Opinión Política
ENTREVISTA

“La política saca lo mejor y lo peor de las personas”

Marcela Michel López, regidora de Morena en Tlajomulco, advierte que no llegó a la política con ambición de poder, sino para cumplir un compromiso social que como activista y empresaria había emprendido. Hoy no descarta buscar la alcaldía otra vez, pero asegura que todo a su tiempo.

 

Por Julio César Hernández

Integrante de una de las familias empresarias más importantes no sólo de Jalisco sino del país, Marcela Michel López tomó el camino de la política partidista, luego de participar en actividades sociales al frente de una asociación civil y empresariales como presidenta de la Cámara de la Industria Alimenticia de Jalisco. En 2021 contendió por Morena como candidata a la presidencia municipal de Tlajomulco en contra del hoy alcalde Salvador Zamora Zamora, pero pese al resultado no bajó los brazos y se dio a la tarea de cumplir la encomienda que le dio la ciudadanía.

Michel López nos revela por qué como empresaria decidió sumarse a las filas de la 4T, cómo ha enfrentado este su primer año en un terreno desconocido y de vaivenes como es la política, y a qué le apuesta con miras al 2024.

-Marcela, tienes un año en la política, ¿cuál ha sido tu experiencia como regidora de Tlajomulco en ese tiempo?

-Yo me considero una ciudadana más, comprometida con mi comunidad, y así es como he tratado de conducirme. He visto cosas bastante buenas, otras más que me hacen falta aprender y otras que no son muy agradables, pero estoy muy contenta y satisfecha, aprendiendo mucho y recorriendo el municipio que tiene bastante carencias y problemáticas.

 

-¿Qué te ha dejado, que te ha enseñado, este tu primer año en la política?

-Primero, que la política puede sacar lo mejor y lo peor de las personas en ámbitos que yo no conocía ni con los que estaba familiarizada, pero en mi caso particular, que estoy en esto más por mis ideales que por el simple hecho de tener poder, me ha ayudado el tener presente siempre la razón por la que yo estoy aquí para no claudicar o desmotivarme cuando las cosas salen distintas a como yo esperaría.

 

– Formando parte de un grupo empresarial grande y fuerte, como es Dulces de la Rosa, ¿qué te hizo voltear y meterte a la política?

-Sí, yo nunca había direccionado mi vida para incursionar en este ámbito, pero desde hace 20 años había estado involucrada en la acción social, y cuando comenzó la pandemia di un giro en la asociación civil que presidía, porque mucha gente comenzó a perder su trabajo y no tenía ni para comer; entonces comenzamos a recorrer distintos municipios del estado cuando también presidía la Cámara de la Industria Alimenticia y varios empresarios amigos comenzamos a armar y regalar despensas para repartir, y concretamente en Tlajomulco, donde desde hace 50 años comenzó y está asentada la empresa, y por eso fue que voltee a ver una opción de apoyar a través de la política, porque evidentemente el presupuesto público puede tener un mayor alcance que el privado.

 

-¿Tuvo que ver el hecho de que tu papá (Enrique Michel Velasco) también quiso involucrarse en la política partidista? ¿Eso influyó?

-No, mi papá siempre ha sido y será un referente en mi vida, es una persona a quien yo amo y respeto profundamente, pero no fue en este caso el motor para que yo incursionara en política, aunque siempre ha sido una inspiración para mí. En este caso, específicamente, fue la petición de los mismos ciudadanos que me invitaban con mucha insistencia, y luego ya fueron invitaciones desde el partido para participar en las elecciones.

 

-¿Por qué por Morena, un partido de izquierda que algunas de sus políticas y principios chocan con la actividad empresarial, con la iniciativa privada?

-Bueno, Morena es un movimiento que tiene unos ideales muy claros y muy definidos que yo comparto como el no mentir, el no robar, el no traicionar. También postula que debemos ser una sociedad más comprometida, que dice que el poder sólo tiene sentido cuando se pone al servicio de los demás, cosa con la que estoy absolutamente de acuerdo, y además aquí estamos todos invitados e incluidos: empresarios, intelectuales, obreros, porque encuentra su riqueza en la diversidad, y aquí también yo comulgo, porque creo que entre más diversos sean los grupos más ricos son, porque tenemos mayor cantidad de talentos, de ideas, mayor posibilidad de construir cuando nos concentramos en las coincidencias, no en las diferencias.

REGIDORA. Marcela Michel López, de empresaria a política.

“TENGO LA CONVICCIÓN DE QUE YO SIEMPRE VOY HA HACER LO MEJOR QUE PUEDA HACER DESDE DONDE ME TOQUE ESTAR, DE ACUERDO A MIS CIRCUNSTANCIAS, A MI REALIDAD. HOY ESTOY AHÍ, LO ESTOY HACIENDO DE LA MEJOR MANERA POSIBLE CON TODO MI MAYOR COMPROMISO; NO DEJO DE APRENDER, NO DEJO DE VER COSAS QUE HICE MAL, QUE HICE REGULAR Y QUE PUEDO HACER MEJOR, PERO EN LA PARTE EN LA QUE YO ESTOY TRANQUILA”.

-Pero resulta que en la 4T sí se ha mentido, sí se ha robado y sí se ha traicionado…

-Creo que no se puede generar un cambio radical de la noche a la mañana, nuestro país ya llevaba una inercia muy marcada; hay varios políticos que vienen de otros partidos o de aquí mismos, no te puedo decir algún nombre, pero sin duda lo hay quién miente, quién roba y quién traiciona, y esas serán cosas por las que ellos tendrán que responder.

“Pero también yo entiendo que todos los sistemas humanos son imperfectos y son perfectibles; entonces, mientras nosotros estemos trabajando en torno a un ideal, en torno a un proyecto de nación, tendremos que ir puliendo y haciendo las modificaciones adecuadas para que cada vez más lo que nos mueva sea el espíritu de servicio y no de servirnos de la gente”.

 

-¿Alguna vez otros partidos te invitaron a ser su candidata?

-Sí, para la elección del 2021… bueno, en la del 2018 Eduardo Almaguer (candidato del PRI a la presidencia municipal de Guadalajara) me invitó en su planilla, que yo acepté por ser un tema social. Y ahora para la elección del 2021 sí me invitaron de diferentes partidos, pero finalmente yo me decanté por Morena, que creo que era la fuerza opositora que tenía verdaderas condiciones y posibilidades de desplazar a los que llevaban tanto tiempo en el poder, y que el pueblo estaba pidiendo un cambio, y era una posibilidad real de que sí pudiera ganar.

 

-Con el trabajo social que venías haciendo, con la actividad empresarial de la familia, cuando te enfrentas a este escenario y tienes que dar un paso adelante para involucrarte en la política, ¿qué te influyó para que no te fueras a alguno de los otros partidos?

-No es que fuera mi rechazo a que los otros no, no te puedo hablar mal de ninguno, porque finalmente donde hay humanos hay de todo, independientemente del giro o área del que estemos hablando. A mí me movió el por qué Morena sí, pero no tendría una respuesta del por qué los otros no. Yo estaba clara de que si lo iba a ser, sería por Morena. En algún momento me plantee también la posibilidad de ir como independiente, pero finalmente puse en una balanza el tema de la ideología, de la fuerza y del respaldo que te da tener una estructura y un partido.

 

-Tu ingreso a la política no fue muy terso, pues desde tu postulación como precandidata fue muy polémica, se prestó a mucha discusión, se cuestionó si habías cumplido los requisitos o no. ¿Qué experiencia te dejó eso y qué te ha dejado?

-Ahora yo lo veo como clases intensivas, ¿no? Yo me había desenvuelto en otro tipo de actividades, en otro tipo de ambientes, y fue una bienvenida llena de baches. Pero vuelvo a lo mismo, si tú te estás centrando en el objetivo y no estás viendo lo que tienes que pasar, ¡lo pasas! Porque hay una causa que está por encima de mi comodidad personal.

“Sí, claro que pasaron cosas y situaciones que yo no esperaba, pero yo me dije a mí misma: ‘¿Querías carrito? ¡Ahora te paseas!’. Y, pues ¡a darle! Porque tampoco uno puede estarse deteniendo en cada chisme o deprimiéndose por cada cosa que no sale como uno quiere; ¿entonces para qué está uno en la lucha? Para eso mejor se queda uno en su zona de confort.

“Yo lo veo como una clase intensiva, que aún sigo teniendo, y le doy muchísimas gracias a la gente, a Dios y a la vida que me dan la oportunidad de desarrollarme en este otro ámbito, porque de alguna manera me da la oportunidad de ser una mujer más completa”.

 

-¿Qué tanto tuvo que ver tu apellido, tu familia, la empresa familiar, para que lograras entrar a la política sin tantos problemas como lo enfrentan otros?

-Mmmmmmm…. ¿qué te diré? Cuando me dices ‘sin tantos problemas’, digo: ¡Ah, caray!

 

-¡Imagínate cómo son los problemas de otros!

-Bueno, ok. Sí, pues claro que sí tiene eso que ver, o sea, para empezar, yo soy la principal agradecida porque reconozco con mucho orgullo, con mucho respeto, mucha gratitud, los logros que mi familia ha tenido en el tema empresarial y en el tema del compromiso social, específicamente yo lo centraría en mi papá, sin descartar a todos los demás que hayan aportado también lo suyo, y eso evidentemente me ha dado una proyección. Sin embargo, también se platicó que era importante que la empresa se mantuviera apolítica, porque la empresa siempre se ha mostrado dispuesta a trabajar con quien esté en el poder, sean quien sea, y no podía ser en esta ocasión la excepción, porque finalmente era una decisión que yo estaba tomando de manera unilateral, en el sentido de que no fui y les dije a mis tíos y tías, etc… Yo lo compartí con mi papá y ya más como un tema de una decisión que como un pedir permiso, sin ser desafiante.

“Pero yo entiendo perfectamente que lo más sano, lo más prudente y lo más adecuado es que la empresa se mantenga apolítica. Y así es como nos hemos conducido. Yo he ido buscando armar mi camino sin dejar de lado las bondades que tiene la trayectoria de mi familia”.

EXPERIENCIA. Su compromiso social con la ciudadanía, motivo para entrar a la política.

-Entrar a la política, ¿te llevó a establecerte un reto, independientemente si ganabas o no la alcaldía? Y si es así, ¿ese reto va en camino a cumplirse o sólo era en función de una victoria?

-Yo no me lo puse como un reto, tengo la convicción de que yo siempre voy ha hacer lo mejor que pueda hacer desde donde me toque estar, de acuerdo a mis circunstancias, a mi realidad. Hoy estoy ahí, lo estoy haciendo de la mejor manera posible con todo mi mayor compromiso; no dejo de aprender, no dejo de ver cosas que hice mal, que hice regular y que puedo hacer mejor, pero en la parte en la que yo estoy tranquila, y es lo que yo más busco, es mi paz interior, el poder voltear el día de mañana y ver a quien sea a los ojos, y tener la tranquilidad de que he dado siempre lo que he podido, que no he abusado de nadie, que no me he fregado a nadie, que no he simulada nada y también, humildemente t realista, ponerme a aprender todo lo que tengo que aprender y por lo que me tengo que desarrollar en este nuevo ámbito, porque nadie nace enseñado.

 

-Los cargos públicos tienen un periodo por cumplirse, ¿ya tienes un proyecto personal con miras al 2024?

-Ahorita mi prioridad y enfoque están completamente en desempeñarme de la mejor manera posible en lo que ejerzo actualmente. Pero no podemos entrar a una vorágine del poder por el poder y estarnos desviando. Primero quiero que mi trabajo, mi compromiso, se vea reflejado, pero la gente, mi partido y Dios, dirán qué es lo que podría venir para mí rumbo al 2024.

 

-Pero Morena, y particularmente el presidente López Obrador, ya echaron a andar la sucesión. ¿No se te irá el tiempo y sea necesario tener ya algo previsto?

-Mira, la vida da muchas vueltas y muchas veces lo que piensas que se va a dar, no se da, y luego se da por otro lado que ni lo tenías previsto. Ahora sí como dice el dicho: uno no sabe por dónde salta la liebre. Digo, no tiene uno que dormirse en sus laureles, bien Dalay, pues no estamos en la meditación de pacifica la mente, hay que jalarle, pero no hay que perder de vista que el motor es que podamos propiciar las condiciones para que haya un México mejor, ¡y a darle! Y ya que se definan los tiempos cuando haya que definirse.

 

-¿En Morena ya te dijeron algo o hay alguna señal? ¿Hay acercamientos?

-Sí, tanto de la misma ciudadanía como de algunos actores políticos y empresarios que tienen algunas esperanzas y credibilidad depositada en mi persona que me han dicho: ‘a mí me gustaría…’ o ‘tú me gustas para tal cosa’. Todo ha sido diverso, pero eso no es ahorita el motor central; ahorita hay que darle, ya acercados los tiempos, ya te perfilas hacia uno o hacia otro sentido.

 

-¿Te gustaría volver a vivir la experiencia de contender otra vez por la presidencia municipal?

-Es una posibilidad, por supuesto que sí, pero primero vamos haciendo bien nuestro trabajo y que sea lo que Dios y la gente decidan.

 

-Cuando decidiste entrar a la política, seguro te pusiste una meta, pues seguramente no serías “flor de un día”. ¿Continuarán tu carrera política o esperarás a ver hasta dónde llega?

-Pues mira, ni una ni la otra; no soy así como hay que ver qué pasa, pero yo procuro tener siempre muy presente mi presente. No sé si voy a seguir viva para mañana o para el ratito, Dios me lo dé de vida y salud. Lo que sí es que procuro trazar una ruta a corto, mediano y largo plazo, sabiendo que eso puede cambiar. O sea que, como dicen: ‘¿Quieres hacer reír a Dios? Cuéntale tus planes’. Esa parte no dejo de constatarla cada vez más; incluso, en este ambiente es más marcado lo volátil y lo incierto de las cosas, entonces sería muy apresurado de mi parte decir que me voy a emberrinchar en tal cosa o que voy a andar haciendo que le vale lo que suceda. En los dos casos siento que sería estarme dando un balazo en el pie.

“Entonces, sí voy direccionada a algo, pero consciente de que hay que estar enfocados en lo único que tenemos, que es el presente”.

 

-Pero ¿estas decidida ha hacer una carrera política?

-Sí, sí es así, pero siempre y cuando no se desvirtúe la razón por la cual yo entre a la política; porque si yo empiezo a encontrar que eso no se da o suceden cosas extraordinarias fuera de mi control o de mi alcance, tendré que dar el giro. Y si ahorita estoy en esto, es ¡para darle! No para ser “llamarada de petate”.

 

-¿Qué diferencia encuentras entre hacer política empresarial y política partidista?

-Son mundos diferentísimos. Por lo menos en mi experiencia fue algo completamente diferente, desde la forma en que se llevó a cabo la elección, porque en la iniciativa privada se da de una forma y acá se dan “tirones” y “jalones” inauditos; o sea que aquí (en la política) es lo común. Ojalá y con el tiempo aprendamos a hacer política de una manera diferente.

 

Post relacionados

“No nos van a ningunear…”

Opinión Política

Adriana Medina: “Ahora es mi turno”

Opinión Política

“Voy por la candidatura a gobernadora”

Opinión Política

Dejar un comentario