Opinión Política
OPINIÓN

Se gobiernan personas y se administran bienes (culturales)

Por Carlos A. Lara 

Dr. en Derecho de la Cultura y Analista de la Comunicación y la Cultura

@Reprocultura

Se gobiernan personas y se administran bienes. Entender esto pasa por comprender que el derecho a la cultura es un derecho humano regulado por la legislación, que tiene como finalidad garantizar el desarrollo integral de los ciudadanos. Lo anterior, a través de la administración de los bienes y servicios culturales que se prestan en la infraestructura cultural que para ello tiene el Estado: museos, galerías, bibliotecas, librerías, archivos, parques, plazas, plazoletas, casas de la cultura. Bienes y servicios como libros, lecturas, conferencias, conciertos, obras de teatro, obras artísticas, tanto en la infraestructura físico como digital, por eso hablamos de bienes y servicios. Entender esto ayuda a no confundirse e intentar resolver problemas de política pública con propuestas de legislación, entre otras tantas cosas.

Este proceso requiere de tres agentes culturales especializados. Uno en legislación cultural, otro en diseño e implementación de políticas públicas y uno más en administración de bienes y servicios culturales, que entienda el funcionamiento de la administración pública y el sector cultural. De este tamaño es el reto de la formación académica en la denominada gestión cultural, si el propósito es resolver problemas y necesidades culturales.

El segundo semestre de este año puede ser una gran oportunidad para miles de agentes cultuales del país interesados en complementar su formación académica en el campo de la Gestión Cultural. En esta profesión en ciernes existen muchos retos, entre ellos el de fortalecer y desarrollar campos de acción concretos en la eficiencia terminal de sus egresados, para dejar de ser una “profesión” en la que todo cabe y que no deja de abrazar objetos de estudio sin pertinencia alguna.

Digo que podría ser una gran oportunidad porque se abrirán varias ofertas académicas. Hablaré de tres en las que participo. La primera es un Diplomado Internacional en Desarrollo Cultural Comunitario con 36 sesiones a distancia a lo largo de cinco meses. Arranca en junio desde la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma de Querétaro y tiene como propósito capacitar promotores y gestores culturales especializados en el desarrollo comunitario, con una amplia formación teórica, mediante un enfoque participativo, privilegiando la planeación de los procesos operativos en la instrumentación territorial. Es dirigido por el maestro José Antonio McGregor y participan destacados profesionales de los diversos campos que abraza la gestión cultural.

El segundo es el primer Diplomado Iberoamericano en Derechos Humanos y Patrimonio Cultural con una pasantía opcional en la ciudad de Jaén, España. Arranca en junio con 120 horas y una duración de dos meses, con el apoyo de la Universidad Autónoma de Tlaxcala y el respaldo de la UNAM, el Centro de Estudios Sociales y Jurídicos Sur de Europa, la UAB de Oaxaca, el Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional y la Secretaría general Iberoamericana. Coordinado por el Dr. Raúl Ávila Ortiz, tiene el propósito de incrementar el conocimiento sobre los conceptos, regulación, formas de administración y principales retos contemporáneos de los derechos humanos y la protección del patrimonio cultural. Cuenta con los especialistas que han desarrollado el derecho cultural en Iberoamérica.

El tercero es un curso de Derecho Cultural para la Gestión. Arranca en octubre desde el Centro Nacional de las Artes en modalidad virtual sin tutores ni acompañantes. Es coordinado por la maestra Luz María Ávila Téllez y tiene como propósito conocer y analizar las diferentes regulaciones jurídicas que involucran los procesos administrativos de la gestión cultural. Los tres ayudan a entender mejor la cultura como derecho y servicio público dentro de la Gestión Cultural ¿A cuál se apuntan?

Post relacionados

Mensajes de los aspirantes

Opinión Política

Derecho a la Vivienda

Opinión Política

Las propuestas en Jalisco, ¿son viables?

Opinión Política

Dejar un comentario