Opinión Política
ANÁLISIS

La “guerra” de 60 días por las alcaldías

A diferencia de contiendas anteriores, hoy se advierte una contienda cerrada por las presidencias municipales. La zona metropolitana se le complica a Movimiento Ciudadano, y la oposición espera dar el “campanazo” apostándole a la marca Morena.

 

Por Julio César Hernández

“Te quiero bien Guadalajara”, dice en su lema de campaña Verónica Delgadillo González, candidata de Movimiento Ciudadano a la presidencia municipal de la capital, mientras su principal adversario, José María “Chema” Martínez Martínez, enarbola la frase de que “Guadalajara no se vende, no se rompe y no se raja”; y Diana González, candidata de Fuerza y Corazón por Jalisco, le apuesta a una “Guadalajara sin miedo”.

En Zapopan, Juan José Frangie Saade, que busca la reelección ahora pretende llevar al municipio “A otro nivel”, como eslogan de campaña, en tanto su adversario de la coalición Sigamos Haciendo Historia, Pedro Kumamoto Aguilar tiene como objetivo llevar a la ex Villa Maicera “Un gobierno que sea reflejo de su gente” o “Un mejor Zapopan para la gente”. Más atrás viene Oscar Santos Rizo, candidato de Fuerza y Corazón por Jalisco.

En Tlaquepaque, Citlalli Amaya, por Movimiento Ciudadano, busca reelegirse bajo el lema de “Tlaquepaque merece lo mejor”, mientras su contrincante de Morena y aliados, Laura Imelda Pérez Segura asegura que “La transformación es segura”.

Allá por “donde el sol sale”, en Tonalá, el alcalde con licencia y quien apuesta a reelegirse, Sergio Chávez Dávalos, convoca a que “Seguimos con el que sí trabaja”; Oswaldo Bañales, candidato de Fuerza y Corazón por Jalisco, se presenta como “4×4. Nada termina. Todo comienza”, en tanto el abanderado de Movimiento Ciudadano, Francisco Arana ofrece “Una nueva historia”.

Así es como los aspirantes a gobernar cada uno de estos cuatro municipios que otrora integraban el área metropolitana de Guadalajara se presentan ante los electores, y a los que ahora se les han unido los candidatos de municipios que ya fueron integrados a esta metrópoli como Tlajomulco y Zapotlanejo, donde los aspirantes que van en “caballo de hacienda” sin nadie que les haga sombre enfrente son Gerardo Quirino Velázquez y Gonzalo Álvarez, respectivamente.

A diferencia de comicios municipales de muchos años atrás -quizás nos podemos remontar a las elecciones del 2012-, hoy se avizora una contienda cerrada y competida, en donde como en aquel año -cuando gobernaba Acción Nacional- el partido en el gobierno, ahora Movimiento Ciudadano, resiente el peso y el desgaste de ejercer el poder, amén de que hoy se enfrenta no sólo a una marca muy bien posicionada como es la de Morena -el partido que gobierna el país-, sino que la suma de cuatro partido más -Verde Ecologista, Del Trabajo, Futuro Jalisco y Hagamos Jalisco- hace mucho más competida la elección, como así lo reconocen sus propios candidatos.

COALICIÓN. Diana González contiende “cuesta arriba”.

EL PARTIDO DEL GOBIERNO

En términos generales, el partido Movimiento Ciudadano ha emprendido una campaña que ofrece al electorado seguir haciendo “buenos gobiernos” y se ha enfocado al trabajo local, a promover a sus candidatos a las presidencias municipales y a las diputaciones locales, desligándose prácticamente de la campaña nacional, sin hacer ninguna relación de sus abanderados con el candidato a la presidencia de la República, Jorge Álvarez Máynez, como sí lo hacen con sus respectivas candidatas presidenciales los aspirantes de las coaliciones Sigamos Haciendo Historia y Fuerza y Corazón por Jalisco.

Movimiento Ciudadano parece decidido a resurgir nuevamente desde los municipios jaliscienses, tras los diferendos que el gobierno estatal ha tenido con la dirigencia nacional encabezada por Dante Delgado Rannauro y la resistencia a apoyar la candidatura de Álvarez Máynez, lo que ya les costó que, al no atender un llamado del Instituto Nacional Electoral para reacomodar sus candidaturas al Senado por razones de género, la de Alberto Esquer Gutiérrez fuera cancelada.

La apuesta de Movimiento Ciudadano y sus candidatos a las alcaldías ha sido enfocarse al trabajo hecho en los municipios que hoy gobiernan, y a tratar de ser nuevamente competitivos en aquellos que alguna vez gobernaron, pero que hoy están en manos de otros colores, como Tonalá y Puerto Vallarta que gobierna Morena.

Salvo en Tlaquepaque donde la marca “naranja” se ha desgastado seriamente ante el cacicazgo impuesto por la ex alcaldesa y hoy diputada federal, María Elena Limón García, y eso ha colocado a su candidata Citlalli Amaya en el riesgo de no reelegirse -de acuerdo a la percepción que se registra en el municipio-, en Guadalajara y Zapopan el resultado es de pronóstico reservado.

DESGASTE. Citlalli Amaya, de MC, a contracorriente por la reelección en Tlaquepaque.

Entre los propios emecistas de ambos municipios hay escepticismo, desconfianza y temor por no lograr un buen resultado, no obstante que Verónica Delgadillo y Juan José Frangie son dos buenos perfiles para buscar seguir en el gobierno, mientras que parecen resignados a perder Tlaquepaque y no lograr recuperar Tonalá ni Zapotlanejo.

Delgadillo y Frangie tendrán que “meter el acelerador” y ofertar buenas propuestas a la ciudadanía para poder alejarse de sus más cercanos perseguidores o, incluso, rebasarlos si como dicen algunas mediciones van debajo de sus opositores.

En Tlajomulco, que presumen como la tierra donde nació este movimiento alfarista en 2009 cuando ganó la presidencia municipal Enrique Alfaro, se da por asegurada la victoria de Quirino Velázquez.

En donde buscarán dar la batalla con un popular candidato como Demetrio “El Mochilas” Guerrero es en Puerto Vallarta, donde no obstante los problemas en que se ha visto inmiscuido el alcalde Michel, la población parece estar dispuesta a renovarle la confianza ahora con “Chuyita” López como candidata, quien ya mostró “músculo” en el arranque de su campaña.

En el caso de las encuestas, los resultados juegan para un lado y para otro, pero lo que es cierto es que como marca el partido Morena se ha colocado por arriba de Movimiento Ciudadano, en tanto que al ponerle nombre y apellido a las candidaturas el resultado les favorece o desfavorece a cada partido y no se mantiene a favor de los abanderados de la coalición Sigamos Haciendo Historia de manera general.

CANDIDATA. Verónica Delgadillo, a refrendar la permanencia de MC en Guadalajara.

LA OPOSICIÓN EN LOS MUNICIPIOS

Motivados e impulsados por la aceptación de la marca Morena entre la ciudadanía, los candidatos de la coalición Sigamos Haciendo Historia confían en ser competitivos para ganar varias presidencias municipales de la zona metropolitana, además de las que ya gobiernan como Tonalá y Zapotlanejo. Lograr la victoria en Guadalajara, Zapopan y Tlaquepaque no está lejano, de acuerdo con encuestas y sondeos difundidos en los pocos días que van de campaña.

Esta coalición lleva en Guadalajara y Zapopan a dos perfiles controvertidos como son “Chema” Martínez y Pedro Kumamoto, pero ambos se han posicionado lo suficiente como para poner en aprietos a los candidatos emecistas y abrir amplias posibilidades de triunfo si los estrategas de Verónica Delgadillo y Frangie Saade encuentran la fórmula para sacarles una amplia ventaja cuando menos al cierre de las campañas, porque si no es así entonces cualquier cosa puede suceder.

“Chema” y Pedro han sabido colocarse muy bien en la “ola” guinda que está permeando en la zona metropolitana y que concretamente en el oriente de la capital ha crecido bastante, así como en las colonias populares de Zapopan.

Hasta ahora, las severas críticas que se han emitido en redes sociales en contra de los dos candidatos no les han hecho mella, y si logran cerrar bien esta primera parte de la campaña, podemos decir que ya están del otro lado y buscarán cerrar “a tambor batiente”.

como dirigente de la CROC en Jalisco y al interior de la CROC “ por el bien de la clase trabajadora” 2, conforme se estableció en la reunión del Estado de México”

El Tlaquepaque, Laura Imelda Pérez logró quedarse con la candidatura a la presidencia municipal gracias al apoyo de la dirigencia nacional de Morena y a su cercanía con la candidata presidencial Claudia Sheinbaum, pues la ex diputada Erika Pérez sumaba un fuerte apoyo de la militancia y de la ciudadanía para ser la abanderada.

Laura Imelda hoy tiene la encomienda de terminar con casi diez años del control político desde la presidencia municipal que ha mantenido María Elena Limón, ya sea con ella como alcaldesa o con la actual candidata y presidente con licencia, Citlalli Amaya.

Entre los tlaquepaquenses hay mucha inconformidad en contra del grupo político que actualmente gobierna el municipio que se apuesta será de los que cambien de color el dos de junio próximo.

Donde Morena confía en repetir es en Tonalá y Zapotlanejo, con Sergio Chávez y Gonzalo Álvarez, cuyos gobiernos son bien calificados por sus gobernados y no se advierten riesgos de perder.

SORPRESA. Pedro Kumamoto confía en dar la pelea y ganar en Zapopan.

LOS COLORES MUNICIPALES

Actualmente Movimiento Ciudadano gobierna en 51 municipios, mientras el resto de los partidos lo hacen en los 74 restantes, destacando el PRI en 25 y seguido del PAN con 18 y Morena con 12. El resto de los partidos lo hacen en los demás.

¿Qué tanto se modificará el mapa electoral de Jalisco después del 2 de junio? Difícil pronosticarlo habiendo apenas arrancado las campañas municipales, en donde entrarán también al juego las candidaturas al Congreso del Estado, más que a la Cámara de Diputados. Aquí se verá qué tanto influyen los candidatos a diputados locales y que tanto hacia ellos los aspirantes a las alcaldías.

Por lo pronto, los reflectores se quedan dirigidos a la zona metropolitana de Guadalajara, en donde serán puestos a prueba los gobiernos de Movimiento Ciudadano.

RATIFICACIÓN. Sergio Chávez tendría el camino despejado para su reelección en Tonalá.

 

Post relacionados

Ebrard y Monreal, ¿candidatos de la oposición?

Opinión Política

Movimiento de fichas en el Poder Judicial

Opinión Política

Morena y sus “tres mosqueteros”

Opinión Política

Dejar un comentario