Opinión Política
OPINIÓN

A “congelar” la “grilla”

ENTRE SEMANA

Por Julio César Hernández

@jcentresemana

Estas dos semanas de asueto -Santa y de Pascua- permiten abrir un paréntesis en la desatada sucesión electoral para la presidencia de la República y el gobierno del Estado, pero posiblemente a todos los protagonistas de estos dos escenarios les sirva para “recargar pilas” y regresar con todo en vísperas de que se llevan a cabo las elecciones en Coahuila y el Estado de México, para posteriormente “pisar el acelerador” y que comencemos a ver más claro qué futuro les depara a cada uno de ellos.

En los días previos al periodo vacacional, estuvieron por tierras tapatías los aspirantes morenistas Ricardo Monreal, Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard, además del ex gobernador de Oaxaca y aspirante presidencial, me imagino que por la alianza Va por México, dada su extracción priista, Alejandro Murat.

En términos locales, el presidente municipal de Guadalajara, Jesús Pablo Lemus Navarro, nos ofreció otro capítulo más de su desencuentro con los demás aspirantes a la candidatura al gobierno del Estado, y se entramaron en un símil futbolero entre defensas y delanteros, entre pases, goles y autogoles, al tiempo de que en la renovación de las dirigencias municipales metropolitanas de Movimiento Ciudadano se dieron muestras del “músculo” de los alcaldes Lemus y Arturo Zamora se cargan. Con mucho, el de Tlajomulco aventajó al de Guadalajara.

En el caso de las “corcholatas” morenistas, la visita que pasó prácticamente desapercibida y con poca difusión fue la del senador Monreal Ávila pues además de que fue con eventos vespertinos, no dejó nada digno de recordar, aunque los eventos que encabezó fueron la toma de protesta de quienes se presumen serán, en su momento, los impulsores de su aspiración a la presidencia de la República.

Casos diferentes fueron los de Sheinbaum Pardo y Ebrard Casaubon, quienes también se dieron un “entre” para ver quién lograba tener una mayor convocatoria de simpatizantes y, al parecer, quien sacó ventajas fue el secretario de Relaciones Exteriores, pues mientras la jefa de Gobierno de la Ciudad de México tuvo una buena presencia de estudiantes en el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades de La Normal, el Canciller logró casa llena tanto en el Paraninfo de la Universidad de Guadalajara, con estudiantes y académicos, como en la sede de la Cámara de Comercio, donde se congregaron figuras políticas y representantes sociales.

En el terreno de los discursos, el de Claudia Sheinbaum fue más académico, muy dirigido a su público estudiantil, al que se trató de “echar a la bolsa” al decirse “hija de la Universidad de Guadalajara”, toda vez que su padre estudió en esta institución. En cambio, Marcelo Ebrard, aprovechando la temática de su libro “El camino de México”, planteó como tema central de su proyecto el crecimiento de la clase media en México, lo que le valió el aplauso de la concurrencia.

Pero, además, como todo un rockstar, en la Canaco se ofreció a firmar cada libro que adquirieron los asistentes, y se “armó la grande” ante la voracidad con que sus simpatizantes se abalanzaban para que les escribiera una dedicatoria. Ni los elementos de seguridad se dieron abasto para tratar de controlar a la marabunta. Pero de ahí no pasó.

Ahora hay que esperar a que transcurran estas dos semanas, descansar de la “grilla” y de los “grillos”, distraernos con temas de la temporada, porque sin duda alguna que al regreso de este período entraremos a un nuevo torbellino pre electoral que nos volverá a sumir en la especulación y en más de un conflicto entre los aspirantes al poder, tanto nacionales como locales.

Y si no, al tiempo…

 

 

Post relacionados

La ley a la expectativa

Opinión Política

El otro Jalisco

Opinión Política

El PRI en su laberinto

Opinión Política

Dejar un comentario