Opinión Política
OPINIÓN

La Ausencia del Tlatoani

Charlas en la Cafetería del Barrio

Por Alberto Mora

@alberto_mora

-La ausencia de un líder puede tener diversas consecuencias dependiendo del contexto en el que se dé. Las organizaciones pueden sufrir la falta de dirección, de coordinación, el nacimiento de conflictos, baja en la motivación y compromiso; incluso, pérdida de oportunidades.

Así arrancan Verónica y David la charla en la cafetería del barrio. Los dos estudiantes en la universidad pública del Estado abordan las probables consecuencias que ocasiona, la ausencia repentina de un líder. En este caso, la del último líder hegemónico en su universidad.

David pide otro café helado y continúa argumentando:

-Recordemos la figura del Tlatoani y cómo ha influido de diversas maneras en la cultura organizacional de los mexicanos, tanto en el pasado como en el presente.

“En primer lugar, la figura del Tlatoani se asociaba con la autoridad y el liderazgo. Eran líderes fuertes que tomaban decisiones importantes para su pueblo. Esta idea ha influido en la cultura organizacional de los mexicanos, donde se valora la figura del líder fuerte y carismático.

“En segundo lugar, se asociaba con el bienestar de su comunidad. Eran responsables de garantizar el bienestar, por lo que debían tomar decisiones que los beneficiaran. Esta idea ha influido en la cultura organizacional de los mexicanos, donde se valora el trabajo en equipo y se busca el bienestar colectivo.

“En tercer lugar, la figura del Tlatoani se asocia con la sabiduría y el conocimiento. Eran hombres sabios que conocían las tradiciones y las costumbres. Esta idea ha influido en la manera de operar en algunas organizaciones, donde se valora la educación y se busca el conocimiento como una herramienta para el desarrollo personal y profesional.

“Hoy la figura del Tlatoani, como tal, ya no existe, pero su influencia todavía se puede observar. Por ejemplo, en la idea de un líder fuerte y carismático que toma decisiones, que guía a su equipo, por un bien común”.

Verónica asiente con la cabeza, alza la mano para pausar la argumentación de David y categóricamente afirma:

-¡Cierto! Pero si no hay un líder, falta dirección y coordinación. Las personas no podrán saber qué se espera de ellas o cuál es el objetivo común, lo que lleva a la confusión y la desorganización.

“Sin un líder que inspire y motive a las personas, la motivación y el compromiso disminuyen. Las personas sienten que no hay un propósito claro o que no se les valora, lo que lleva a la desmotivación y la apatía.

“Sin un líder que pueda mediar y resolver conflictos internos, las tensiones y los desacuerdos se intensifican y no se resuelvan de manera efectiva. Esto lleva a un ambiente tóxico y poco productivo.

“Si no hay un líder que fomente la innovación y la creatividad, es posible que el grupo se estanque y no surjan nuevas ideas. Esto puede llevar a una falta de adaptación al cambio y a la obsolescencia.

“Sin un líder que esté al tanto de las oportunidades y sepa cómo aprovecharlas, es posible que se pierdan oportunidades valiosas para el grupo o la organización”.

David llama al barista, le solicita la cuenta, y a manera de conclusión asegura:

-En la Universidad existe el respeto por la jerarquía y la autoridad. Se espera que los jefes de grupo internos sean respetados y obedecidos, y que sus agremiados sigan las órdenes y decisiones de sus superiores sin cuestionarlas demasiado.

“Este enfoque en la autoridad y la jerarquía puede tener ventajas y desventajas en términos de eficacia y creatividad en la organización. La comunidad universitaria es un reflejo de la sociedad mexicana, es compleja y diversa, con muchos matices y diferencias. Además, existe una gran movilidad, lo que significa que las personas pueden cambiar de posición en la escala de jerarquías a lo largo de sus vidas dentro de la institución.

“En algún momento se llenará el vacío del ausente Tlatoani, para evitar el impacto negativo en la eficacia, la eficiencia y la cohesión del “Grupo Universidad”.

 

Post relacionados

No Debates

Opinión Política

Oportunidades y riesgos ante el futuro de México

Opinión Política

Lecciones no aprendidas

Opinión Política

Dejar un comentario