Opinión Política
OPINIÓN

Del Colosio asesinado al Colosio alcalde

NOTA DEL EDITOR

Por Julio César Hernández

@jcentresemana

El próximo jueves 23 se cumplen 29 años del asesinato del entonces candidato del PRI a la presidencia de la República, Luis Donaldo Colosio Murrieta, en Lomas Taurinas , Tijuana, Baja California.

Este aniversario se cumplirá cuando su hijo del mismo nombre, y hoy presidente municipal de Monterrey, se menciona en los corrillos políticos como un prospecto a ser candidato a la presidencia de la República en el 2024, el año en que su padre cumpliría tres décadas de fallecido. Se apuesta a que puede serlo por el partido que lo postuló, pero del que no es militante, Movimiento Ciudadano; por la posible coalición opositora “Va por México”, o hasta sólo por el partido Acción Nacional en una posibilidad de que el joven político rechace ser candidato del PRI, del que Colosio Murrieta fue su dirigente nacional.

La mención de Colosio Riojas como candidato presidencial ha generado una serie de controversias entre quienes consideran que explotar el nombre de su padre es la “llave” que los lleve a Palacio Nacional, y quienes creen que a este joven de apenas 37 años de edad -tenía apenas 8 años cuando perdió a su padre y a su madre Diana Riojas-, está falto de experiencia política y de vida para tomar las riendas de un país como el nuestro. Y a éstos últimos no les falta la razón.

Abogado de profesión, Colosio Riojas cuenta hasta hoy con apenas 3 años y 10 meses de experiencia política: dos años y 5 meses como diputado local y hasta ahora un año y cinco meses como presidente municipal de Monterrey. Pero, además, su paso por el Congreso de Nuevo León fue como el de infinidad de legisladores: sin pena ni gloria. Y hoy su gestión como alcalde de la capital neolonesa ha sido cuestionada por su falta de resultados.

Sin embargo, para algunos basta que se llame Luis Donaldo y se apellide Colosio para “secuestrarlo” -porque eso harían- y enarbolarlo como su abanderado a la presidencia de la República. Pero en todo esto hay un “pero”: ningún partido político serio se ha pronunciado por ser quien postule al ex secretario de la Sedesol en el gobierno salinista como su candidato. Vamos, ni siquiera el propio Movimiento Ciudadano, y su dirigente nacional, Dante Delgado, no ha hecho declaración alguna al respecto, como tampoco de los demás militantes destacados de ese partido, ni de los de Nuevo León ni de los de Jalisco.

Decía el finado exsenador priista Jesús González Gortázar: “Por eso los hacen pandos, porque los montan tiernitos”.

No dudo que al acercarse un aniversario más del asesinato del ex candidato priista Colosio Murrieta, esos grupos interesados que quién sabe de dónde les surgió su extraña y sorpresiva devoción por el hombre de Magdalena de Kino, se vuelquen en las redes sociales a promover el nombre del presidente municipal regio para ser candidato presidencial, pero sin encontrar eco en ningún partido político.

Pero, además, el propio Colosio Riojas no ha caído en la “trampa” de “calentarse” y hacerles el juego a todos esos que lo quieren de candidato…  sin siquiera conocerlo. Por el contrario, Luis Donaldo ha sido prudente y declarado que ser presidente de México no es cosa fácil cuando fue el escenario donde su padre le fue arrebatado.

Creo, incluso, que ya es momento de que el alcalde de Monterrey asuma una firme y clara postura pública sobre si aceptará ser candidato presidencial de cualquier partido que se lo solicite o ya le entró al “juego” perverso de dejar correr las versiones para sacarle “raja política” personal, de grupo o de partido.

¿O acaso sigue instrucciones de su dirigente Dante Delgado?

Al tiempo…

 

Post relacionados

Pagar Impuestos

Opinión Política

La hora de Consejeros y Magistrados electorales

Opinión Política

La FIL, un espacio político y cultural

Opinión Política

Dejar un comentario