Opinión Política
OPINIÓN

El escenario 2024 en Jalisco

NOTA DEL EDITOR

Por Julio César Hernández

@jcentresemana

En las últimas semanas se han difundido una seria de encuestas sobre las preferencias electorales en Jalisco rumbo a la elección del próximo gobernador en 2024, y en la mayoría de ellas el partido Morena se coloca por encima del actual partido gobernante, Movimiento Ciudadano, o en un empate técnico. Para no pocos, el resultado es sorpresivo.

Sin embargo, especialistas en el tema hacen ver que para estas fechas del 2020, antes de las elecciones intermedias del 2021, el escenario político-electoral era similar: un Morena encabezando las preferencias ciudadanas, que, sin embargo, se modificó llegado el momento en que se tuvo que poner el nombre y apellido de sus candidatos a cada uno de los partidos contendientes, ya sea a las presidencias municipales o diputaciones federales y locales.

Efectivamente así fue, pero ese panorama se modificó prácticamente ya entradas las campañas, pues se asegura que al cierre de ese 2020 en la casa naranja se tenían datos de que la tendencia electoral no le era favorable a Movimiento Ciudadano, de ahí parte del origen del desencuentro del gobernador Enrique Alfaro Ramírez con el Grupo Universidad, que ya había dado los pasos para crear su propio partido político, hoy Hagamos. Se pretendía que la alianza MC-Grupo UdeG se mantuviera hasta después de los comicios, lo que no sucedió.

Si bien cuando Morena le puso nombre a sus candidatos a los diversos cargos de elección popular en juego, el escenario tan favorable que tenía a mediados de aquel año 2020 se fue modificando, la verdad es que fue el operativo “voto útil” el que terminó favoreciendo ampliamente a los candidatos naranjas ante aquella advertencia de que Morena era un peligro para México, y que el único partido que le podía ganar en Jalisco era precisamente MC.

La ciudadanía nunca reflexionó en que una cosa era una mayoría legislativa de Morena en la Cámara de Diputados, con la que el partido del presidente López Obrador hubiera podido sacar adelante cualquier reforma constitucional sin necesidad de requerir votos de la oposición, y otra el triunfo de Morena en diputaciones para el Congreso del Estado o las presidencias municipales. El miedo imperó por parejo y hubo distritos y alcaldías que MC ganó por muy amplio margen.

¿Estamos en una situación similar a hace dos años? ¿La ventaja electoral que hoy registra Morena en las encuestas se irá diluyendo cuando se conozca nombre y apellido de sus candidatos o el desgaste de los gobiernos de Movimiento Ciudadano y los yerros cometidos por sus diputados terminarán pesando más que cualquier susto que se le pretenda generar a la ciudadanía?

Hay que reconocer que el escenario electoral del 2024 será muy distinto al del 2020. Para empezar, habrá candidatos presidenciales que podrían influir en las decisiones ciudadanas locales; habrá candidatos al Senado de la República que también tendrán peso a lo largo y ancho del estado; y habrá candidatos a las alcaldías que podrían determinar el resultado en los municipios.

Por ejemplo, la decisión ciudadana podría no ser la misma si el abanderado presidencial de Morena es Claudia Sheinbaum a si lo fuera Marcelo Ebrard, como tampoco será lo mismo si el candidato de la coalición “Va por México” es Enrique de la Madrid, Santiago Creel o Beatriz Paredes. Y qué decir si Movimiento Ciudadano decide jugar solo y su candidato es Luis Donaldo Colosio, Samuel García o el propio Enrique Alfaro. Incluso, ¿qué pasaría si Ebrard es candidato presidencial de MC y el Verde Ecologista, en caso de que Morena se decida por Sheinbaum?

No hay duda que ahora hay muchos factores que jugarán en favor o en contra de MC y de Morena en Jalisco. Y si no, al tiempo.

 

Post relacionados

El arte urbano y el derecho a participar de la vida cultural

Opinión Política

50 años de la Ley de Monumentos

Opinión Política

Posdata: Imparcialidad y neutralidad electoral

Opinión Política

Dejar un comentario