Opinión Política
OPINIÓN

Jalisco: un estilo de gobierno distinto

REFLEXIONES

Por Gonzalo Leaño Reyes

Nos movemos todo el tiempo en tres ámbitos, sujetos a leyes y reglamentos que obligan desde lo federal, lo local y lo municipal y que a veces no coinciden, por lo que se dificulta su observancia.

Hace años, existía una razonable equivalencia entre las leyes vigentes en los tres ámbitos, pero poco a poco las diferencias se han hecho más notorias y esto es resultado de la llegada al poder de partidos que tienen distintas maneras de gobernar y de la propia pluralidad con la que avanza la sociedad.

Las diferencias pueden ser mínimas o, por el contrario, grandes e importantes; y no sólo distintas, sino que pueden ir en sentido contrario unas con otras.

Por ejemplo, en el tema de Salud, Jalisco fue una de las pocas entidades que conservó el sistema anterior en lugar de sumarse al proyecto Insabi (Instituto de Salud para el Bienestar) que recientemente fue cancelado. Al parecer, fue una decisión acertada, ya que ha crecido la infraestructura hospitalaria en el estado y el propio IMSS informó que la entidad ocupa el primer lugar nacional en surtido de recetas.

Otro tema es el fiscal que ha venido permeando a lo largo del sexenio. Jalisco apuesta por un nuevo esquema que le dé más ingresos en lugar de las participaciones que recibe de la SHCP. En este asunto iban juntos los gobiernos de Jalisco y Nuevo León, ambos con mandatarios de Movimiento Ciudadano; quién sabe si logren su objetivo antes de las elecciones del 2024. Por lo pronto, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez pidió dialogar sobre la “recuperación parcial de la potestad tributaria suspendida para los estados” y otras cuestiones en materia de colaboración administrativa. Al principio, este tema se discutió en términos ásperos, pero hoy es gestionado con mayor institucionalidad.

Otro capítulo es el electoral. El Congreso del Estado aprobó la semana pasada nuevas disposiciones político-electorales atendiendo la paridad de género. La fracción morenista de la diputación local votó en contra de los cambios, pero al haber sido admitidos por la mayoría seguramente serán aplicados en las próximas elecciones locales.

Finalmente, un ejemplo menos trascendente pero que de igual manera establece diferencias, es la entrega de recursos que el Gobierno del Estado hizo a organizaciones de la sociedad civil, a diferencia del Gobierno Federal que tiene una opinión diferente con respecto a este tipo de organizaciones.

Por supuesto, también hay prioridades que deben atender. El gobierno federal, las obras del Tren Maya y la refinería de Dos Bocas; el estatal, la Línea 4 del Tren Ligero. Y ambos, porque así lo convinieron, la presa de El Zapotillo. Aparte de que cada quien está muy pendiente de quién su relevo.

Las diferencias en el estilo de gobernar, unas grandes y otras pequeñas como decíamos al principio de estas reflexiones, producirán diferentes efectos al terminar la gestión de los respectivos responsables. Será entonces cuando tengamos elementos más concretos para hacer una evaluación correcta de las políticas públicas aplicadas y el impacto que éstas hayan tenido entre la población, con la finalidad de conservar, corregir o desechar, según sea el caso.

 

Post relacionados

Insurrecto

Opinión Política

Educación, Educación, Educación

Opinión Política

Seguimos Acumulando Pasivos

Opinión Política

Dejar un comentario