Opinión Política
ANÁLISIS

2023: Año de las definiciones

Los doce personajes que hoy aparecen en nuestras páginas serán actores importantes en el acontecer político de Jalisco, pero más de uno podría dar el salto al ámbito federal y convertirse en un protagonista más allá de los límites del estado.

 

Por Julio César Hernández

Ocho de los doce personajes enlistados en esta edición repiten al cumplir el pronóstico anunciado en nuestra primera edición de enero del año pasado: ser protagonistas del 2022. Algunos de ellos lo hicieron con creces, otros con claroscuros y varios más destacando en el papel que les tocó jugar y que eso les permite, a todos ellos, ser considerados en las definiciones que deberán de tomarse este año con miras al 2024.

Enrique Alfaro, Raúl Padilla López, Jesús Pablo Lemus, Ricardo Villanueva, Clemente Castañeda, Mara Robles, José María Martínez y Hugo Contreras fueron personajes de los que se auguró en las páginas de Opinión Política en aquel incipiente año 2022, que tendrían una actuación destacada y no decepcionaron. Por eso, serán pieza clave en las definiciones de este 2023. Y a ellos se les suman ahora nuevas caras cuyo futuro político se definirá este año: Fabiola Loya, Alberto Esquer, Carlos Lomelí y Juan José Frangie. Ellos también sobresalieron, lo que les permite estar en el escaparate político de Jalisco.

Las decisiones y definiciones que se tomarán y ejecutarán este año serán definitivas para lo que estaremos viendo a finales de este y principios del próximo. Si, se corre el riesgo de que en el transcurso del tiempo, a lo largo de estos 12 meses, varios de estos protagonistas se queden en el camino o, incluso, desaparezcan del escenario y modifiquen lo que estaba dibujado. Pero, además, más de uno puede cometer un error, una falla, que les cueste un futuro que parece promisorio. Todo puede suceder en un año que sin duda se irá como “agua entre las manos”.

Los doce personajes que hoy aparecen en nuestras páginas serán actores importantes en el acontecer político de Jalisco, pero más de uno podría dar el salto al ámbito federal y convertirse en un protagonista más allá de los límites del estado. Quizás dejamos fuera a alguno o algunos que nuestro radar no registra por el momento, pero seremos puntuales en considerarlo en nuestras siguientes ediciones.

Por lo pronto, abrimos este abanico de actores cuyas decisiones serán determinantes para lo que se estará jugando en el año de la gran elección: el 2024.

 

Enrique Alfaro Ramírez

Gobernador del Estado

 

Definir su futuro y el del Proyecto naranja

En este año 2023 que comienza, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez tendrá que tomar decisiones políticamente trascendentes: 1. Definir su futuro político con miras al 2024; 2. Decidir quién será el candidato del partido Movimiento Ciudadano a la gubernatura; 3. Y asegurar que el elegido continúe con el proyecto político del Grupo Compacto.

Sobre su futuro en la política, Alfaro Ramírez ha sido “zigzagueante”. Primero anunció que concluyendo su gestión no aspiraría a ningún otro cargo de elección popular, que el de gobernador era el último y que ahí concluía su carrera. Sin embargo, tiempo después aseguró que estaba listo para cumplir con la tarea que el destino le tuviera encomendado en el 2024, para finalmente decir que no descartaba ser uno de los prospectos presidenciables.

Todo indica que está descartado su retiro de la política, por lo que lo veremos involucrado en el escenario “naranja” de la sucesión presidencial, ya sea como abanderado -va cuesta arriba- o como integrante del equipo de quien resulte candidato. Se descartó como senador, pero después del “palomeo” todo puede suceder.

Por otro lado, como líder “que tiene nombre y apellido” del proyecto político que inició en 2009 allá en Tlajomulco, tendrá la carga de “palomear” o -como él mismo lo dijo- “ser tomado en cuenta” por su partido para definir las candidaturas a presidentes municipales, a diputados locales y federales, al Senado y a la propia gubernatura, en medio de una “guerra” desatada a mediados del mes anterior entre los aspirantes a sucederlo, que generó una fuerte turbulencia al interior de MC con secuelas que, sin duda, serán visibles cuando llegue el momento de definir las candidaturas.

Alfaro se enfrentará a un escenario nada fácil: lograr que el proyecto político de aquel Grupo Compacto que llegó a Tlajomulco, transitó a Guadalajara y llegó al gobierno del Estado, trascienda un sexenio más y, cuando menos, otro trienio en los Ayuntamientos de la zona metropolitana, así como recuperar plazas importantes como Tonalá, Puerto Vallarta y varias ciudades medias perdidas en el 2021.

La cuenta regresiva para el alfarismo dentro de Movimiento Ciudadano ha comenzado…

 

 

Clemente Castañeda Hoeflich

Senador de la República

 

La carta bajo la manga

Después de su exitoso paso por la dirigencia nacional del partido Movimiento Ciudadano durante el que sumaron su segunda gubernatura, Nuevo León, y varias importantes alcaldías como las de Monterrey y Campeche, Castañeda Hoeflich entra a la recta final de su gestión como senador de la República y coordinador de su bancada y se enfrentará a una nueva etapa de su vida política como único “sobreviviente” del Grupo Compacto con un cargo de elección popular.

“Curtido” en las ligas mayores de la política al sumar consecutivamente experiencias como coordinador de su fracción en la Cámara de Diputados y ahora en la de Senadores, y en la presidencia de MC, se observa a Clemente Castañeda como un serio prospecto a la candidatura de su partido al gobierno de Jalisco.

Considerando, además, las palabras del propio Mandatario estatal: “Llegado el momento, se verá quién es el más indicado para continuar con el proyecto”, las coincidencias recaen en que Clemente Castañeda es el único que puede proseguir con esa tarea como parte del grupo creador y fundador del mismo. Y es que no se le ve en otro cargo de menor envergadura como presidente municipal o nuevamente diputado federal o local.

Como candidato a senador recorrió el estado y, por lo tanto, no es un desconocido. Su exposición como voz opositora desde la Cámara Alta frente a las políticas del presidente López Obrador le dieron los reflectores mediáticos a escala nacional con el que se ganó el respeto de propios y extraños, amén de que ha estado ajeno a escándalos políticos, ya sea a través de los medios de comunicación o en las redes sociales.

Clemente Castañeda no está exento de detractores que cuestionan su falta de carisma que consideran tan necesaria para ser candidato a gobernador o presidente municipal o una presunta ausencia de “ángel” para hacer “click” con los ciudadanos, pero sus simpatizantes apuestan a que bien puede superar estas supuestas desventajas con un buen discurso que genere confianza entre el electorado.

Por el momento, las apuestas están a favor de Clemente Castañeda para ser quien prosiga con el proyecto político del Grupo Compacto por otros seis años.

 

Carlos Lomelí Bolaños

Regidor de Guadalajara

 

El que persevera, alcanza

Si alguien está convencido de que “el que persevera, alcanza”, es el regidor de Morena, Carlos Lomelí Bolaños, quien volverá a ser un protagonista de entre los aspirantes a la candidatura de su partido al gobierno del Estado, luego de que no alcanzó este objetivo en el 2018 y no obstante de no haber logrado ganar la presidencia municipal de Guadalajara tres años después.

Hombre controvertido, Lomelí Bolaños asumió estratégicamente su papel de opositor desde el Ayuntamiento de Guadalajara donde, junto con los demás integrantes de la bancada morenista, ha evidenciado irregularidades y presuntos ilícitos del gobierno municipal. Desde ahí también comenzó a trazar su ruta con miras al 2024, recorriendo distintos puntos de la zona metropolitana y del estado, manteniendo contacto con la militancia y simpatizantes de su partido, así como con la ciudadanía en general. Su papel como presidente del Consejo Político estatal de Morena también le ha permitido llevar a todos esos lugares el proyecto de la cuarta transformación.

Su activismo en el Ayuntamiento tapatío y sus recorridos por el estado le han permitido también mantener su imagen vigente e, incluso, seguir punteando en las diversas encuestas levantadas como el morenista mejor posicionado con miras a la gubernatura, aunado a que Morena se mantiene en la mayoría de estas encuestas que se han hecho públicas como el partido con mayor preferencia electoral. Sin embargo, se asegura que si bien en algunas otras mediciones está por debajo de Movimiento Ciudadano, la distancia entre ambos partidos es mínima y podría remontarse con un buen trabajo de campaña.

Carlos Lomelí Bolaños tendrá que dar, en este 2023, el “estirón” necesario y con fuerza para mantenerse como prospecto hasta el final de la carrera cuando se tenga que tomar la decisión de definir al abanderado morenista a la gubernatura, pues en contraparte tiene al diputado José María Martínez Martínez que le disputa el mismo espacio desde el Congreso del Estado y como coordinador de la bancada legislativa de Morena.

Lomelí Bolaños mantiene cercanía con dos de los aspirantes a la candidatura presidencial: el secretario de Gobernación, Adán Augusto López -que es su apuesta-, y la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum. Habrá que ver también qué tanto podría jugar a su favor que uno de ellos se convierta en el candidato presidencial, pero aún nada está escrito.

 

 

José María Martínez Mtz

Diputado de Morena

 

¿Brillará su estrella para el 2024?

Con buena estrella arribó José María “Chema” Martínez Martínez a su nuevo partido Morena, pues además de asegurar su llegada al Congreso del Estado por la vía plurinominal, se convirtió en el coordinador de la fracción parlamentaria y, con ello, se ganó el derecho de aspirar a la candidatura al gobierno del Estado.

No sólo el propio “Chema” confesó que quiere ser candidato y gobernador de Jalisco, sino que además de su intenso activismo en redes sociales comenzó a visitar distintos puntos del estado, tras aquel arranque que tuvo en Puerto Vallarta que fue considerado su “destape” como prospecto para el 2024.

Sin embargo, si bien su posición política en el estado y sus “ligas” en las cúpulas de la 4T le dan esta oportunidad de sumarse a la lista de aspirantes a la gubernatura, hay voces dentro y fuera de Morena que no lo descartan para que se convierta en candidato al Senado de la República donde ya ocupó un escaño bajo los colores y siglas del partido Acción Nacional, particularmente porque ven en él un perfil más parlamentario que ejecutivo.

Desde el Congreso del Estado, con su experiencia política y “largo colmillo”, Martínez Martínez ha tomado decisiones controvertidas porque no reflejan precisamente la postura que creen que debe de asumir Morena como oposición, sino que dan pie a que lo señalen de ser colaboracionista con el gobierno emecista de Enrique Alfaro Ramírez con quien guarda una buena relación y amistad. Pero lo que realmente hace “Chema” Martínez es un juego de movimientos que en ocasiones han contado con el aval de la 4T, y particularmente con la “línea” lanzada desde Bucareli, de cuyo inquilino es simpatizante para que sea el candidato de Morena a la presidencia de la República. Ese, dicen, podría ser -como para Lomelí- un punto a su favor para cuando se tome la decisión del candidato a la gubernatura.

“Chema” Martínez hace su juego y sabe cómo hacerlo, pero tendrá que ser muy cuidadoso sobre qué tanto se acerca a Casa Jalisco, y concretamente a quien hoy la habita. Lo puede beneficiar, pero también perjudicar.

 

Alberto Esquer Gutiérrez

Secretario del Sistema de Asistencia Social

 

Dos rutas y un destino: ser candidato 

Desde que el finado Luis Donaldo Colosio Murrieta asumió la titularidad de la Sedesol a nivel federal en tiempos del presidente Carlos Salinas de Gortari y fue candidato a la presidencia de la República, se dice que quien llega a presidir esta secretaría -a nivel federal o estatal- se convierte en prospecto o aspirante “natural” a la presidencia de la República, a la gubernatura o hasta una alcaldía, independientemente del partido que esté gobernando. Y ejemplo de ello, hay muchos.

Es por eso que desde que asumió la titularidad del Sistema de Asistencia Social, Alberto Esquer Gutiérrez fue anotado, primero, como prospecto y ahora él mismo ha confesado ser aspirante a la candidatura del partido Movimiento Ciudadano al gobierno estatal en el 2024. Y dicen que la decisión del gobernador Enrique Alfaro de colocarlo ahí fue precisamente con ese propósito: ser una de las cartas con las que entonces podría jugar en la sucesión, junto con quien fuera en el momento presidente municipal de Guadalajara, que se creía sería Ismael del Toro Castro, al lograr la reelección.

Pero el destino tenía otra jugada para la ciudad capital. Y, sin embargo, Esquer Gutiérrez se mantuvo como una de esas cartas que ahora ya está sobre la mesa de serios aspirantes de MC a suceder a Alfaro Ramírez, junto con el actual munícipe Jesús Pablo Lemus Navarro y el alcalde de Tlajomulco, Salvador Zamora Zamora, entre otros.

Si bien su trabajo al frente de la secretaría de Asistencia Social ha sido intenso, no ha tenido la espectacularidad que pudiera pensarse tendría con un aspirante a la gubernatura. Sin embargo, el cargo le ha permitido recorrer el estado y hacer la tarea de llevar buenas noticias a los jaliscienses con la aplicación de los programas sociales.

Pero fue el “encontronazo” público que tuvo con Lemus Navarro lo que lo colocó en amplios espacios en los medios de comunicación y le dio la difusión que el cargo no le había dado con esa espectacularidad.

En los corrillos naranjas se asegura que Alberto Esquer tiene dos opciones en el 2024: ser candidato a la gubernatura o a la presidencia municipal de Guadalajara. O sea, de que estará en la boleta, estará.

 

Jesús Pablo Lemus Navarro

Presidente municipal de Guadalajara

 

A remar contracorriente

Su simple llegada a la presidencia municipal de Guadalajara lo colocó adelante de cualquier otro aspirante a la candidatura al gobierno del Estado por Movimiento Ciudadano, y se daba por hecho de que nadie podría arrebatársela. Y así se lo creyó él también, al grado de advertirle a este partido y a sus dirigentes nacionales y estatales que sólo él es garantía de triunfo, en tanto que con cualquier otro candidato están perdidos.

Esto lo dijo en el “encontronazo” que tuvo antes de las fiestas navideñas con el presidente estatal mismo de MC, Manuel Romo, y el secretario de Asistencia Social, Alberto Esquer, a los que calificó de “arribistas” y “arrastrados”, sólo porque éstos participaron en la marcha contra la Feria Internacional del Libro y su presidente, Raúl Padilla López. Este desaguisado, a decir de propios y extraños, le hizo perder precisamente esa ventaja que tenía como prospecto a ser el abanderado naranja para el 2024 con rumbo a Casa Jalisco.

En las encuestas por la gubernatura se coloca con amplia ventaja sobre cualquier otro aspirante de MC o de alguno de los otros partidos, pero su “arrebato” lo colocó ahora a contracorriente, al grado de que al interior de Movimiento Ciudadano se dice que sin necesidad se complicó su futuro y otros, incluso, auguran que difícilmente será su candidato.

Durante 2022, Lemus Navarro supo administrar esa ventaja a través del instrumento que mejores dividendos le ha dado: las redes sociales, a través de las cuales ha sabido promoverse personalmente y algunas de las acciones, más que obras, que ha emprendido para “enchular” el centro de la ciudad, apostándole prácticamente todo al Paseo Alcalde, mientras en otras zonas de la ciudad se quejan de la falta de atención y solución a sus problemas cotidianos, principalmente el de la recolección de basura y la inseguridad pública.

Pablo Lemus tiene este año, y tendrá que aprovechar el tiempo, para reivindicarse ante los militantes y simpatizantes emecistas a los que no les gustó su enfrentamiento con Esquer, Romo e incluso con el senador Clemente Castañeda, a quien acusó de actuar en su contra, a fin de lograr ser el candidato a gobernador.

 

Ricardo Villanueva Lomelí

Rector General de la UdeG

 

“Brinco” inusual: de Rectoría a la boleta

Cuentan los viejos de la comarca que no recuerdan que un rector general de la Universidad de Guadalajara haya sido promovido y registrado como un serio aspirante a gobernar Jalisco o Guadalajara estando en funciones, como el actual Ricardo Villanueva Lomelí, cuyo nombre, incluso, ha sido incluido en una serie de encuestas en las que no le va mal.

Y así llega Villanueva Lomelí a este inicio del 2023, enfrentando la arremetida del Ejecutivo en contra de la máxima Casa de Estudios, del Grupo Universidad y ahora de su persona, al afirmar la semana pasada que ya lo había “puesto en su lugar” -al igual que a Carlos Lomelí-, cuando le ganó la elección para presidente municipal de Guadalajara.

Ricardo Villanueva arranca el año con un fuerte respaldo de la comunidad universitaria y de la sociedad jalisciense misma, pero sin duda deberá de medir muy bien, en el transcurso de estos 12 meses, la conveniencia o no de dar el salto nuevamente a una boleta electoral cuando aún está en funciones de máximo responsable de la UdeG. Dejar el cargo para contender contra Movimiento Ciudadano, ya sea por el Estado o por la ciudad capital, no es cosa de “echar un volado” sino resultado de una profunda reflexión sobre las consecuencias que traería una victoria o una derrota, porque aún ganando hay muchas cosas en juego para el Grupo Universidad.

Efectivamente, de aceptar ser candidato de cualquier partido político -excepto Movimiento Ciudadano, por supuesto-, alianza o coalición, la lectura inmediata sería que se le está entregando el gobierno -estatal p municipal- a Padilla López, aunque curiosamente eso no se leyó así cuando el PRI lo postuló como candidato a la alcaldía tapatía, aún sabiéndose que era parte del grupo político universitario. Por eso creo que dar esa interpretación llana a su posible candidatura, no es del todo cierto, pero habrá que esperar lo que suceda.

Por lo pronto, Villanueva Lomelí continuará con la defensa de la Universidad reclamando más recursos, alentando la manifestación de la comunidad universitaria para presionar y, al mismo tiempo, contrarrestando los amagos del poder en contra de algunos integrantes de aquella como el ex presidente de la FEU, Javier Armenta, quien enfrenta una denuncia del gobierno por su defensa del área de Huentitán.

 

Raúl Padilla López

Presidente de la FIL

 

La escena sexenal: enfrentar al Poder

Quizás mejor cierre del año 2022 no pudo tener el presidente de la Feria Internacional del Libro (FIL), Raúl Padilla López, que los discursos de solidaridad y apoyo que lo “arroparon” durante la reciente edición de este magno evento literario que enfrentó el embate del gobierno estatal con una manifestación en su contra nada menos que el día de su inauguración.

En medio de todos los discursos de apoyo que escuchó Padilla López, sobresalió el del presidente de la Fundación para la Libertad, Álvaro Vargas Llosa, cuyas partes vale la pena recordar: “Cuando se inauguró (la FIL) hubo emociones encontradas: (…) una manifestación que pretendía impedir, o por lo menos entorpecer, el evento, motivada por algunas autoridades políticas, evidentemente ignorantes de lo que esta Feria ha hecho por Guadalajara, por Jalisco, por México, por América Latina, por la lengua española, por la cultura y por la libertad.

“Me parecía demencial lo que me contaban, que yo dije: esto tiene que ser una estrategia de Raúl Padilla para volver a la presencialidad, pero me dicen que no. (…) Mi primer mensaje es de solidaridad, mi querido Raúl. Quien se mete con la Feria se mete con los escritores, se mete con los lectores, se mete con todos los que amamos la cultura de la libertad y la cultura a secas. Así es que somos un ejército de amigos que saldremos a defender a la Feria cada vez que esté bajo amenaza”.

Todo parece indicar que Padilla López seguirá, en este 2023, siendo objeto del “golpeteo” desde el Ejecutivo estatal, cuyo titular aseguró que “ya llegó el gobernador que va a acabar con esa historia (la de Raúl)…”, al tiempo de que como parte de su estrategia para enfrentarlo o contrarrestarlo es consolidar una alianza política con la Cuarta Transformación, ya sea a través de grupos de apoyo o de figuras en lo individual que puedan ser postuladas por Morena para cargos de elección popular en cualquiera de sus tres niveles.

Este año veremos, sin duda, cuál de las estrategias resulta más efectiva, hábil y exitosa para salir airosa: la que se aplique desde Casa Jalisco o la que se ejecute desde el Grupo Universidad.

 

Fabiola Loya Hernández

Subsecretaría de Derechos Humanos

 

Se coloca en el carril a Zapopan

Pocas mujeres se observan en el horizonte político de este 2023, pero de entre ellas sobresale la subsecretaria de Derechos Humanos del gobierno estatal, Fabiola Loya Hernández, quien se mantiene en la delantera entre las aspirantes con mejor perfil para la candidatura a la presidencia municipal de Zapopan, en caso de que se defina por razones de género en el partido Movimiento Ciudadano.

Loya Hernández ha sido una de las piezas con las que se armó el proyecto del Grupo Compacto naranja desde Tlajomulco, donde “pian pianito” comenzó a “picar piedra” hasta convertirse en regidora en el Ayuntamiento de Zapopan y posteriormente diputada federal, donde cerró como coordinadora de la bancada de Movimiento Ciudadano en San Lázaro -tras la renuncia de Tonatiuh Bravo Padilla-, con una destacada actuación e importantes iniciativas presentadas, una de ellas aprobadas en esta actual legislatura federal.

En el 2021 fue una de las serias prospectas a ser la candidata de MC a la alcaldía de Zapopan, pero definida la candidatura a favor de Juan José Frangie fue designada subsecretaria de Derechos Humanos de la secretaría general de Gobierno, donde también ha destacado su trabajo reconocido por grupos y colectivos, no obstante que hoy más que nunca es un terreno “pantanoso”, principalmente en el caso de los desaparecidos.

Fabiola Loya se ha caracterizado por un trabajo discreto, pero efectivo. Alejada de la frivolidad en las redes sociales, la funcionaria estatal ha sido también disciplinada políticamente y ha asumido el rol que le han encomendado hacer dentro del partido naranja. Su paso por la administración pública le ha dejado enseñanzas que ha sabido aplicar para dar resultados, en tanto que políticamente es practicante de las reglas tradicionales con las que muchos y muchas han sabido construir una exitosa carrera en este terreno.

Este año puede ser su año, si Movimiento Ciudadano decide definir algunas candidaturas a presidencias municipales por razones de género en donde hasta ahora no lo ha aplicado, como pudiera ser en Zapopan. La posibilidad de triunfo, en caso de ser candidata, se tendrá que dar con su trabajo en campaña.

 

Mara Robles Villaseñor

Diputada de Hagamos

 

¿Romperá el techo de cristal de la UdeG?

El tiempo de las mujeres para estar al frente de grandes e importantes instituciones ha llegado en los últimos años, como es el caso más reciente de la electa presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Norma Piña. Y así como ella, con toda proporción guardada, la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) tiene también a su primera presidenta en la persona de Zoé García.

Y precisamente en terrenos universitarios es donde no se ve lejano el momento en que por primera vez en su historia la Universidad de Guadalajara tenga a una mujer como rectora general, responsabilidad a la que ya confesó aspirar la diputada por el partido Hagamos, Mara Robles Villaseñor. Y trabaja para ello. ¿Se concretará en la sucesión de Ricardo Villanueva? Esa es la apuesta, porque seis años después puede ser ya demasiado tarde para que eso suceda.

Robles Villaseñor ha registrado una destacada participación como diputada en el Congreso del Estado, se ha convertido en un verdadero “dolor de cabeza” para sus adversarios políticos dentro del Legislativo, y ha sobresalido como la voz más crítica de la actual Legislatura al gobierno del Estado, concretamente al titular del Ejecutivo.

Su posicionamiento en temas de corrupción y de opacidad, entre otros, ha sido severo, sin “medias tintas”, y desde la tribuna ha tejido discursos que quedarán para la posteridad como de los mejores que se hayan pronunciado en las quizás diez últimas Legislaturas. Sin embargo, frente al escenario de una oposición mayoritaria muy inclinada al gobierno, su voz parece escucharse en el desierto, sin ignorar que aun así ha ganado algunas batallas.

Mara Robles ya confesó que quiere ser rectora general de la Universidad de Guadalajara, luego de que ya lo fue del Centro Universitario de Los Altos, sin ignorar su paso por la Secretaría de Educación del gobierno del Distrito Federal durante la gestión de Miguel Mancera. Su trabajo en el Congreso del Estado podría ser una buena carta de presentación, sólo habrá que ver qué decide, llegado su momento, el Consejo General Universitario y el líder del Grupo Universidad.

Por lo pronto, Robles Villaseñor ya levantó la mano y eso no es cosa menor. Este 2023 es el año de las definiciones, y la UdeG tendrá que definir si por fin tiene a su primera rectora general.

 

Juan José Frangie Saade

Presidente Municipal de Zapopan

 

Una reelección, sin “grillas”

Alejado de las “grillas” políticas y partidistas, Juan José Frangie se ha dedicado a hacerle honor a su eslogan propagandista como presidente municipal de la ex Villa Maicera: trabajar, trabajar y trabajar. No se ha distraído en los pleitos ajenas ni los ha “comprado”. Su actuación ha sido puntual, dejando en claro el valor que para él tiene no sólo la amistad sino la lealtad, y nada lo ha hecho tomar un camino distinto por conveniencia política. Incluso, ha estado dispuesto a dejar el cargo antes que traicionar a los amigos.

Su trabajo al frente del Ayuntamiento zapopano no ha estado exento de críticas y polémicas generadas más por errores de algunos de sus colaboradores o áreas de trabajo, que por decisiones de él mismo. Pero, sin embargo, ha salido avante de los “golpes” o “zancadillas” que se ha encontrado en el camino.

Y es que, en ese sentido, tiene muy clara su ruta: reelegirse como presidente municipal de Zapopan. Y para eso trabaja, si es que su partido Movimiento Ciudadano no dice otra cosa. Quiere mantenerse como alcalde por otros tres años más, sin escuchar por el momento el “canto de las sirenas” que pudieran “coquetearle” para un espacio parlamentario o un cargo en el Ejecutivo estatal.

Si de algo se habló en el 2022 de Frangie Saade fue de su trabajo en Zapopan, para bien o para mal, como sucede con cualquier gobierno que está abierto a la crítica ciudadana, pero no fue noticia por escándalo alguno. De alguna manera su perfil empresarial le ayuda a “pintar su raya” y no dejarse devorar por los pleitos o “grillas” políticas. Y ese es su acierto.

Ahora tendrá que esperar lo que su partido y el jefe político del mismo, Enrique Alfaro, le tiene deparado para el 2024. Y en este año deberá de definirse o, cuando menos, ver señales de si se le dará o no la oportunidad de buscar reelegirse. Y es que sin que tenga “vela en el entierro”, puede ser un “damnificado” colateral de los pleitos políticos al interior de Movimiento Ciudadano en la lucha por la candidatura al gobierno del Estado.

 

Hugo Contreras Zepeda

Diputado del PRI

 

La carta del PRI para el 2024

Al inicio del 2023, el coordinador de la fracción parlamentaria del PRI en el Congreso del Estado se mantiene como el candidato natural de su partido a la gubernatura, ya sea si van solos o se integran en una alianza o coalición partidista con el PAN y el PRD. Hugo Contreras Zepeda es la carta que el Revolucionario Institucional tiene para ponerla en la mesa, en espera de que los otros dos partidos coloquen las suyas y ver “de qué cuero salen más correas”.

Hugo Contreras cerró el año pasado llevando a su bancada a una postura de verdadera oposición ante la decisión del Ejecutivo estatal de mantener sometido al Legislativo y frente a las decisiones asumidas por una mayoría legislativa integrada no sólo por la bancada del partido gobernante sino también por quienes se han convertido en sus aliados: los diputados del PAN y de Morena, al igual que el Verde Ecologista. Ahora este año la “lupa” legislativa estará puesta en los diputados priistas para confirmar si mantienen esa línea opositora o terminan aliándose al poder.

Y esta tarea no será nada fácil para Contreras Zepeda, pues tendrá el reto de convencer a propios y extraños que su actitud de oposición va en serio y que no se prestarán al juego de Movimiento Ciudadano o, concretamente, del Ejecutivo estatal. Sus compañeros diputados priistas tendrán que demostrar, al mismo tiempo, de que están con su líder y que más allá de las diferencias políticas que pudieran tener por otras razones, en el trabajo legislativo cierran filas.

Además, en ese trayecto como posición, el coordinador de los diputados priistas tendrá que ir en sincronía con la dirigencia estatal de su partido que encabeza Laura Haro Ramírez.

De no lograr la candidatura el gobierno estatal, Hugo Contreras tiene abierto el camino quizás a una senaduría para continuar con una carrera política que ha venido de menos a más. O quizás pueda buscar la reelección como legislador local para mantenerse en tierras jaliscienses. Pero ante este futuro político que le depara al guzmanense, aún no está dicha la última palabra, y sin duda esa se dará de acuerdo a como llegue a la definición de las candidaturas su gran amigo Alejandro “Alito” Moreno, presidente nacional del PRI.

 

Post relacionados

Monreal, en sentido contrario a López Obrador

Opinión Política

Sheinbaum y los “triunfos” colaterales en Jalisco

Opinión Política

Saldos de las precampañas en Jalisco

Opinión Política

Dejar un comentario