Opinión Política
ANÁLISIS

MC, ¿“comodín” morenista?

Su firme rechazo a sumarse a la coalición opositora, su decisión de no postular candidatos a la gubernatura en Coahuila y el Estado de México, y la campaña emprendida contra el PRI y a favor del “águila” a pocos días de los comicios en estos estados, lo coloca en esta posición ante la ciudadanía.

 

Por Julio César Hernández

Un protagonista altamente mediático en esta carrera por la candidatura presidencial es el partido Movimiento Ciudadano que registra una preferencia electoral de entre el seis y el ocho por ciento en el país, pero que ha sabido echar a andar un efectivo aparato propagandístico a través de las redes sociales, instrumentos explotados por sus gobernantes -ejecutivos y legisladores-, que en ocasiones alcanzan más la figura de influencers que de políticos profesionales.

Pese a ello, este partido que fundó y hoy comanda el veracruzano Dante Delgado Rannauro, se ha convertido, por un lado, en “el objeto deseado” y, por el otro, en “la manzana de la discordia” entre el resto de los partidos de la oposición y Morena con su cuarta transformación.

Los partidos PAN, PRI y PRD no se cansan de pedirle que se sume a la coalición opositora para tener mayores posibilidades no sólo de ser competitivos por la presidencia de la República, sino que con ello garantizarían alcanzar las dos terceras partes del Poder Legislativo y con ello impedir que sea de Morena, lo que le permitiría desde el gobierno federal hacer las reformas constitucionales que quisiera sin problema alguno.

Y a tanta insistencia, Movimiento Ciudadano ha dado la misma respuesta: Nunca se sumará a esta coalición de aquellos partidos que le han fallado a México”, ha dicho Delgado Rannauro, quien una y otra vez refiere que esta invitación es “para subirnos al titanic”, augurando que dicha alianza no sólo naufragará, sino que se hundirá.

La decisión de Dante Delgado y demás figuras del emecismo de no sumarse a esta coalición les ha ganado la acusación de analistas, políticos, empresarios y un sector de la sociedad de que pretenden ayudarle a Morena, de que hay un acuerdo entre las partes para que el partido naranja no se una a la coalición y, de esta manera, fracturar el voto de la oposición.

Movimiento Ciudadano se ha defendido de dichas acusaciones de diferente manera, con argumentos que para algunos son justificados, pero para otros no encajan con el sentido común y la lógica de quien aspira al poder o a quitarle el poder a quien hoy lo ostenta.

Y es que no se olvida que Dante Delgado y su partido siempre han apoyado a Andrés Manuel López Obrador, que las tres ocasiones que buscó la presidencia de la República fue su aliado y que fue Movimiento Ciudadano uno de los partidos que lo llevó a la victoria en el 2018, de ahí que muchos se pregunten por qué no habrían de seguir siendo aliados de facto si no se conoce de un motivo creíble y contundente que haya provocado la ruptura. Dicen que si bien puede haber distanciamiento entre Dante y Andrés Manuel, eso no significa que no sigan siendo socios o aliados políticos.

CAMPAÑA. Jorge Álvarez Maynez, el operador de las campañas contra la coalición opositora.

“GOLPE Y SOBADA”

La coalición Va por México y sus aliados no dudan en culpar a Movimiento Ciudadano de ser responsable de que el bloque opositor en la Cámara de Diputados no tenga la mayoría calificada, con la que se pudo evitar que el presidente López Obrador haya podido sacar adelante algunas reformas que requerían únicamente de la mayoría simple con la que cuenta Morena, luego de que no quiso aliarse en los comicios intermedios del 2021.

Pero al mismo tiempo que le reprochan esta negativa, insisten en extenderle la invitación para que se sume a la coalición, recibiendo siempre el rechazo de Dante y su equipo y, en más de alguna ocasión, llevándose una serie de adjetivos descalificativos que no dejan bien parados a los partidos de oposición.

Sin embargo, es fecha que la coalición no quita “el dedo del renglón” e insiste en que Movimiento Ciudadano debe de formar parte de ella.

Lo que parece inexplicable es cómo esta coalición no termina de entender que MC ha tomado una decisión que no modificará, y mucho menos si existe un acuerdo con el gobierno, y de lo cual ya ha dado evidentes muestras: 1. No se sumó a la coalición en las elecciones del 2021 y decidió contender solo; 2. No registró candidatos a las gubernaturas de Coahuila y el Estado de México, donde sus presuntos prospectos ya estaban listos para entrar a la contienda, pero fueron “enfriados” por su dirigencia nacional.

Llamó especialmente la atención de que se haya “congelado” la aspiración del diputado Juan Zepeda, quien como candidato perredista a la gubernatura del Estado de México en 2017 obtuvo un importante porcentaje de votos que hoy le hubieran abierto un serio “bache” a la candidata morenista Delfina Gómez.

OFICIO. Dante Delgado, dirigente de MC, es un viejo zorro de la política, al que acusan de ser aliado de la 4T.

SOSPECHA CONFIRMADA

Estas decisiones abrieron siempre la sospecha de que Movimiento Ciudadano actuaba en favor de Morena. Pero lo que al parecer ratificó esta sospecha y no dejó lugar a dudas de que ya es una realidad, fue la reciente campaña emprendida en la Ciudad de México por los diputados Jorge Álvarez Maynez y Salomón Chertorivski, secretario general del partido y aspirante a la jefatura de la capital, respectivamente, en contra del PRI con la frase: “Con el PRI, ni a la esquina”.

Intempestiva y sorpresiva fue esta campaña iniciada a 15 días de los comicios en el Estado de México, por lo que inmediatamente en las redes sociales fue interpretada como un “golpe” directo con el objetivo de fracturar la coalición mexiquense y dañar a la candidata a la gubernatura que es del PRI, Alejandra del Moral.

De “lacayos” y “esquiroles” de Morena fueron calificados no sólo Álvarez Maynez y Chertorivski, sino que Dante Delgado fue acusado por propios y extraños de hacerle el “trabajo sucio” a Morena y al presidente López Obrador.

Pero esta campaña para “dinamitar” a la coalición opositora también se aplicó en Coahuila, con la estrategia de convocar a la ciudadanía a votar “por el águila”, exhorto que jamás han hecho en ninguna campaña o elección en el país anteriormente. Y es que hoy se entiende que esa invitación a votar “por el águila” no es tanto por la figura estilizada de Movimiento Ciudadano sino por el águila juarista que caracteriza a Morena.

El hecho que dejó evidencia de que estas campañas buscan beneficiar indirectamente a Morena, es que Movimiento Ciudadano no tiene candidatos a las gubernaturas de Coahuila y el Estado de México.

MC: ¿COMODÍN MORENISTA?

Con este papel que Movimiento Ciudadano ha jugado en el terreno electoral desde el 2021, a pocos les queda la duda que no es un verdadero aliado “de facto” de Morena y de la Cuarta Transformación, aunque en el discurso pretendan hacer creer lo contrario.

Se estima que ante el poco porcentaje que registra en la preferencia ciudadana, su participación en los comicios presidenciales del 2024 será meramente testimonial, independientemente de quién sea su candidato, porque el papel que está destinado a realizar es el de dividir el voto de la oposición en el país.

Sin embargo, se coincide en que la ganancia que tendrán Dante y su partido será seguir gobernando algunos territorios como Jalisco, mantener en su poder diputaciones locales y presidencias municipales, pero también “entregando” no pocas diputaciones federales para permitir que Morena obtenga la mayoría simple o, incluso, calificada.

El reto de Movimiento Ciudadano en los días por venir y en el proceso electoral del 2024, será echar abajo todo lo que se ha dicho de ellos a partir de sus acciones y decisiones, y demostrar que ni “lacayos” ni “esquiroles” de Morena, y mucho su “delfín”.

 

Post relacionados

Obispos: agravio y retroceso ir contra INE

Opinión Política

La incógnita de Hagamos y Futuro

Opinión Política

Álvarez Máynez, ¿persona “non grata” en Jalisco?

Opinión Política

Dejar un comentario