Opinión Política
OPINIÓN

El futuro nos alcanzó

Por Carlos E. Martínez Gutiérrez

Consultor en Desarrollo Urbano y Vivienda

@carlosemgtz

A unas cuantas semanas de la época de estiaje, el tema del abastecimiento del agua sigue siendo un dolor de cabeza para los gobiernos y más aún para la población en general; siguen pasado los meses y los años, y el problema año con año va en aumento sin que veamos una solución real y de fondo al respecto.

Hace más de diez años se modificó el artículo cuarto de la Constitución con el objetivo de ser un mandamiento de carácter obligatorio para que toda persona tenga el derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible, y el Estado lo debe de garantizar.

Además del mandamiento constitucional, nuestro país es firmante de la agenda 2030 de la ONU Hábitat donde se estableció aumentar considerablemente el uso eficiente de los recursos hídricos en todos los sectores y asegurar la sostenibilidad de la extracción y el abastecimiento de agua dulce para hacer frente a la escasez de agua y reducir considerablemente el número de personas que sufren falta de agua.

A medida que pasa el tiempo, nos damos cuenta de que el problema es más agudo y su solución requiere grandes obras y, por supuesto, cantidades importantes de recursos económicos que no están contemplados en los presupuestos de los gobiernos, aunque la Constitución lo mandata y establece que la solución corresponde a la Federación, las entidades federativas y los municipios en conjunto, pareciera que los diferentes ordenamientos y acuerdos son letra muerta y solo buenas intenciones.

Aunado a lo anterior, las lluvias son significativamente menores a los niveles normales registrados, lo que ocasiona graves desequilibrios hidrológicos. El calentamiento global también juega un papel importante, para el 2050 México será uno de los 10 países donde aumente más la escasez debido al cambio climático y la rápida urbanización, según un estudio publicado en la revista especializada Nature que publica las mejores investigaciones internacionales.

 

 

Post relacionados

La gran oportunidad del “nearshoring”

Opinión Política

Me Opongo Terminantemente

Opinión Política

Alfaro frente al espejo

Opinión Política

Dejar un comentario