Opinión Política
ENTREVISTA

Anabel Hernández: “Tenemos un sistema criminal intocable”

La periodista, autora de “Las señoras del narco, amar en el infierno”, refleja en este libro -y en otros donde aborda temas similares- la nociva permisividad que genera la narcocultura en el país.

 

Por Mario Díaz

Son varios filtros de seguridad que se deben de pasar. En ningún momento dejan de observar tus manos, tu comportamiento, pero tampoco es invasivo, por el contrario, es una situación muy discreta. En el elevador que lleva al piso donde se encuentra la entrevistada te recibe otro filtro que coteja con la editorial si eres quien dices ser; los años de ir a FIL como reportero genera amistades y simpatías, ella confirma, el “ropero” con forma de guardia pasa entonces la tarjeta que lleva hasta el piso indicado.

Una vez en el destino, una revisión más exhaustiva; ahora sí, abrir mochilas, abrir chaleco de reportero, revisión corporal, estamos a unos pasos del cuarto, y siempre hay ojos observando hacia la calle, otros a los pasillos, finalmente la puerta se abre, sale un colega, solo nos saludamos con un leve movimiento de nuestras cabezas, luego de unos minutos tengo luz verde.

Una ligeramente sonriente Anabel Hernández me da la bienvenida. Hablaremos de su más reciente libro “Las señoras del narco. Amar en el infierno” (editorial Grijalbo), y que presentó en la pasada edición 37 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

“Tenemos un sistema criminal que existe en México que no importa si gobierna el PAN, el PRI, Morena; es un sistema criminal intocable. Parte fundamental de esto son los cárteles de la droga y el sistema del crimen organizado que está totalmente ligado al poder político, económico, empresarial. Y ahora, a través de este libro de Ema Coronel y la secuela de “Las Señoras del Narco. Amar en el Infierno”, trato de explicar el rol fundamental que tienen las mujeres, el sexo femenino dentro de esta estructura criminal de los cárteles de la droga como madres, esposas, como amantes, hijas de estos narcotraficantes y cómo forman parte de estas familias criminales. Sus vidas privadas, a final de cuentas, lo que ocurre en familia dentro de estos grupos criminales tiene un impacto en nuestras vidas cotidianas como sociedad”.

-Es todo un fenómeno multifactorial por supuesto, pero ¿qué hay de estos que dijeron que iban a cambiar todo?,¿Aprendieron estas reglas y tratos entre estas redes del crimen organizado y el poder o ya llegaron sabiéndolas y aplicándolas?

-Es una pregunta muy importante porque lo que estoy encontrando es que prácticamente no hay políticos que puedan llegar a niveles tan altos si no se saben estas reglas; que no nos vengan con que son diferentes, no son diferentes y pienso que una muestra muy clara es lo que estamos viendo en este sexenio de Andrés Manuel López Obrador y que está por terminar, son estos elementos que vienen en el libro “Las señoras del narco. Amar en el infierno”, para poder afirmar categóricamente lo anterior.

“Celeste, que es la protagonista, mi principal testigo, una mujer que estuvo enquistada en el cártel de Sinaloa por más de diez años, que conoció a los principales líderes, a las amantes de estos, que también conoció las redes de corrupción y los nombres que me menciona aquí (muestra su más reciente libro) de gobernantes, policías, políticos que en aquellos días pertenecían a otros partidos políticos, hoy los tenemos en Morena como protagonistas muy poderosos de este partido político. Por eso estoy segura y puedo decir categóricamente que solo los que llegan ahí es porque saben que esas son las reglas con las que tienen que jugar.

“Andrés Manuel López Obrador no tiene cómo justificar cómo tantos candidatos, gobernantes emanados de su partido llegaron ahí si vienen con una historia de nexos con el crimen organizado, son esas reglas no escritas que sí conoce y no ignora”.

 

ESTADOS UNIDOS

-El papel de Estados Unidos actualmente, ¿si les importa combatir todo este intrincado criminal o solo intervienen cuando ellos consideran oportuno para sus propios intereses?

-Siempre he tenido la idea, y en el libro “El Traidor” es muy clara este posicionamiento, porque tuve esa oportunidad de tener este diario secreto de Vicente Zambada, el hijo del Mayo, y pude retratar exactamente que hasta entonces era desconocido, de cómo el cártel de Sinaloa durante tantos años tuvo comunicación con la DEA (Administración para el Control de las Drogas, por sus siglas en inglés), había una relación de tolerancia y complicidad en donde tú “Chapo” y tú “Mayo” me ayudas a capturar a los Zetas, a los Arellano Félix y yo te dejo trabajar, te dejo crecer, por eso ahora tenemos este cartel casi hegemónico y todo poderoso en México.

“Si hubieran combatido a todos por igual, probablemente no tuviéramos el fenómeno de los “Chapitos”; creo que el gobierno de Estados Unidos tiene una parte de corresponsabilidad en esto, por este complejo que tienen los gringos de sentirse como Dios, de ‘yo puedo controlarlo todo’, generar un incendio y luego apagarlo, como lo hicieron con Al-Qaeda, y esto no lo pudieron hacer y tienen su 11 de septiembre. Ellos crean sus monstruos y luego toman autonomía y no los pueden controlar. Es parte de lo que estamos viendo en este sentido, el gobierno de Estados Unidos sabe cuándo eliminar a sus monstruos y cuándo los dejan crecer cuando les siguen siendo útiles. Estamos viviendo esta doble situación y por eso el problema es tan grande en México”.

 

-En tu libro, Celeste es el nombre de tu testigo y de alguna manera la protagonista que va exponiendo estas relaciones entre la farándula y estos señores del narco, pero ¿qué personaje en este libro más reciente es el que tenemos que poner más atención?

-Así es. Celeste, y gracias a su testimonio, nos da a conocer por primera vez el perfil criminal, psicológico, de uno de los narcotraficantes más poderosos que ha tenido el país y diría que del continente: Arturo Beltrán Leyva, que fue ejecutado en el 2009. Muchas de las ramificaciones y de los problemas que tenemos hoy en México, muchos de los lugartenientes, de los sicarios, de los asesinos de los narcotraficantes, provienen justamente de esas redes de los Beltrán Leyva”.

“Muchos de sus comparsas, de sus protectores, policías, políticos, empresarios que fueron sus cómplices y servidores públicos, hoy siguen en el poder, por eso es importante hacer una revisión de la historia de Arturo Beltrán Leyva y de cómo este hombre que ganaba 400 millones de dólares a mes, por qué no se le detenía; este libro nos permite ver el por qué “El Chapo”, “Los Chapitos”, “El Mayo”, por qué esta gente nunca se detiene.

“¡Caray! Ya tienes miles de millones de dólares, ¡para qué quieres tanto dinero!, qué persona se gasta ese dinero, digamos personas normales como nosotros, pero ellos compran voluntades, placeres y compran mujeres, de esto habla el libro de las que compran en el mundo del espectáculo”.

DECADENCIA. “Estamos hablando de que estamos en una época de decadencia social y moral muy peligrosa”, advierte.

-¿Esto de la compra-venta de mujeres de este escenario de la farándula ocurre en otros lados?

-Te puedo decir que hay países donde esto no ocurre, digamos Italia, y no pasa tal vez porque ellas no quieran sino porque allá la ley las mete a la cárcel, las mujeres famosas como algunas en Estados Unidos que han sido cómplices de redes de trata, de corrupción, también terminan en la cárcel. Aquí en México se puede porque saben que el mismo sistema criminal las protege. Si los mismos políticos que mandaban pedir sobornos con Arturo Beltrán Leyva son los mismos políticos que hoy están con Morena.

 

-¿Qué esperas con este libro?

-Generar conciencias. Es un llamado también a estas mujeres que forman parte de estas familias de criminales a que rompan con el silencio, aquí encontrarás historias de las esposas de “Los Chapitos”, la esposa de Ovidio, y encontrarás cómo estas mujeres viven en momentos de violencia, que son mujeres que tienen el poder por el nivel de conocimiento que tienen de éstos carteles de destruirlos; está en manos de ellas, podrán rebelarse o podrán seguir replicando, manteniendo y sosteniendo este sistema patriarcal machista; es uno de los retos de este libro, una de las invitaciones a que rompan el silencio, en este sistema en donde ellas no son libres sino solo instrumentos.

 

NARCO CULTURA

-La narcocultura: México pareciera que hay mucha permisividad al respecto, novelas, miniseries, canciones, artistas famosos, solo por este tema.

-Es parte de lo que trata de abordar este libro, de cómo estas conexiones entre el mundo de la farándula, del espectáculo, que parecieran cosas inocuas, inofensivas, cómo se convierten en comparsas muy tóxicas, perversas de estas redes criminales. Estamos hablando de este nivel de relación de toxicidad, por eso se tiene que exhibir estos contactos entre el mundo del espectáculo y el crimen organizado, entre los políticos y el crimen organizado, porque es a través de esa situación casi inocua del mundo del espectáculo donde se propaga la cultura del narco.

“Pero ya no solo en ciertas clases sociales; por ejemplo, Los Tigres del Norte se escuchaban en ciertos círculos sociales, hoy es completamente trasversal, hoy estas canciones las escuchas en las discotecas de todas las clases sociales en todas las ciudades incluso en Estados Unidos”.

“Si el cantante famoso te dice que el narco está bien, que ser violentos está bien, los niños que van y cantan y corean y ven a sus padres cantando y coreando estas canciones, ¿qué les termina entrando al cerebro a estas nuevas generaciones? que ser narcotraficante no está tan mal, que ser una buchona no está tan mal, que si eres un artista, una conductora muy famosa que te hiciste millonaria gracias a un narcotraficante y sigues ahí en televisión, es que no debe de estar tan mal, todo es permisivo.

“Estamos hablando realmente de que estamos en una época de decadencia social y moral más peligrosas de México en los últimos tiempos. La historia nos recordará por esto, por esta permisividad, por esta narco propaganda que contamina a toda la sociedad”.

Se abre la puerta de la habitación, la encargada de la editorial sonríe, es momento de terminar la entrevista.

 

Post relacionados

“No nos van a ningunear…”

Opinión Política

Eduardo Verástegui: “¿Candidato?.. la vida y la familia son primero

Opinión Política

“Estoy preparado para ir al Senado” : Uribe

Opinión Política

Dejar un comentario