Opinión Política
ENTREVISTA

Carlos Lomelí: “Estoy a nada de ser gobernador”

Aspirante por segunda vez a ser candidato a la gubernatura, el regidor de Guadalajara asegura que “los jaliscienses traen un sentimiento de que Morena es la opción para poder alcanzar una mejor calidad de vida”. Advierte: “Si no soy valorado en el movimiento y no soy candidato, me voy a mis empresas. No tengo Plan B”.

 

Por Julio César Hernández

Empresario-político, político-empresario. En esta dualidad se mueve Carlos Lomelí Bolaños, ya sea en el Ayuntamiento de Guadalajara o en cualquiera de sus empresas de las que trata de estar al pendiente en tanto no anda recorriendo cualquier parte del estado promoviendo a la cuarta transformación… o su aspiración de ser candidato de Morena a la gubernatura.

En un espacio entre estas actividades charla con Opinión Política, y advertimos a un Lomelí Bolaños muy convencido de lo que quiere. Lo confiesa: “Estoy a nada de ser gobernador”. Muestra un rostro conciliador: “Morena no tiene dueño, Morena es un vehículo donde cabe todo aquel que se apegue a los estatutos de la Cuarta Transformación”. Se define: “En Carlos no existen telarañas, no existen rencores; estamos en la ruta de la reconciliación al interior de Morena, pero también al exterior de Morena”. Y sentencia: “En este momento ya está lista la ciudadanía en Jalisco para darle y otorgarle la confianza y la oportunidad a Morena…”.

Esta es la entrevista con el también presidente del Consejo Estatal Jalisco de Morena:

-Vemos a un Carlos Lomelí muy decidido, trabajando para un proyecto del que parece ser nadie lo va a desviar, que es el 2024.

-Si, así es. Nosotros seguimos al pie de la letra la enseñanza que recibimos a lo largo de los años, ya casi 20 años de estar caminando cerca del actual presidente. Y él nos enseñó a levantarnos de todo lo que fuimos viviendo como oposición, donde vivimos de todo y aprendimos de todo. Ahora el tiempo nos ha dado la madurez, la dedicación, la fortaleza, el empeño para seguir trabajando no solamente en la zona metropolitana sino en los 125 municipios, y estamos en la ruta no solamente de llevar un mensaje de esperanza, de cambio y de transformación, sino también a los militantes y a toda la gente que simpatiza con este movimiento, un mensaje de reconciliación.

“Lo dice Mario Delgado, lo dice el presidente y lo replico yo: que Morena no tiene dueño, que Morena es un vehículo donde cabe todo aquel mexicano que se apegue a los estatutos de la Cuarta Transformación, pero que básica y toralmente son tres los que nos rigen: no mentir, no robar y no traicionar”.

-¿Qué tan difícil es que este proyecto entre a Jalisco, un estado muy complicado para la 4T? Es un estado que sigue ubicado como conservador…

-Efectivamente Jalisco es un estado conservador. Nosotros sabemos todo lo que se ha originado aquí al seno de nuestro estado, históricamente hablando. Pero también Jalisco es una tierra de gente buena y con una gran altura de miras. En este momento los jaliscienses traen un sentimiento de que Morena es la opción para poder alcanzar una mejor calidad de vida, tender esos “puentes de plata” que se van a requerir con algo que ya está resuelto para el 2024, que es la continuidad del gobierno federal, y que nosotros también necesitamos ese “picaporte” para poder bajar la infraestructura necesaria, no para que crezca una sola industria sino para que haya una gran cantidad de derrama, de oportunidades en todos los rubros de las empresas y de la sociedad.

CANDIDATO. Su apuesta es Adán Augusto López para la candidatura presidencial.

“Creo que este es el momento preciso, y ha madurado tanto la ciudadanía que estamos en el punto exacto en donde se le puede dar un giro a Jalisco. Yo sí creo que en este momento ya está lista la ciudadanía en Jalisco para darle y otorgarle la confianza y la oportunidad a Morena para poder definir, con el día a día, si fue o no un acierto darle la oportunidad.

“Las encuestas marcan que hay una gran preferencia electoral por el movimiento, y yo celebro que esto obedezca a que los jaliscienses han aprendido, a lo largo del tiempo, a tener altura de miras y, por supuesto, hay que decirlo, de una manera respetuosa, que es un hartazgo también intolerable hacia el mal gobierno de Movimiento Ciudadano, que eso nos pone en una gran ventaja para el 2024”.

-Yo preguntaría: ¿es por la fortaleza de Morena o por la debilidad de los adversarios?

-Creo que es la combinación de tres: Es la fortaleza de Morena a través de sus programas sociales, hay que decir las cosas como son; la ineficiencia de los gobiernos de Movimiento Ciudadano y la falta de cumplimiento de compromisos, del cómo se les fue entre los dedos el control del estado. No quisieron, no supieron o no pudieron cómo regresar la paz y tranquilidad, la generación de empleos, el crecimiento, el desarrollo, la bonanza y el bienestar; y, la tercera, es la madurez política que han alcanzado los jaliscienses, y la gran altura de miras.

“Jalisco se cuece aparte. Olvidémonos de la cuarta transformación. Jalisco sabe quién nos puede representar, y estoy seguro que si nosotros continuamos con nuestro trabajo, hablando con verdad, con honestidad, con transparencia, con ideas muy claras en la percepción de los problemas y la solución de los mismos, más ese ‘puente de plata’, más el ‘picaporte’ que requiere, más tener infraestructura y políticas públicas que nos permitan el crecimiento generalizado de la sociedad, a la recuperación de la paz y la tranquilidad, estoy seguro que nos van a otorgar la confianza y con ello va a llegar un gran crecimiento y un mejor futuro en el 2024”.

-Partiendo de que Jalisco se cuece aparte, Morena necesita para la gubernatura un perfil exclusivo para Jalisco. ¿Cómo debe de ser ese perfil?

-Sin ánimo de echar porras, yo sí creo que debe ser un perfil que tenga la sensibilidad de haber recorrido durante años, el sentir y cómo la ciudadanía h venido transformando sus exigencias; el conocer la parte histórica de cómo han ido evolucionándolos problemas graves de Jalisco. Te estoy hablando desde los desaparecidos, los feminicidios, el crimen organizado, el asalto a casas habitación. De lo más cotidiano hasta lo más general.

“Un perfil que pueda representar a la clase empresarial en todo lo que nos duele, en ese sentir de olvido que traen los empresarios, en sentir esa falta de cumplimiento, en ese sentir de falta de estímulos a la formación de empleos, estímulos a la compra de maquinarias, de créditos blandos, en ser escuchados y, sobre todo, que llegue alguien que cuando le ponen en las manos 134 mil millones de pesos, que es el presupuesto de Jalisco anual, tenga la idea de cómo hacer la mejor administración de ese recurso desde el primer día que se sienta, y no andar con ocurrencias, dilapidando lo que está destinado para mejor la calidad de vida de los jaliscienses.

“En eso sí asumo una gran responsabilidad y me encantaría remarcar que tomo el reto, porque la gente, los empresarios que me conocen, los ciudadanos que saben de dónde vengo, cómo he venido construyendo esto, y saben que también lo hemos hecho desde la cultura del esfuerzo, y que la edad y el tiempo nos han ido forjando con un gran criterio empresarial, con una gran responsabilidad administrativa, con un gran compromiso social, sin el ánimo de cometer vituperio, creo que el perfil que en este momento tiene tu servidor, es el que más llena el ánimo y el ojo de los jaliscienses para darle la oportunidad a través de ese gran movimiento que es Morena”.

-Y en ese sentido, ¿hay en los ciudadanos ese ánimo para ver en Carlos Lomelí el perfil que creen necesita Jalisco?

-Esta es una pregunta que difícilmente te va a contestar cualquier otro candidato. Yo vengo de dos elecciones al Senado, una elección como gobernador, y esta sería mi segundo intento para ocupar la gubernatura, y yo te quiero decir que en esta ocasión percibo a los jaliscienses, a los amigos, a las Cámaras, a los empresarios, a los industriales, a los universitarios, al clero, lo percibo con otro rostro, con otro ánimo, y con una gran cantidad de propuestas, sobre todo manifestaciones de apoyo hacia mi persona, cosa que no había percibido en otros tiempos.

“Te digo que difícilmente esta respuesta te la puede dar cualquier otro candidato, porque no todos venimos de ser oposición, de remar contra la corriente, de los sinsabores, de los tragos amargos, de los fraudes, de los robos de casillas, de las injusticias, y hoy sí siento una gran tendencia, con toda humildad lo digo, con mucho respeto hacia los ciudadanos, porque cuando vienes de donde yo vengo, no se flota con tan poco.

“Y sí te lo digo con mucha humildad, que sí siento otra situación, sí percibo otro ánimo, no hay un solo día en donde no reciba una gran cantidad de apoyos en la calle, en los restaurantes, en las reuniones con empresarios, con estudiantes, con el clero, con la ciudadanía, con mis vecinos, con mis trabajadores y colaboradores. Creo que hay un buen ánimo, y que si nosotros seguimos trabajando a pie de tierra y no rompemos ese lazo y ese vínculo de afecto y de respaldo con la sociedad, seguramente vamos a ser no sólo el candidato sino el gobernador de Jalisco”.

ENCUENTROS. Sus recorridos por el estado lo llevan a encontrarse con jóvenes, adultos, hombres y mujeres.

-¿Qué ha cambiado en Carlos Lomelí o qué ha cambiado en la sociedad, que ahora advierte esa aceptación de la ciudadanía hacia su persona?

-En relación con la ciudadanía, lo que ha cambiado es, primero, que ha hecho un gran trabajo el presidente, que ha cumplido cabalmente con la ciudadanía sin distinciones, que el ciudadano ha entendido que con muy pocos años se han logrado grandes cosas, como es que el peso desplome al dólar, que lleguemos a rebasar la barrera de los 17 pesos; que el norteamericano salga y se forme aquí en México para llenar su tanque (de gasolina) y se regrese a trabajar a los Estados Unidos, y muchas cosas más.

“Yo creo que la ciudadanía celebra dándonos el apoyo ahora a este movimiento que es Morena. Creo que parte de la sociedad sí percibe que el presidente ha hecho las cosas de manera extraordinaria, y por otro lado, el hartazgo, el cansancio y la decepción que generó el gobierno de Movimiento Ciudadano. Esa es la parte que yo creo que por parte de la sociedad, está haciendo un efecto muy interesante que hoy nos pone como una de las marcas mejor posicionadas para ganar la gubernatura.

“¿Qué cambia en Carlos? Yo creo que Carlos entendió, a lo largo de sus 20 años en la transición, en la evolución de este movimiento, que la política tiene varios prismas, que tenemos que tomarla con mucha serenidad, que la política se hace día con día, que la política no es sino se va haciendo; que hoy por hoy, que el hecho de que yo esté encabezando las encuestas por Morena, que estemos mejor posicionados por la marca, eso no quiere decir nada absolutamente, que hay que estar preparados y apretar el paso con humildad, buscando la confianza de los ciudadanos, y que hay que platicar y dialogar con todos, con una apertura total, primero con la gente que compone este movimiento, como son los morenos, y segundo, con toda la ciudadanía.

“En este momento Carlos dialoga con azules, verdes, rojos, naranjas, amarillos, de todo tipo. En Carlos no existen telarañas, no existen rencores; estamos en la ruta de la reconciliación al interior de Morena, pero también al exterior de Morena. Y que tratamos de sumar a este movimiento, a esta aspiración, a los que alguna vez tuvieron una gran participación y gran experiencia en otros partidos; que basta con que ellos asuman que aquí no se roba, no se miente y no se traiciona, y que son bienvenidos, que hay una oportunidad para todos, que en este momento ya no es suficiente llevar un mensaje de reconciliación o de perdón, sino de compartir un proyecto en donde todo mundo seamos actores, sea importante, sea escuchado y, por supuesto, que quien tiene aspiraciones, lo único que le decimos es ‘dale, estas en tu derecho, pero que a final de los tiempos la encuesta decida, una encuesta que sea satisfactoria para todos los actores que la elijan, y que se abra en presencia de ellos.

“Pero nadie tiene el derecho de frenar a nadie la aspiración, el deseo o el sueño de poder ocupar un cargo de elección popular, por muy alto o modesto que sea”.

-¿Qué le dice Carlos a todos aquellos que sostienen que Lomelí no ha ganado una elección, que arrastra derrotas y cuestionan que hoy pueda garantizar el triunfo?

-Les quiero decir, primeramente, que ojalá la vida les dé la fortaleza que yo he tenido para tener la oportunidad de tomarte un trago de derrota y levantarte al día siguiente haciendo lo mismo, porque eso se llama tenacidad, eso se llama convicción. Decirles a todos ellos que han dicho que solamente sabemos perder, que no olviden que cuando el objetivo es mayor, deben de recordar que tengo un gran triunfo que es haber ayudado a que llegue el presidente de México.

“Que tengan mucho cuidado en sus apreciaciones y en sus opiniones, porque ellos, me queda claro, que no se han dado cuenta que lo que forja al hombre son las adversidades y no los triunfos sinsabores; que estamos listos, forjados en el fuego, en las injusticias de haber sido oposición, en el robo de urnas, en el fraude electoral, con la loza de la calumnia en la espalda por un presidente, que fuimos forjados en los señalamientos  de los propios y los ajenos, que fuimos forjados por la politiquería al interior, desde un gabinete hasta un comité, que hemos sido traicionados de frente y perfil y que aquí seguimos, estamos convencidos y maduros, y que los invito a que cuando viertan esa opinión, ojalá y que la vida les dé la oportunidad de tener la fortaleza y la humildad con la que yo me he levantado de todas esas derrotas, para ser hoy quien encabeza las preferencias en Morena.

“Algo bueno deja eso…”.

-Ser candidato, ser gobernador, ¿un capricho, una ambición o qué es para Carlos Lomelí esto?

-Yo creo que cuando tú luchas por principios, bastaba en el 2012 que yo me hubiera amachado y hubiera peleado haber sido el tercer senador mejor votado y ser senador. Sin embargo, nosotros preferimos que gente con toda la experiencia que podían aportarle y ser los contrapesos correctos para esa presidencia que llegó tan fuerte, como fue la de (Enrique) Peña, nosotros dejamos pasar esa oportunidad.

“Ahora que nosotros estamos buscando la gubernatura, lo hacemos con legitimidad, con experiencia, con preparación; lo hacemos por convicción, con principios, y algo que es muy importante: este es el momento en el que Jalisco va a requerir, con el 2024 resuelto, un ‘puente de plata’ y un ‘picaporte’ que nos permita bajar proyectos que catapulten a Jalisco en lo nacional y en lo internacional. Y eso sólo se los puede dar alguien que sepa y conozca el movimiento desde adentro para saber apretar los botones, apretar el timbre o abrir la puerta por la perilla, con picaporte, para bajar todo lo que requiere Jalisco para su grandeza.

“Por eso estamos buscando el ser candidato, porque lo merecemos, porque lo hemos venido forjando y porque tenemos toda la experiencia”.

-¿Y qué si Morena decide postular una mujer como candidata?

-Lo digo respetuosamente. Yo creo que tenemos grandes compañeras, con grandes perfiles que pueden ser candidatas a gobernador, pero creo que Jalisco ya tomó su decisión, creo que va a ser hombre, creo que nos garantiza el hecho de que sea un servidor entre un millón 600 y un millón 700 mil votos, que además son necesarios para reponer los que se perdieron en la Ciudad de México. Solamente que se quiera perder, lo digo de manera respetuosa, porque cualquiera de mis compañeras son grandes perfiles, pero no tienen el trabajo territorial suficiente… solamente que se quiera perder, tendrían que poner una mujer.

-Vámonos al extremo de que decidieran postular mujer, ¿Carlos Lomelí será un factor determinante en Morena para el 2024 en Jalisco?

-Si, yo creo que nosotros endosaríamos todo nuestro capital político, pero no continuaría buscando un cargo de elección o estar en una posición si no fuera candidato a gobernador. No tengo Plan B. Yo creo que durante 20 años he abandonado mis empresas, mi familia, mis hijos, mis deseos, mis necesidades, y si yo no soy valorado en el movimiento, con todo lo que hemos aguantado, vivido y construido, yo creo que entonces sería momento de darle paso a las nuevas generaciones y decidir ir a atender lo mejor que también sé hacer, que es la administración de la bonanza, y generar desarrollo, crecimiento y empleo para Jalisco.

“Hay muchas formas de apoyar a nuestro estado. Yo creo que no va a ser así, pero si así fuera, también puedo apoyar desde mi cuartel, desde mi nicho como empresario, en el engrandecimiento y crecimiento de Jalisco”.

-La senaduría de la República, ¿no le llenaría a Carlos Lomelí?

-Yo creo que las senadurías juegan un papel muy importante en la vida legislativa y protocolaria en México, Si yo hubiera querido ser senador, seguramente en el 2012 hubiera endurecido la pierna y serlo. No es por un cargo por lo que estoy aquí, es por lo que puedo dar como persona, como ser humano, como profesionista y como empresario. Estoy listo para llevar a Jalisco a otros niveles, y si eso no se da, creo que también me necesita mi familia, mis amigos y mis empresas. No es un desaire hacia un cargo tan importante como ser senador, pero entonces yo me sentiría desvalorado por parte de un movimiento al que le hemos entregado todo. Tengo el derecho, tengo la currícula, tengo los actos de lealtad que se requieren para poder reclamar que es mi momento.

“Tengo la preparación y la capacidad para llevar a Jalisco a otro nivel. Entonces, no tengo por qué pensar en una senaduría, cuando estoy a nada de ser gobernador”.

-Para lograr este objetivo, la gubernatura, ¿Carlos Lomelí le apuesta a que Adán Augusto sea el candidato a la presidencia de la República?

-No, fíjate que no. Yo tengo una buena relación de respeto y admiración con Claudia Sheinbaum; yo admiro, respeto y aprecio a Marcelo Ebrard, pero en esta ruta, creo que el hombre que llena ese vacío cuando el presidente termine su ciclo, es Adán Augusto, que es un hombre que tiene una gran operación política, que le va a dar continuación a la cuarta transformación, que comunica fácil y rápido con los ciudadanos, y es un hombre que tiene un gran parecido de hacer política con la sociedad, con el pueblo, y creo que para el nivel de presidente que nosotros tenemos, el que puede llegar a suplir esa vacante, definitivamente es Adán Augusto.

“Pero creo que cualquiera que sea, va a respetar el hecho de que yo pueda o no ser el candidato al gobierno de Jalisco”.

-¿Cuál es la fórmula para lograr que la unidad dentro de Morena sea una realidad?

-Creo que la discusión enriquece la democracia. El poder tener diálogo con el que no está de acuerdo contigo, con el que piensa diferente, con el que quiere ser candidato, eso al final, primero es hacer política; segundo, es enriquecer el diálogo, que enriquece la democracia de nuestro partido; y, tercero, creo que en la ruta de la reconciliación en la que estamos manejando todo esto, veo complicado que haya conflicto al interior de Morena por el tema de las candidaturas.

CONSEJO. Como presidente del Consejo Estatal de Morena, se aprobó el Plan de Acción 2023.

“Morena cambió en la forma de hacer política, en la forma de aspirar a esos puestos, en la forma de levantar la mano. Y estoy seguro de que con el diálogo, el respeto, la ruta de la reconciliación, el perdón, va a coronar una muy buena candidatura a los municipios, a las diputaciones locales y federales y a la gubernatura Y como consecuencia, va a lograr que Morena sea un verdadero movimiento a la altura de los jaliscienses y que nos vean como una opción real. Eso va a suceder, estoy seguro”.

-La última pregunta: ¿Y si Jalisco termina siendo negociando, ya sea dejándole la gubernatura a Movimiento Ciudadano o terminando porque MC le entregue el estado a Morena?

-Yo creo que en política todo es posible, porque, como te dije, la política no es, se hace todos los días. Yo creo que hay un prisma de situaciones, y una de ellas es, antes, más que ahora, la posibilidad de negociar. Jalisco, durante muchos años, fue esa ‘visagra’ que se abría o se cerraba para ganar elecciones en el norte o en el sur.

“Muy seguramente, teniendo el número de estados que son gobernados por Morena, más la pérdida de la mitad de la Ciudad de México, estamos obligados a que Jalisco se gane por un monto importante de votos, y creo que no está en el ánimo de nadie del gobierno federal, y mucho menos de nuestro presidente, de negociar el triunfo de lo que nosotros construimos en la calle. Sería demasiado injusto que alguien tome decisiones de triunfo desde la Federación, cuando eso no se construye más que en el ‘puerta a puerta’, en el recorrido con sacrificio y mucha cercanía con la gente de Jalisco.

“Jalisco ya no quiere ser negociado, Jalisco quiere ser escuchado, respetado en las urnas y elegir libremente ese cambio para buscar la paz y tranquilidad que tanto reclama”.

 

Post relacionados

Evitemos el desgaste interno: Clemente Castañeda

Opinión Política

“La mujer sabe cumplir su palabra”

Opinión Política

Juan Zunzunegui: “Por qué no deben confiar en el Presidente”

Opinión Política

Dejar un comentario