Opinión Política
ANÁLISIS

Ni “Alianza” ni “Unid@s” para el 2024

Los dirigentes partidistas de la “Alianza Va por México” ignoraron a los organismos de la sociedad civil en la definición del manejo de las candidaturas para este año y el 2024, lo que generó molestia entre los empresarios Claudio X. González y Gustavo de Hoyos, quienes exigen sean escuchados para el proceso de selección de los candidatos futuros.

 

Por Julio César Hernández

Prácticamente desapercibido pasó el rompimiento entre los empresarios Claudio X. González y Gustavo de Hoyos con los dirigentes de los partidos Acción Nacional, Revolucionario Institucional y de la Revolución Democrática, Marko Cortés, Alejandro Moreno y Jesús Zambrano, respectivamente, y quienes para las elecciones intermedias del 2021 jugaron con la coalición “Va por México”, impulsados por la plataforma “Sí por México”.

Después de estos comicios, en donde la alianza logró frenar a Morena y evitar que consiguiera la mayoría calificada en la Cámara de Diputados, la relación entre los empresarios y los políticos comenzó a enfriarse, hasta que en octubre del año pasado los primeros decidieron lanzar otro frente contra la Cuarta Transformación y el lópezobradorismo bajo el nombre de “Unid@s”, en donde ya no fueron protagonistas los dirigentes tripartistas sino figuras como el diputado sin partido Emilio Álvarez Icaza; el senador Gustavo Madero; el panista Carlos Medina Plascencia y dirigentes de otros organismos no gubernamentales.

Después de eso, no se supo de algún nuevo encuentro entre X. González, De Hoyos y los presidentes de los tres partidos.

No fue sino hasta ahora que Cortés, Moreno y Zambrano acordaron la forma en que jugarán las elecciones de este año en Coahuila y el Estado de México, así como las próximas del 2024, particularmente en lo que corresponde a las candidaturas a la presidencia de la República y al gobierno de la Ciudad de México, cuando los empresarios pusieron “el grito en el cielo” por no haber sido convocados a este acuerdo como representantes de la llamada “sociedad civil”.

Y, efectivamente, al acuerdo entre el PAN, PRI y PRD, en el que definieron que el segundo se encargaría de las elecciones en Coahuila y el Estado de México y el primero de las del año próximo para la presidencia y la Ciudad de México, no fueron convocados ni Claudio X. González ni Gustavo de Hoyos, y mucho menos representantes de otros organismos no gubernamentales, lo que generó la inconformidad y el reclamo de estos dos últimos.

EMPRESARIOS PROTESTAN

En su cuenta de Twitter, el 13 de enero Gustavo de Hoyos escribió al respecto:

“Se anunció la continuidad de la coalición #VaPorMéxico: Lo bueno: PAN, PRI y PRD estarán aliados en las elecciones de 2023 y 2024. Lo malo: No están todos los partidos opositores. MC debe estar a bordo. Lo feo: Sin consenso ni presencia de la sociedad civil. Y solos no les alcanza”.

A su vez, “Unid@s” publicó un desplegado firmado por diversos organismos ciudadanos, en el que además de celebrar el acuerdo asumido por los tres partidos políticos para ir en alianza en los comicios de este y el próximo año, proyectaron su desacuerdo en que solamente los partidos políticos hayan decidido como definir las candidaturas son tomar en cuenta a dichas organizaciones no partidistas. En este renglón, en el desplegado manifestaron:

“En cuanto a las candidaturas para dichas elecciones, nos parece indispensable que los partidos coaligados tomen en cuenta el parecer de la ciudadanía. Dichas candidaturas no deben ser producto de arreglos cupulares, deben ser legitimadas de la manera más amplia posible. Sólo esa legitimación dará a dichas candidaturas la competitividad necesaria para ganar. A ese efecto, estamos desarrollando -en el seno de un Comité Técnico- propuestas de método de selección que habremos de presentar a consideración de los partidos y de la opinión pública en las próximas semanas. Nuestro compromiso con la democracia tiene que ser completo y las y los candidatos de la Coalición deben ser electos por una vía abierta y democrática”.

PARTIDOS “PINTAN SU RAYA”

Sin embargo, al parecer los dirigentes partidistas ya no están dispuestos a estar en manos de estos personajes de la iniciativa privada y es por ello que decidieron tomar las decisiones ya conocidas respecto a qué partido corresponderá la organización de la selección de los candidatos para los comicios ya mencionados.

Y así lo confirmó el presidente del PAN, Marko Cortés, durante una entrevista radiofónica con el Grupo Imagen, en donde afirmó que Claudio X. González y Gustavo de Hoyos no son sino unos actores más en este proceso y que su opinión no es sino una opinión de las muchas que ellos escucharán, pero que no necesariamente están obligados a atender.

A diferencia de los encuentros que sostuvieron antes de los comicios del 2021, cuando la voz cantante la llevaban X. González y De Hoyos, ahora todo indica que serán Marko Cortés y Alejandro Moreno los que decidan los pasos que deben de dar, pues incluso han hecho a un lado a Jesús Zambrano, lo que ya provocó que éste se quejara y se dijo dispuesto a no dejar que minimicen a su partido de la Revolución Democrática.

Seguramente que estos organismos ciudadanos han levantado la voz, no sólo porque no fueron tomados en cuenta para la definición de las candidaturas, sino porque pretenden que no pocos candidatos sean integrantes de la sociedad civil y no necesariamente militantes de cualquiera de los tres partidos en coalición. Y un ejemplo de ellos es el del propio ex presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, quien aquí en Jalisco, declaró que quiere ser candidato a la presidencia de la República.

Quizás esto es lo que pretenden evitar los partidos políticos, que sean estos organismos de la sociedad civil los que pretendan imponerles candidatos a los cargos de mayor trascendencia como son la presidencia, la jefatura de la Ciudad de México y hasta a algunas gubernaturas de las nueve que estarán en juego.

Por el momento, este escenario se encuentra en un paréntesis, pues las candidaturas a los gobiernos de Coahuila y el Estado de México ya están definidas, y ahora el siguiente paso será promover la mayor participación ciudadana antilópezobradorista para evitar que en estos estados gane Morena, no obstante que existen sospechas de que pudiese existir un arreglo al más alto nivel para que la coalición Va por México se quede con ambas entidades.

Lo importante vendrá después, cuando entren de lleno a la definición de las candidaturas para el 2024.

 

 

Post relacionados

Las fichas se mueven en la mesa partidista

Opinión Política

Encuestas en tiempos de campaña

Opinión Política

2024: La oposición en su laberinto

Opinión Política

Dejar un comentario