Opinión Política
OPINIÓN

Romo y su maquinaria naranja

LA NOTA DEL EDITOR

Por Julio César Hernández

@jcentresemana

Este fin de semana, el dirigente estatal de Movimiento Ciudadano, Manuel Romo Parra, compartió en sus redes sociales el siguiente texto:

“Hace un año, en la Cuarta Convención Estatal de Movimiento Ciudadano, gracias a la confianza de quienes formamos parte de este proyecto, fui ratificado como coordinador estatal de este instituto político, donde me comprometí a fortalecernos para llegar al 2024 renovados.

“Así lo hemos hecho y seguiremos preparándonos porque en Jalisco continuaremos demostrando que seguimos siendo los mejor organizados, que tenemos las mejores propuestas y los liderazgos más fuertes.

“Desde hace más de 10 años, @MovCiudadanoJal demostró que somos la opción de los ciudadanos y como se lo prometí a @DanteDelgado y a @EnriqueAlfaroR hace un año, cuando se me encomendó la coordinación estatal de este proyecto: seremos el dique que pondrá freno a Morena en el 2024”.

Este fin de semana, puedo decir, comenzó la cuenta regresiva para Romo Parra y todo su equipo de MC, pues estamos a poco menos de un año del proceso electoral del 2024, que será cuando se defina el futuro de este movimiento que, siendo nacional, tuvo un especial y particular crecimiento en Jalisco, de la mano de un puñado de jóvenes que en el 2005 decidió romper con el priismo del que formaban parte y “refugiarse” en un entonces partido que apenas era presencial en el Estado llamado Convergencia, primero, y Movimiento Ciudadano después, siempre .como hasta ahora- bajo la batuta de su fundador y dueño, Dante Delgado Rannauro.

Manuel Romo llegó a la dirigencia de MC poco después de que, contra todo pronóstico y recurriendo al famoso “voto útil” y de “miedo”, agregaría yo, el partido logró sortear con éxito el maleficio que perseguía a los partidos políticos en el gobierno del Estado que perdían las elecciones intermedias, de mitad de sexenio, y refrendaron la victoria en la mayoría de los municipios de la zona metropolitana y la mayoría en el Congreso del Estado. Al frente del partido estaba el hoy secretario de Administración, Ricardo Rodríguez.

Romo llegó a la dirigencia con un enorme reto: renovar y fortalecer la estructura partidista con miras a los comicios del próximo año cuando más allá de los cargos de elección popular de carácter federal que estén en juego, su reto y responsabilidad es que Movimiento Ciudadano refrende el triunfo del 2018 por el gobierno del Estado, en primer lugar; consolidar nuevamente la mayoría legislativa como en el 18 y el 21; y no sólo retener los gobierno municipales hoy en su poder, sino recuperar otros de importancia no menor como Tonalá, Zapotlanejo y Puerto Vallarta, por hablar de los más simbólicos y que hoy están en manos de Morena.

En las semanas más recientes -hasta diría de dos o tres meses atrás-, existe la percepción de que hoy Morena se encuentra a la cabeza de las preferencias electorales a raíz de una serie de encuestas que se han publicitado en las redes sociales y algunos medios de comunicación tradicionales, pero al interior de Movimiento Ciudadano están convencidos de que si bien el gobierno desgasta, aún se encuentran por encima de cualquier otro partido político aunque quizás por un margen menor que en años atrás.

Pero es ahí donde confían no sólo en que lo positivo de sus gobiernos sea tomado más en cuenta por los jaliscienses, sino por el trabajo partidista que Manuel Romo ha realizado desde la casona de la avenida La Paz y sus constantes recorridos por los diversos municipios y regiones del estado creando y fortaleciendo estructura, que sería la base para mantener el gobierno en sus manos. Su organización y coordinación están a la vista, ahora falta ponerla en acción y que en los hechos se demuestra su eficiencia y eficacia.

 

Post relacionados

El Hilo Negro

Opinión Política

Educación, cultura y matria. En ese orden

Opinión Política

Trabajar en el INE

Opinión Política

Dejar un comentario