Opinión Política
OPINIÓN

Competitivos o Competentes

Charlas en la Cafetería del Barrio

Por Alberto Mora

@alberto_mora

-Ya arrancaron las campañas para elegir candidatas y candidatos para presidente de México. “Las corcholatas” (como llaman a los aspirantes del partido del gobierno) y sus opositores, se presentan en redes sociales y medios de comunicación tradicionales. Todos intentan agradar a un mercado electoral que no tiene claro entre lo que le gusta y lo que necesita, no saben distinguir entre lo que les divierte y lo que les conviene.

“Así, ni la alianza de partidos afines al gobierno ni la alianza opositora saben si deben postular a alguien competitivo o alguien competente”.

Así arranca la charla en la cafetería del barrio Ricardo, un joven sociólogo quien entre semana inicia muy temprano sus días con un par de tazas de espresso, intercambiando opiniones con el barista del lugar.

El barista todas las mañanas espera a Ricardo para charlar sobre futbol, cine, la inseguridad en la ciudad o de política.

El barista continúa con la charla preguntando a Ricardo:

-¿Cuál es la diferencia entre alguien competitivo y alguien competente?

Ricardo solicita su segunda taza de espresso y responde:

-Mi querido amigo, no riñe una destreza con la otra; sin embargo, no siempre van de la mano. La principal diferencia radica en la motivación y el enfoque de cada persona. Mientras que una persona competitiva busca destacar y superar a los demás, una persona competente se centra en adquirir y aplicar habilidades para alcanzar los objetivos y realizar su trabajo de manera efectiva.

“Para el caso de elegir a alguien que va a gobernar un país, un estado o un municipio, yo preferiría alguien competente y no a quien trate de ganar a cualquier costo.

“Alguien competente posee las habilidades, conocimientos y cualidades necesarias y las aplica para desempeñarse de manera eficaz en su área de trabajo y logra resultados positivos reales. Una persona competitiva y una persona competente son términos que se refieren a características distintas.

“Una persona competitiva se enfoca en superar a los demás, su objetivo principal es destacar, sobresalir en comparación con los otros, viendo el éxito como una victoria sobre sus oponentes. Tienden a buscar ganar a toda costa. Pueden estar dispuestos a sacrificar principios éticos o valores personales con el fin de obtener una ventaja competitiva.

“Tienden a compararse constantemente con los demás. Están muy pendientes de las habilidades, logros, cualidades y defectos de los demás y usan eso como una medida para evaluar su propio éxito. Buscan reconocimiento y validación externa. Su autoestima y satisfacción personal están estrechamente vinculadas a la aprobación de los demás, para alcanzar sus metas.

“Crean un ambiente tenso y poco colaborativo, ya que están centrados en superar a todos, en lugar de trabajar juntos hacia un objetivo común.

“Por otra parte, una persona competente, se enfoca en adquirir y dominar habilidades relevantes en su campo de trabajo. Su objetivo principal es desarrollar un conjunto sólido de conocimientos y capacidades para cumplir con sus responsabilidades o alcanzar sus metas. –

“Tienen una actitud de mejora continua. Están dispuestos a aprender, a recibir retroalimentación y a mejorar constantemente. El crecimiento personal y profesional es importante para ellos.

“Generalmente establecen estándares basados en su propio progreso y desarrollo. Se desafían a sí mismos para mejorar y alcanzar su máximo potencial, en lugar de compararse constantemente con los demás.

“El reconocimiento externo puede ser apreciado, pero su motivación principal proviene de una sensación interna de logro y dominio de habilidades. No excluyen la colaboración. Pueden trabajar de manera efectiva en equipo, aceptan la crítica y saben compartir conocimientos para apoyar a otros en su desarrollo. Valoran la colaboración como una forma de aprendizaje y crecimiento conjunto.

“Una persona competitiva y una persona competente guardan características distintas, en el ámbito personal y profesional.

“Por último, te quiero decir que la competencia puede ser positiva cuando se utiliza de manera saludable y constructiva, impulsando el crecimiento personal y la mejora continua. Sin embargo, hoy los políticos en sus campañas van por el lado malo, escogieron la parte negativa, son frívolos y basan su propuesta en la desvalorización de los demás”.

El barista recoge plato, taza y vaso vacíos, y concluye la charla con la siguiente expresión:

-¡No, pues ahora sí me puso a pensar!

 

Post relacionados

Desinformación y democracia

Opinión Política

Agua para la paz, la salud y la prosperidad

Opinión Política

Educación, cultura y matria. En ese orden

Opinión Política

Dejar un comentario