Opinión Política
OPINIÓN

Respetar los tiempos electorales ¿imposible?

Por Juan Carlos Hernández Ascencio

Mtro. en Gestión Social y Políticas Públicas

@juancarleis2020

En el marco legal existente, escrito en la última reforma electoral del año de 2014, establece debidamente el proceso de las reglas para los actos y derechos del tema del modelo de comunicación política sobre las precampañas y las campañas. Las fuerzas políticas deben tener en cuenta que se respetan las reglas de la democracia y el Estado de Derecho o se hace esto un desorden.

Sobre la adelantada actividad de los tiempos de los contendientes a ocupar la nominación para del partido oficial en el poder y de la oposición, eso pese a lo resuelto por el Tribunal Electoral, derivado de la investigación y ajustado a la Ley; por ello el INE realiza las medidas cautelares preventivas para unos y otros, siempre apegado a la legalidad para dar seguridad jurídica. Aunque aquí no acaba. Probablemente vengan más.

Las consecuencias de quien incurre en el adelanto de una precampaña o campaña, previa sentencia, tal cual es simplemente la negativa del derecho a registro de esa candidatura, según lo marca el articulado de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, siempre analizando el derecho y, en consecuencia, después los hechos. Una cosa es pretender lograr las simpatías de los afiliados, simpatizantes y ciudadanía para el propósito y otra es hacer plácidamente precampaña, en tal caso al final es el Tribunal Electoral el que define si están incurriendo en una violación de la norma como actos anticipados de campaña.

Es claro que la política es como una pastilla efervescente que al contacto con el agua se disuelve y quien la toma de suerte le surge un efecto, así lo que se dice ante la opinión pública es paradójicamente igual; ante ello el INE, siguiendo los criterios del Tribunal, ha mencionado que lo que no pueden hacer son llamados expresos a votar ni ofertas de campaña ni de gobierno.

Tampoco los discursos y mensajes que realicen deberán contener directa y explícitamente llamados expresos al voto en contra o a favor de persona o fuerza política alguna y en los actos que realicen las personas involucradas no deben tener como objetivo obtener el respaldo para ser postuladas como precandidatas a un cargo de elección popular, y la propaganda no debe tener el propósito de dar a conocer propuestas relacionadas con alguna aspiración de carácter electoral.

En ningún momento deberán presentar plataforma de un partido político o coalición, o promover a una persona para obtener una precandidatura o candidatura para contender en algún proceso de carácter electoral y en general; no deberán realizar manifestaciones explícitas o inequívocas respecto a una finalidad electoral, esto es, que se llame a votar a favor o en contra de una precandidatura o candidatura o partido político, se publicite una plataforma electoral o se posicione a alguien con el fin de obtener una precandidatura o candidatura. Y menos podrán utilizar prerrogativas de acceso a tiempos de radio y televisión, para dar difusión al proceso de selección del o la responsable para las personas que participen en el mismo.

Las reglas que en el caso el INE hada dado a conocer deberán ser observadas sí o sí por quien desee llevar la jugada en paz, de no ser así entonces el Tribunal podría hacer las debidas observaciones apegadas a la legalidad y poner orden, pues sea dicho de paso que la organización del proceso electoral inicia en septiembre y no antes. ¿Será difícil contener las ganas de la efervescencia política? Creo con toda seguridad que no. Adelantarse a madrugarle al día podrá tener sus beneficios, al igual que no. Solo es cuestión de ser prudentes. El debido respete a la ley, es el ideal a cumplir. Estemos atentos, porque esto ya inicio, pero no ha acabado. ¡Hágale pues!

 

Post relacionados

Preguntas pertinentes

Opinión Política

Dante la hace de suspenso

Opinión Política

Curar no solo es asunto de medicinas

Opinión Política

Dejar un comentario