Opinión Política
OPINIÓN

¿Veremos a dos mujeres disputar la presidencia?

REFLEXIONES

Por Gonzalo Leaño Reyes

La carrera presidencial se está estrechando; es verdad que aún falta mucho para que los ciudadanos salgan a votar, pero la definición de candidatos está a la vuelta de la esquina. Mientras que el opositor Frente Amplio por México limitó a sólo tres aspirantes su proceso (Xóchitl Gálvez, Beatriz Paredes y Santiago Creel), el bloque en el poder -Morena y sus partidos aliados- se va decantando a grandes pasos por su abanderado o abanderada, al mismo tiempo que se abren serias fisuras entre sus nominados.

La hora de las definiciones no ha sido precisamente tersa como los partidos hubieran querido. Por el Frente Amplio, sólo Enrique de la Madrid tomó con mesura e inteligencia su eliminación, pero no ocurrió lo mismo con Miguel Mancera y Silvano Aureoles, perredistas que además de evidenciar su inconformidad instaron a su partido a salirse de la alianza con el PAN y el PRI, un tema que no prosperó debido a la oportuna resistencia que opuso el dirigente Jesús Zambrano.

Del lado oficialista, donde se supondría que por llevar Morena una clara delantera las relaciones deberían ser más moderadas, la situación es cada vez más tensa entre los dos principales aspirantes, Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard, en tanto que los otros cuatro personajes –Adán Augusto, Ricardo Monreal, Fernández Noroña (PT) y Manuel Velasco (PVEM)—se ven más conformes con su muy posible descarte, debido a que el hecho de haber participado y llevado la fiesta en paz les podría redituar un premio de consolación si en las elecciones del domingo 2 de junio de 2024 Morena repite el triunfo que ya saboreó en 2018.

Existe otro elemento que debe ser tomado en cuenta: Movimiento Ciudadano, pues a pesar de estar en inferioridad de fuerzas podría convertirse a la hora buena en el fiel de la balanza.

Aún no hemos llegado al momento crucial, al día en que ambos bloques tendrán que decidirse por uno solo de sus contendientes. ¿Llegarán dos mujeres a competir directamente por la Presidencia? Sería un caso inédito en toda la historia de México. Ciertamente ha habido candidatas presidenciales en el pasado, pero nunca sucedió que dos estuvieran enfrentadas directamente y con oportunidades reales de ganar. Por lo pronto, este posible escenario no descalifica a los candidatos varones, aunque ni Ebrard ni Creel la tienen fácil.

Hace sólo dos meses no parecía que la contienda preelectoral no se iba a poner tan llamativa. Lo más importante es que esta lucha política no se salga de los cauces institucionales. Todavía estamos en los preliminares y falta mucho por ocurrir.

 

Post relacionados

INE: acuerdos, desacuerdos y expectativas

Opinión Política

El corrido tumbado y su polémica catalogación

Opinión Política

Lo mejor es no moverse

Opinión Política

Dejar un comentario