayuntamiento con el activismo electoral, y dejaron todo este tema a sus partidos y a los candidatos de sus partidos. ¿Logrará Frangie que hoy pase lo mismo?

Es por eso que hay quienes destacan la “mano izquierda” de Juan José Frangie en su trato con los regidores de la oposición, porque simplemente ni se ven ni se escuchan.

Habrá que ver si esta postura se mantiene llegados los tiempos y momentos electorales, porque ahora el escenario se advierte diferente, se presume de una mayor competencia y quizás sea entonces cuando la oposición en el Cabildo considere que llegó el momento de modificar el tono del diálogo con el presidente municipal. Pero también estará en juego la capacidad de Juan José Frangie de salir airoso no sólo de esa relación con sus adversarios políticos sino del trabajo realizado al frente del Ayuntamiento zapopano como para apostarle por asegurar la reelección.

Reiteramos, es cierto que este trienio apenas comienza, que quizás los protagonistas todavía se están acomodando en sus lugares, pero no deja de llamar la atención que, precisamente, el arranque sea terso, sin sobresaltos, con el ambiente necesario para encender motores y tener fijo y despejado el camino por andar.

Post relacionados

Morena: exigen elección y consulta a la base

Opinión Política

Revocación y el vaso medio lleno o medio vacío

Opinión Política

La violencia, uno de los peores desafíos del periodismo en América

Opinión Política

Dejar un comentario