Opinión Política
OPINIÓN

Furor legislativo en 2022

REFLEXIONES

Por Gonzalo Leaño Reyes

A punto de dejar atrás este año 2022, vale la pena hacer un recuento de los hechos más significativos que marcaron un punto de inflexión en la vida pública de nuestro México. Hay que decir que fue un año inédito no sólo para nuestro país sino para el mundo entero, ya que ocurrieron sucesos como la evolución de la pandemia, la que creíamos que estaba controlada y sin embargo vemos con preocupación que resurge alarmantemente. Este año también se ha manifestado el dolor de la guerra con la invasión de Rusia a Ucrania, la angustia por la crisis económica y una perniciosa inflación mundial.

Ante la imposibilidad de abarcar todos los temas en este espacio, nos vamos a referir particularmente a la situación política de México, marcada de manera especial y preponderante por los vaivenes ocurridos a nivel nacional.

Si bien trabajaron en sus distintos ámbitos los tres Poderes federales, fue en el Congreso de la Unión donde más se concentró la acción, la controversia, la discusión, inclusive los excesos parlamentarios tanto de forma como de fondo. El Poder Legislativo fue el principal protagonista en tres importantes momentos: Reforma Energética, Guardia Nacional y Reforma Electoral.

La iniciativa constitucional que planteaba el Presidente de la República en materia energética fue rechazada al no contar con los dos tercios de los votos requeridos, pero en cambio se aprobó una ley sobre el aprovechamiento del litio.

El asunto sobre la Guardia Nacional sí alcanzó, con el apoyo del PRI, la votación necesaria para que ésta fuera adscrita oficialmente a la Secretaría de la Defensa y que se extendiera hasta el año 2028 el plazo de la permanencia de las fuerzas armadas en funciones de seguridad pública.

Y la cuestionada Reforma Electoral, que provocó marchas multitudinarias y una vasta discusión pública, fue rechazada en cuanto a los cambios constitucionales que proponía el Ejecutivo, pero en cambio se aprobaron modificaciones a leyes secundarias.

Gran parte de todo este trabajo legislativo aún está pendiente de ser ratificado por la SCJN, donde han ido a parar las controversias e inconformidades.

Un sector en el que se avanzó casi por unanimidad fue el laboral, ya que a los trabajadores del sector formal les fueron aumentadas las vacaciones a doce días a partir de un año de trabajo, lo cual se sumó a un importante incremento de veinte por ciento al salario mínimo.

En esas cuestiones se ha movido la política nacional, aparte por supuesto, de los “destapes” adelantados para las elecciones presidenciales de 2024, de lo cual nos ocuparemos en otro momento.

 

 

Post relacionados

¿Ahora toca al tribunal electoral?

Opinión Política

Adán: su “destape” y su discurso

Opinión Política

Alondra y lo imposible

Opinión Política

Dejar un comentario