Opinión Política
EDUCACIÓN E HISTORIA

Desarrollan métodos para limpiar agua residual

Recientemente, el Dr. Cuevas ha puesto a prueba el uso de bacterias fototróficas púrpura para el tratamiento de aguas de rastros municipales y con ello lograr la producción de proteínas, con gran valor en el mercado, como recursos para la fabricación de alimentos de piscifactorías.

 

Por Redacción

El grupo de Investigación de Procesos Químicos Sostenibles de la Universidad Autónoma de Guadalajara desarrolla una serie de métodos para “limpiar” el agua residual con la finalidad de que ésta llegue a niveles de calidad para potenciar su aprovechamiento en el riego agrícola y devolver al entorno natural agua libre de contaminantes.

El Dr. Carlos Javier Escudero, profesor-investigador del Departamento de Diseño, Ciencia y Tecnología de la UAG y Miembro Directivo del grupo Young Water Professionals Capítulo México, dijo que el grupo que él encabeza trabaja en colaboración con el Dr. Germán Cuervas Rodríguez, de la Universidad de Guanajuato, para hacer sinergia entre tecnologías biológicas y de oxidación avanzada para la depuración del agua residual.

Recientemente, el Dr. Cuevas ha puesto a prueba el uso de bacterias fototróficas púrpura para el tratamiento de aguas de rastros municipales y con ello lograr la producción de proteínas, con gran valor en el mercado, como recurso para la fabricación de alimento de piscifactorías.

“El agua residual concentrada con materia orgánica no utilizada se ha canalizado a nuestro laboratorio de investigación para darle tratamiento mediante separaciones mecánicas y procesos fisicoquímicos y fotoquímicos con el uso de fuentes renovables como la luz solar, consiguiendo hasta el 90% de la mineralización y a niveles muy cercanos a las necesidades normativas”, dijo.

Actualmente, este grupo se ha centrado en la aplicación de tecnologías avanzadas de depuración biológica del agua residual doméstica mediante la puesta en marcha de reactores de biopelícula de lecho móvil (MBBR), mediante el empleo de membranas con surcos para incrementar el área superficial para el crecimiento de la biopelícula que contiene los microorganismos degradadores de la materia orgánica y lograr resultados superiores a los planeados.

LOS INVESTIGADORES. Actualmente, este grupo se ha centrado en la aplicación de tecnologías avanzadas de depuración biológica del agua residual doméstica

Estas investigaciones buscan a su vez fortalecer las tendencias de sostenibilidad y sustentabilidad de la recuperación del agua y aportar a las tendencias de la “Economía Circular”.

Explicó el Dr. Escudero que existen grandes áreas de oportunidad en materia de tratamiento de agua residual en el país, y por supuesto en Jalisco, donde a pesar de que al año son tratados cerca de 390 millones de metros cúbicos de agua residual municipal y cinco millones de metros cúbicos de agua tipo industrial, aún falta mucho por hacer.

Por mucho tiempo se ha visto a las Plantas de Tratamiento de Agua Residual (PTAR) como un fin último del residuo líquido que mandamos desde nuestros hogares a través del sistema de alcantarillado sanitario. Sin embargo, el panorama está cambiando para bien.

Una de las herramientas que cada vez se hace presente a nivel global para lograr el cumplimiento de los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la ONU es la “Economía Circular”, que se percibe como un modelo crucial para que la economía industrial busque el desarrollo sostenible.

En la economía que prevalece en la actualidad, que es la lineal, aproximadamente el 80% de lo que usamos se desecha directamente una vez usado el producto. Otras investigaciones incluso concluyen que más del 99% del flujo total de material generado para producir bienes de consumo termina eliminándose como residuo dentro de los seis meses después de su uso.

Es por ello que, con la “Economía Circular”, lo que se busca es mantener los recursos, materiales y productos el mayor tiempo posible en la economía con el objeto de minimizar la generación de residuos, mejorar la eficiencia de consumos energéticos e hídricos minimizando el impacto ambiental.

Alrededor del 36% de la población mundial vive en regiones de escasez de agua, en Latinoamérica el 40% de la población carece de una conexión a un sistema de alcantarillado, y apenas cerca del 35% del agua residual colectada es tratada.

Por lo anterior, el desarrollo urbano futuro necesita enfoques que minimicen el consumo de recursos y se centren en la recuperación del recurso, siguiendo los principios de la economía circular. Las corrientes de agua residual deben considerarse un recurso valioso a partir del cual pueden extraerse gran cantidad de materiales de valor agregado.

Diversos estudios han confirmado que el agua residual es una “mina de oro”, dado que de ella se pueden obtener energía, nutrientes, pigmentos, biosólidos, etc. Por lo tanto, las plantas de depuración de aguas residuales deben concebirse como instalaciones de recuperación de recursos valiosos.

Post relacionados

El Derecho Natural, necesario para corregir el relativismo actual

Opinión Política

ChatGPT, herramienta en la educación: Dr. Cambero

Opinión Política

“Aliados”, un proyecto de equipo, no de personajes

Opinión Política

Dejar un comentario