Opinión Política
OPINIÓN

Que No nos Frene la Legalidad, la Dignidad, la Ética o la Moral

Charlas en la Cafetería del Barrio

Por Alberto Mora

@alberto_mora

-Que bueno que se está exigiendo a las autoridades competentes que por haber plagiado las tesis de licenciatura y doctorado, con base en hechos y pruebas, apliquen la ley y hagan valer la justicia sancionando a la presunta doctora en Derecho que hasta hoy es Ministra en la Suprema Corte de Justicia de la Nación-

-El Artículo 95 de la Constitución dice que para ser ministro o ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se necesita título profesional de licenciado en Derecho expedido por autoridad o institución legalmente facultada, con antigüedad mínima de diez años. Gozar de buena reputación. Que en caso de cometer robo, fraude, falsificación, abuso de confianza y otro que lastime seriamente la buena fama en el concepto público, se inhabilitará para el cargo. Que los nombramientos de los Ministros deberán recaer preferentemente entre aquellas personas que se hayan distinguido por su honorabilidad, competencia y antecedentes profesionales en el ejercicio de la actividad jurídica.

Así arranca la charla en la cafetería del barrio entre dos buenos amigos estudiantes de bachillerato. Dos muchachos de esos que tienen ideales, de los que contrastan el pasado y el presente con lo que puede ser su futuro. De esos que no están contentos con “las distorsiones que imponen a las leyes, aquellos quienes deberían de servirlas” como lo describía el Colosio que ellos no conocieron.

Degustando el fuerte sabor y la intensidad de un espresso combinando con la rica sensación de la base de leche cremada, en un par de flat whites, se sumergen en el tema de plagio en las tesis que para obtener el doctorado y el título de licenciada en Derecho fue sorprendida la ministra Yazmin Esquivel.

-¡Amigo! No se vale -afirmó categórico Juan- ¿Dónde queda la dignidad? Esa cualidad que nos hace valer como personas, la responsabilidad, la seriedad el respeto hacia uno mismo. ¿Qué pasó con la ética? Esas costumbres, las normas que dan valor al comportamiento humano en una comunidad. ¿Qué está pasando con la moral pública? Esas consideraciones objetivas que nos llevan a permitir que alguien dirija o juzgue el comportamiento de las personas en una comunidad.

-Yo creo que esto es una cuestión de legalidad -responde Carlos-. Pero también creo que eso es una cuestión de ética profesional. En un mundo con estado de Derecho, por acusaciones mucho menores vemos que los funcionarios automáticamente toman la decisión de retirarse, aún en casos en que dicen no ser culpables. Siempre por dignidad política deciden retirarse del cargo público. Aquí no es así. Desde el púlpito del poder promueve el amparo de la ley para protegerse, para callar a las autoridades universitarias, para detener la aplicación de la justicia, para poder continuar ejerciendo un poder que ya no le debería retener.

“Debemos reconocer el trabajo de periodismo profesional que se ha realizado. Verdaderamente admirable el trabajo de dos periodistas del periódico “El País”, que sacaron el instinto, y una vez que estaba probada la piratería en la elaboración de la tesis de licenciatura, ellos se enfocaron a la tesis doctoral, donde encontraron la misma práctica plagiaria”.

Juan pide la cuenta, y a manera de conclusión comenta:

-Ya le demostraron su plagio, tanto en la tesis de licenciatura como en la tesis de doctorado, no me parece que haya ninguna duda. Y creo que está haciendo daño en distintas vertientes. A ella y a su familia, al Poder Judicial le pega en la credibilidad, a la UNAM en su administración, docentes y egresados, a la Universidad Anáhuac, a la sociedad en general y a las nuevas generaciones, a las que nos manda un mensaje fuerte y claro: Si para conservar tus privilegios debes renunciar a tus valores, deja atrás tus valores; no permitas que te frene la legalidad, la moral pública, la ética o tu propia dignidad.

En silencio salen estos dos jóvenes. Con la mirada en el horizonte y su cabeza reflexionando sobre la realidad en la que deben construir su futuro.

 

Post relacionados

Estirando la mano

Opinión Política

Adiós al árbitro electoral

Opinión Política

Competitivos o Competentes

Opinión Política

Dejar un comentario