Opinión Política
OPINIÓN

Homenaje a periodistas caídos

REFLEXIONES

Por Gonzalo Leaño Reyes

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) es una organización que agrupa a 1,300 periódicos que en total imprimen unos 43 millones de ejemplares diariamente en todo el continente americano. La mayoría de estos periódicos cuenta también con ediciones digitales, lo cual eleva el número de lectores a cifras impresionantes.

Los primeros pasos para la creación de una asociación periodística de las Américas se dieron durante un Congreso Panamericano de Periodistas celebrado en Washington en 1926, pero fue hasta 1942 cuando esta idea comenzó a tomar forma con la creación de una Comisión Permanente durante el Congreso Panamericano que se llevó a cabo en México. Su amplitud y antigüedad nos dan una idea de la influencia e importancia que tiene la SIP en el mundo periodístico.

Es por lo anterior que resulta muy significativo el hecho de que un jurado integrado por personalidades internacionales haya concedido el Premio a la Excelencia Periodística 2022 de la SIP a trece periodistas mexicanos que murieron asesinados en lo que va de este año y cuyos nombres son los siguientes: Sheila Johana García Olivera, Yessenia Mollinedo Falconi, Luis Enrique Ramírez, Armando Linares, Juan Carlos Muñiz, Jorge Camero, Heber López Vásquez, Roberto Toledo, Lourdes Maldonado, Margarito Martínez, José Luis Gamboa, Alfredo Cardoso Echeverría y Fredy López Arévalo.

Seguramente, los periodistas caídos hubieran preferido seguir ejerciendo su trabajo que recibir este homenaje póstumo, pero ante la cruda realidad, la SIP está enviando un potente mensaje en el que pone de relieve: 1) La trascendencia de la Libertad de Prensa para garantizar una sociedad democrática; 2) La importancia que tiene el periodismo como sustento de la Libertad de Expresión y de las demás libertades; 3) Un llamado a la sociedad para que proteja el periodismo, como uno de sus más valiosos tesoros sociales, y 4) Un exhorto a las autoridades para que esclarezcan y sancionen a los responsables de tales homicidios y para que dirijan acciones oficiales a la creación de un ambiente de respeto entre el periodismo y ellas mismas.

La SIP ha hecho escuchar su voz en todo el continente y el mundo, y seguramente lo seguirá haciendo durante su Asamblea Anual, a celebrarse en Madrid a finales de octubre.

La designación in memoriam del máximo galardón de la SIP a periodistas mexicanos caídos, responde a uno de sus objetivos permanentes, que es defender la libertad de prensa donde quiera que se impugne en las Américas.

Post relacionados

Décadas perdidas

Opinión Política

La ebullición política en el mes de la patria

Opinión Política

Debate político vs violencia política

Opinión Política

Dejar un comentario