Opinión Política
OPINIÓN

La Ciudad de Mis Hijos

Por Carlos E. Martínez Gutiérrez

Consultor en Desarrollo Urbano y Vivienda

@carlosemgtz

Es una realidad que el clima a nivel mundial ha ido cambiado paulatinamente, manifestándose de diferentes formas y eventos; por supuesto que en nuestro país no es la excepción con las peculiaridades que presenta nuestro territorio, aunado a las omisiones o malas decisiones de las autoridades en turno.

Pero al margen de las omisiones de las autoridades, a través de los años se ha generado una desigualdad que en un principio provocó entre otros factores una migración de las poblaciones pequeñas o comunidades a las ciudades, en busca de oportunidades de desarrollo en todos los sentidos, como estudios básicos, crecimiento económico o satisfactores que mejoraran sus condiciones de vida. En suma, una migración en busca de una mejor calidad de vida.

El crecimiento desmedido de las ciudades y centros de población en los últimos 30 años, provocada entre otros aspectos por la migración a las ciudades, los cambios en las legislaciones, el abandono de la rectoría del estado en materia de vivienda, las políticas públicas donde el estado se convirtió en agente financiero y no proveedor de condiciones para el desarrollo social,  la falta de una planeación sostenible y sustentable de los territorios, las políticas públicas efectivas en materia de ordenamiento del territorio, y la corrupción, ocasionaron que las ciudades crecieron desordenadamente y de una forma horizontal, se vio el crecimiento como un proceso de anexar colonias a las orillas de las ciudades ausente de un desarrollo integral.

El recuento de daños a la fecha, por supuesto, es un crecimiento anárquico de las ciudades, falta de infraestructura y equipamientos, de un transporte público eficiente y eficaz, un fuerte daño en materia ambiental, cambios de usos del suelo de los terrenos agrícolas, tala inmoderada de bosques, impermeabilización de los suelos que permitan la recuperación de los mantos freáticos, la obstrucción y desaparecimiento de ríos, arroyos, cauces de agua, o escurrimientos naturales, la creación de grandes extensiones de pavimentos, la contaminación de cuerpos de agua, pero además una contaminación auditiva, ambiental y visual, por mencionar solo algunos factores que han impactado fuertemente a las ciudades y su entorno.

Otro factor que ha impactado fuertemente y pocas veces tomado en cuenta, es el cambio de patrones de consumo en la sociedad, la mercadotecnia impuso modelos más sofisticados de presentación de los productos y servicios de diferentes tipos, utilizando materiales y empaques pocas veces amigables con el medio ambiente o reciclados, la sociedad en su conjunto los incorporó a su vida diaria generando grandes cantidades de desechos donde las ciudades difícilmente estaban preparadas para albergar su disposición final, la falta de una política ambiental integral por parte de las autoridades locales, la educación y conciencia ambiental por parte de la población, han ocasionado en conjunto severos daños al medio ambiente.

La suma de estos factores, entre otros muchos, por supuesto que han impactado en el comportamiento del clima que hoy estamos viviendo sus manifestaciones atípicas con altas temperaturas o lluvias intensas por mencionar solo algunos ejemplos.

Afortunadamente hay gobiernos que han volteado a ver esta problemática desarrollando planes o programas, pero los retos seguirán siendo los mismos. De poco o nada servirá tener excelentes documentos si no se aplican; se tendrá que dar seguimiento a los instrumentos por parte de las diferentes instancias de gobierno como una política pública transversal, pero, sobre todo, la ciudadanía los debe de conocer, apropiarse de ellos. Desgraciadamente hoy en día su conocimiento y la información se ha quedado en el mejor de los casos en las cupulas empresariales o de organismos de la sociedad, y que difícilmente se han enterado los integrantes de estos mismos, mucho menos la sociedad en general.

La implementación y la participación ciudadana en la instrumentación y seguimiento de los documentos y políticas públicas en pro del medio ambiente hoy en día, resulta por demás de forma estratégica para tener una mejor calidad de vida. Hoy debemos reflexionar: ¿Que voy a hacer para mejorar la calidad de vida de mi ciudad, y qué ciudad les voy a heredar a mis hijos?

 

Post relacionados

Violencia, crimen organizado y elecciones 2024

Opinión Política

Neuroderechos culturales

Opinión Política

¿Qué celebramos con la Independencia?

Opinión Política

Dejar un comentario