Opinión Política
ANÁLISIS

Monreal, en sentido contrario a López Obrador

El senador y ex gobernador de Zacatecas planteó sus posturas sobre la Guarda Nacional, la militarización del país, las energías limpias y el INE, que “chocan” con el proyecto que impulsa López Obrador desde la 4T.

 

Por Mario Díaz

“No somos iguales”, dice Andrés Manuel López Obrados cada que tiene oportunidad para, a su entender, separarse de los gobiernos anteriores, pero en materia del relevo presidencial es una vil copia al carbón de lo que fuera el presidencialismo del Partido Revolucionario Institucional: él decidirá quién será el candidato de su partido Morena, aunque argumenten que salió del resultado de encuestas o consulta al pueblo bueno.

Esto ha desatado una contienda interna entre los aspirantes y suspirantes por el relevo en la presidencia. Cada uno va desplegando estructuras en varios estados que les garanticen el apoyo necesario para, de ser ciertas estas encuestas salir, de la mejor manera.

Lo anterior lo dejó muy en claro el senador de Morena, Ricardo Monreal Ávila, quien asegura que las condiciones están dadas para ser el próximo candidato de su partido a la presidencia de México, y aunque reconoce que su nombre no está mucho en el discurso de López Obrador, lo atribuye más a estrategia electoral que a falta de consideración; “soy el arma secreta”, asegura.

De visita en Jalisco a invitación de la agrupación política Confío en México, el también ex gobernador de Zacatecas prácticamente dibujó un cambio de dirección en muchas de las posturas del líder moral de la 4T: Guardia Nacional con mando civil, apoyo a las energías limpias y dejar de usar combustibles fósiles; y destacó no tener pleito casado con el INE y sus integrantes, mientras destacó que la estrategia de seguridad debe de ser revisada.

 

Guardia Nacional

Sobre la intención que mantiene López Obrador para que el mando de la Guardia Nacional pase al control de la Secretaría de la Defensa Nacional, Monreal Ávila pintó su raya y aclaró:

“Hace tres años creamos un cuerpo de élite civil aprobado por unanimidad denominado Guardia Nacional; sin embargo, ahora en el Senado se integró un grupo plural, un representante de cada grupo parlamentario para revisar la estrategia de seguridad pública.

“El tema de seguridad pública o de inseguridad es una asignatura pendiente. Soy de los que piensa que sí se requiere una revisión profunda de nuestra estrategia y el Senado no va a rehuir a hacerlo, porque es nuestra facultad constitucional. No obstante que se piense que está bien y que la estrategia es la correcta por parte del gobierno, diría que es conveniente mejorar, revisar y enriquecer esta estrategia.

“Sostengo que en las últimas dos décadas de este flagelo, de este cáncer, ha venido el aumento el control del crimen en territorios, pero también de actividades como el cobro de piso, extorsión y amenaza.

Adelantó que está por presentar el eje de acción de seguridad y justicia, dentro de su estrategia de convencer a sus correligionarios para ser el próximo candidato al gobierno de la República. Insistió en que se debe de consultar con expertos y ciudadanos para reconsiderar y aplicar una mejor estrategia en este rubro.

CONSEJO. El senador aconsejó que nunca hay que pelearse con el presidente.

“EL PLAN B NO TENGO HASTA ESTE MOMENTO. VEO UNA OPOSICIÓN DISPERSA, AISLADA, DÉBIL, SIN ESTRATEGIA; LA RESPETO. CREO QUE TODOS LOS PARTIDOS ESTÁN INSISTIENDO EN PRESENTAR CANDIDATOS, (PERO) NI ELLOS ME HAN BUSCADO NI YO HE TOCADO PUERTAS DE ELLOS PORQUE ESTOY CONCENTRADO EN UNA LUCHA AUTÉNTICA, LEGÍTIMA QUE ME DA LA HISTORIA DE 25 AÑOS DE LUCHA”.

Militarización

Reiteró que el tema de militarizar la Guardia Nacional o no, será clave en los próximos meses, aunque la iniciativa que el presidente ha anunciado no ha llegado al Senado y se ignora su contenido, simplemente ha destacado algunas pinceladas generales.

“Vamos a esperar que nos llegue como Cámara de origen. Él anunció que podría ser mediante un decreto el traslado de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional, (pero) no es correcto desde el punto de vista constitucional. Para el cambio de la naturaleza jurídica de la Guardia Nacional se requiere modificar la Constitución, y creo que lo más correcto sería el envío de esta iniciativa y el Congreso decidir si se aprueba o no”.

Agregó que se espera una discusión amplia y respetuosa sobre el tema de seguridad entre la que se plantea la Guardia Nacional, puntualizando que a su juicio el mando debe permanecer bajo un ente civil, que fue lo que se aprobó hace tres años.

 

INE, el árbitro electoral

En el tema de la intención presidencial de desaparecer al Instituto Nacional Electoral, y con ello a los consejeros que lo integran, Ricardo Monreal también se desmarcó de este pleito promovido por el propio Andrés Manuel.

“Mi opinión es que el INE ha cumplido medianamente su tarea. No soy adversario a ultranza del INE ni tampoco estoy en el grupo que pide la eliminación de todos (los consejeros); el INE ha cumplido medianamente su trabajo”, señaló.

Adelantó que se avecina una fuerte discusión que se dará en las dos cámaras del Congreso de la Unión, tanto en la Cámara de Diputados como entidad de origen de esta iniciativa y de lograr la mayoría calificada pasaría a la Cámara de Senadores.

 

Energías limpias

En materia energética, Monreal Ávila se aleja de los postulados del de Macuspana y le hace un guiño a Estados Unidos.

“Tenemos un compromiso internacional con energías limpias para el 2030 que vamos a empezar a dejar de usar los combustibles fósiles, el petróleo, el carbón y no nos estamos preparando; las energías limpias son indispensables y el estado mexicano no tiene capacidad económica para atender este problema, hay que escuchar, atender e invitar a inversionistas extranjeros y nacionales para hacer esta tarea con marcos jurídicos aceptables y estado de derecho, seguridad jurídica para quienes deseen invertir”.

Al respecto comentó que mantienen encuentros con senadores de Estados Unidos para ir analizando esta situación.

Destacó también que en el estado de California se acaba de declarar que para el 2035 ya no se habrá autos con combustión fósil. “Estarán prohibidos los autos que usen combustible, es el primer estado que ha dicho que en el 2035 no habrá un solo auto de combustión de uso de gasolinas, todos, el 100 por ciento serán eléctricos, y en México no estamos preparándonos para esta transferencia.

“Ese cambio que será muy fuerte y para lo que solo faltan ocho años. 2030 es nuestra fecha, son retos que tenemos que enfrentar, son tratados internacionales con los que México se comprometió, debemos de impulsar las energías limpias (en este punto desató una serie de aplausos de los presentes) como la solar, eólica, térmica, hídrica todas y ya nos llegó la hora para enfrentarnos a estos retos”.

 

Conciliación, no confrontación

Y como para que no quede duda alguna, Ricardo Monreal expuso que aunque no es parte del círculo cercano de Andrés Manuel a quien dijo estimar y respetar, tampoco se ha planteado la posibilidad de ser candidato independiente ni de representar a una alianza. Está, a su decir, enfocado a Morena en donde quiere ganar la candidatura “a la buena”, aunque aclaró que tampoco es iluso y no se autoengaña.

Dejó en claro que comparte la izquierda socialdemócrata que se practica en los países nórdicos, Suecia, Suiza, Dinamarca, y que por el contrario se aleja de la izquierda de otros países como Venezuela.

“Me convertiría en el presidente de la reconciliación, atenuaría los efectos de la crispación y confrontación, mejoraría la relación con la clase económica, mejoraría la relación con los universitarios y mejoraría la relación con la clase media, con los medios de comunicación, asociaciones civiles.

Y se pronunció a favor de los “aspiracionistas” a los que López Obrador critica:

“El que tengas un sueño de tener una casa modesta, un carro modesto, un empleo bueno y que puedas disfrutar cada año ir de vacaciones, eso no es malo, es parte de la aspiración de mejor calidad de vida que no puedes eliminar”.

 

Federalismo sin pleitos

Ante la ríspida relación que existe entre el ejecutivo federal con el ejecutivo estatal, Monreal también suaviza su postura, como dejando su mano extendida hacia la del gobernador Enrique Alfaro:

“Cuando un gobernador, gobernadora, se pelea con el presidente, siempre le va mal a los estados, no conviene el pleito, hay que tener una buena relación aunque se luche por mantener el respeto a la entidad federativa. En este país, frente al centralismo real, es un suicidio pelearse con el presidente de la República desde un estado, sobre todo porque depende en un gran porcentaje de las participaciones federales.

“Esos pleitos no se ganan nunca, se pierden siempre y no conviene porque quien sufre es la población, el desarrollo regional; si estuviéramos en otro sistema con un federalismo auténtico, no sería motivo de fricción sino de aplicación de la ley en materia de recursos propios, impuestos propios, recaudación propia, pero la Ley de Coordinación Fiscal fue hecha para centralizar todas las actividades económicas que provocan y promueven desarrollo y captan impuestos”, concluyó.

Post relacionados

“Jalón de orejas” de Adán Augusto a morenistas

Opinión Política

“Truena” en MC conflicto rumbo al 2024

Opinión Política

¿Qué valiente tomará las riendas de Morena?

Opinión Política

Dejar un comentario