Opinión Política
REPORTAJE

“El periodismo en México está a la buena de Dios”

Ante la inseguridad para ejercer este oficio, periodistas crean la APP Alerta Prensa, como una herramienta de autoprotección. se presentó en Jalisco durante la pasada edición de Talent Land.

 

Por Mario Díaz.

Reporteros Sin Frontera ha señalado que Latinoamérica es la zona de mayor riesgo para el ejercicio del periodismo, calificando a México como el país más mortífero para periodistas. Las causas principales, el resurgimiento de regímenes políticos caudillistas, la desinformación, el mal funcionamiento de los mecanismos de protección e incluso la vigilancia y espionaje por parte de la misma autoridad.

Los números parecen darle la razón a esta organización internacional. El 2022 ha sido considerado el año más mortífero para el periodismo en México, con 14 periodistas asesinados en el país; el tema se pone en perspectiva si se compara con el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania en donde a lo largo de este enfrentamiento han perdido la vida ocho periodistas, dos mujeres y seis hombres.

PROTOCOLO. Rubén Íñiguez dio a conocer la nueva aplicación “Aler- ta Prensa”, como instrumento de reporteros para solicitar ayuda ante las amenazas recibidas o ejecutadas.

Rubén Íñiguez González, secretario general del Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores A. C., puntualiza:

“Son datos muy lamentables para el periodismo en México. Este sexenio de Andrés Manuel López Obrador ha sido el más mortífero para el ejercicio de esta profesión, de este oficio. El 2022 ha sido el año más mortífero para el gremio; como se ha destacado, hay más muertes de periodistas de manera violenta que en países que están en guerra, vuelvo al tema de Ucrania. En el país superamos casi en doble a los que perdieron la vida cubriendo esta guerra, y durante esta administración federal han sido asesinados 151 compañeros”.

En el marco de Talent Land, con un foro en su mayoría de jóvenes estudiantes de periodismo, tanto de Jalisco como de otros estados, se hizo la presentación de “Alerta Prensa”, una aplicación para celulares en sistema IOS y Android como un mecanismo de protección a periodistas en México.

Acompañado por Nicolás Juárez, responsable y representante del Foro de Periodistas en Chihuahua, Íñiguez González comenta:

“No nos dejaron de otra, si no nos cuidamos entre nosotros esto se va a poner peor. Ante este panorama tan desolador que han permitido las autoridades de todos los niveles y de todos los colores partidistas, en el Foro Nacional de Periodistas nos dimos a la tarea de ver cómo podíamos contar con una herramienta tecnológica que nos permitiera, primero, el poder conocer a profundidad en dónde estamos parados, saber qué nivel de amenazas contra los compañeros existe en los estados, en los municipios, cuál es la verdadera problemática a nivel nacional sobre los ataques a la libertar de prensa.

“Segundo, poder generar una comunidad en donde los periodistas, los reporteros, pudiéramos estar unidos y tener una posibilidad real para poder denunciar estos problemas que iremos identificamos. Como tercer punto, no se trata únicamente de una aplicación, si bien se basa en la recolección de datos, lo importante es generar una comunidad de periodistas que nos permita crear un mecanismo de autoprotección con las únicas armas que tiene el periodismo: la pluma, la información y la verdad”.

Nicolás Juárez, explicó que esta aplicación Alerta Prensa consta de tres elementos sencillos y básicos que de manera intuitiva te va llevando para darte de alta, te pide algunos datos generales como nombre, edad, género, solicita que proporciones dos números de tus contactos que sean de tu entera confianza a los que les llegará un aviso de alerta en caso de que el periodista se encuentre en una situación de riesgo, de amenaza. El mensaje que les llegará es “Estoy en riesgo” y a la par les llegará la localización geo referencial en donde se encuentra.

Existe la opción de reportar a las autoridades en todo momento, pero solo si el mismo periodista considera oportuno. El reportero tendrá la facultad de decidir si quiere enviar esta alerta a las autoridades y a las que él decida, puede ser que confíe más en las federales, o en las estatales o la de los municipios o puede que en ninguna de ellas, así que el periodista tiene la libertad de decisión.

PROTESTAS. Hasta ahora, a los periodistas sólo les queda el canino de protestar ante la inseguridad para ejercer su profesión y en demanda de mayor seguridad.

CONFIAR O NO EN LAS AUTORIDADES

Uno de los puntos complicados para que esta protección al periodista se concrete con esta aplicación, es la disposición de las autoridades para intervenir; la desconfianza que se tiene en los integrantes de las fiscalías, de las policías estatales y, sobre todo, de las municipales, es un obstáculo que se tiene que ir valorando y solventando en cada uno de los estados en donde los reporteros van adoptando esta aplicación Alerta Prensa.

“Somos conscientes de que la autoridad debe de participar, porque con Alerta Prensa solo llegamos a lo que es la denuncia, pero necesitamos que las autoridades se comprometan a que atenderán efectivamente estas alertas que se les pueden enviar. No es un secreto que el 40 por ciento de las amenazas, según el mecanismo de protección a periodistas, vienen de las propias autoridades; entonces, si un periodista es amenazado por una autoridad no les vamos a avisar dónde se encuentra el compañero”, aclara Nicolás Juárez.

En la actualidad se trabaja con dos estados en la generación de estos protocolos de acción, Chihuahua, Oaxaca, en tanto que con el gobierno de Sonora apenas hay un acercamiento en donde las primeras reacciones fueron hacer todo lo posible para que esto se concrete lo más pronto posible. En Jalisco apenas se iniciaron acercamientos en vías de ser recibidos por alguna autoridad que escuche y comprenda la necesidad de generar estos protocolos de protección para el ejercicio del periodismo.

“Ya hay un primer acercamiento con las autoridades del estado con el propósito de poder avisar oportunamente y evitar que vuelva ocurrir otro caso como el de la compañera Susana Mendoza Carreño, directora de Radio Universidad de Puerto Vallarta, que fue acuchillada cobardemente. A raíz de esto, le pedimos a los compañeros que descarguen la aplicación y que sea de verdad útil para todas y todos”, expone Íñiguez González.

Reconoce que hay una gran desconfianza entre los periodistas y los elementos de seguridad, un tema que para la creación de esta aplicación fue de gran debate, y explica:

“A veces somos amenazados por las propias corporaciones policiacas municipales, estatales e incluso federales, así que tendríamos que revisar los casos específicos de cada uno de los compañeros, pues si se registra un reportero, un periodista que fue amenazado no les vamos a dar aviso porque sería ponerlos a tiro de piedra, por eso vamos a preguntarles qué tipo de amenaza recibieron y de parte de quién y a razón de eso se decidirá si se registra y se da aviso a la autoridad”.

AMENAZAS. El 40% de las amenazas contra los periodistas pro- vienen de las autoridades de los tres niveles de gobierno, revela Nicolás Juárez.

REPORTAR AMENAZAS

Por otra parte, destacaron que esta aplicación no sólo es para periodistas amenazados, sino también para revisar los reportes de amenazas que se están generando y estar al pendiente de cada uno de los compañeros en riesgo.

“Lo importante es que denunciemos y utilicemos esta herramienta cuando vengan estas amenazas, que no nos quedemos con ellas nosotros solos. En el 99 por ciento de los casos, los compañeros se quedan con la amenaza, no le dan aviso a nadie, pero queremos que sepa que le podemos ayudar”, aclara Nicolás Juárez, al referir que pese a que en la aplicación existe la posibilidad de enviar alertas a dos personas de la confianza de cada uno de los informadores, se prefiere no preocupar o molestas a nadie.

“El único dato oficial que tenemos son los compañeros asesinados, no tenemos registro oficial de cuántos fueron previamente amenazados; ahora con esta aplicación estamos en la posibilidad de poder darle el aviso a los compañeros, a la misma autoridad, y así estar en la posibilidad de evitar algún desenlace fatal”, sentencia Íñiguez González.

“Tenemos en la aplicación este botón para generar un reporte de amenazas, lo importante es que se puedan reportar todas las amenazas que se registren”.

Alerta Prensa cuanta con tres niveles de reportes. El primero, cuando la amenaza es en contra del ambiente laboral, si lo amenazan con correrlo de su medio, de cerrarle o afectar su propio medio; el segundo, es si la amenaza es contra su integridad física o moral, porque también se le amenaza denostándolo, tratando de afectar su credibilidad; y la tercera, cuando al periodista se le amenaza en su entorno, sea familiar, laboral.

“Creemos que con estos reportes se genera la segunda parte de la plataforma que es un mecanismo para poder visibilizar el problema de la violencia en contra de los periodistas, Y existe la página también alertaprensa.mx, en lal cual se registran todas estas amenazas que se presentan y ahí se genera una base de datos para poder identificar en qué estados, en qué municipios existe más cantidad de periodista amenazados”, destacó Rubén Íñiguez.

 

“Estamos solos”: Rubén Íñiguez

Para Rubén Íñiguez González, secretario general del Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores, los periodistas en el país se encuentran en un desamparo total, solo por ejercer el oficio de informar a la sociedad hechos que afectan a la misma.

“Los principales ataques hacia los periodistas se dan cuando algún reportero, periodista, señalamos a algún funcionario de un gobierno municipal, estatal o federal por algún acto de corrupción o tratos con el crimen organizado, generalmente nos ponemos en el ojo del huracán. Nosotros no cometemos los delitos, pero pareciera que las autoridades nos persiguen como criminales, cuando solo damos a conocer las cosas buenas, pero también señalamos las cosas malas que cometen funcionarios de los gobiernos de los tres niveles, de los políticos, las personas públicas, esa es nuestra chamba y es lo que hacemos”.

Destacó que la UNESCO ya diseñó un protocolo para la protección de periodistas, mientras que aquí el gobierno federal “ni siquiera nos pela. Hay compañeros periodistas en distintas latitudes de nuestro país que de alguna manera han manifestado su disentir con el gobierno y luego son levantados para luego encontrarlos muertos, el problema es la impunidad, y el gobierno federal ni las condolencias para las familias les da.

“Al final del día, no tenemos mayor mecanismo de protección más que la bendición de Dios; peor el asunto para nuestros compañeros ateos… a ver qué nos toca”.

 

Post relacionados

Zapopan garantiza el bienestar de las personas adultas mayores

Opinión Política

Rocío Corona Nakamura: La imbatible

Opinión Política

Asamblea de la SIP escuchó la voz de los periodistas en exilio

Opinión Política

Dejar un comentario